martes, 9 de septiembre de 2014

Sol Pereyra y Kumbia Queers: Buen pop y tropipunk


Concierta independencia / 9 de septiembre, 2014 / Función única / 
2:55 hrs. de duración/ Promotor: FUAAN Financiera S.A. de C.V.

David Cortés
Sol Pereyra, acompañada de su banda (guitarra, batería, bajo, trompeta y trombón), más tuba y saxo, arremete “Comunmixta”, un tema cargado de funk melódico, rasposo, idóneo para rasgar el piso con las zapatillas, tan caliente que uno cree estar frente a Sly & The Family Stone, bien sea por ese ritmo tan sensual y contagioso, o por los futuristas lentes que se han puesto los músicos.
Tal es la sacudida de neuronas que provoca quien fuera integrante de Los Cocineros en su natal Argentina y del grupo de Julieta Venegas, y que llega hoy a presentar Tírame agua, su tercer disco.
Si algo caracteriza a la pampera es su don de gentes. Sobre el escenario destila simpatía y entrega buenas canciones perladas de pop, pero también coloreadas con ritmos latinos y un rapeo que en su boca suena bien integrado y no como un mero pastiche. Difícil no terminar rendido a sus pies, porque así como canta también le da por ser buena anfitriona e incitar a Ali Gua Gua y a Juana Chang a compartir el escenario, o tocar la trompeta la mar de bien: cadenciosa, invitante, seductora.
Una vez que la sudamericana concluye su set baja de la tarima para convivir con sus seguidores y atestiguar la barahúnda armada por Kumbia Queers, un sexteto que al grito de “hoy día es mucho más punk e irreverente la cumbia que el punk rock”, pone a girar el lugar.
Parece contradictorio que un grupo cuyas integrantes de día encaran de manera rabiosa el punk —tres de ellas forman She-Devils—, de noche transmute en conjunto que versiona temas clásicos del rock en formato de cumbia o bien toma composiciones de la última y las arregla a ritmo de punk. Pero allí están las seis, bailan coreografías heredadas de las Damas Gratis, brincan como dignas sucesoras de The Ramones, especialmente Ali Gua Gua y Juana Chang.
Sí, su sonido es bailable, pone a danzar a los asistentes, pero lo que sale de las bocinas es una atípica fusión, un híbrido que no termina de pertenecer ni a uno ni a otro bando y que a falta de un mejor término denominan tropipunk.
En sus manos “Los luchadores” se escucha como un abigarrado ritmo tropical interpretado a la velocidad de un misil; “Misirlou” se contagia de brisa y arena veracruzana, pero se mantiene afincada en el rock y cuando toca el turno a “Chica de metal” (“Iron Man” en el vocabulario de Black Sabbath), aquello que podría ser una blasfemia para cualquier oído rocanrolero, en realidad es una convocatoria a celebrar un aquelarre salsero, como si se invocara a Belcebú en la Quebrada a la luz de las fogatas y aquello prometiera una celebración dionisiaca. Un festín verdadero y sí, de pronto un pie se mueve a pesar de los esfuerzos del otro por contenerlo. Dos pasos a la derecha, pausa, ahora dos a la izquierda, pausa, giro, pasito pa’lante, pasito pa’trás. Entonces, si uno no quiere reprimirse y terminar neurótico, acude a ese dicho que sentencia: a donde fueres, haz lo que vieres.
Una última recomendación. Si tiene una cita con Kumbia Queers… no vaya solo. Nunca, como ahora, pensará en la conveniencia de tener una pareja.

Programa
Sol Pereyra: Agua / Sincera / Reggaetonta / Buenas noches / Actos fallidos / Con Ali Gua Gua y Juana Chang: Bla bla bla / Las luces / El viajero / Loca / Clase media / Pajarito / Nadie te preguntó / ¡Ay! / Comunmixta. 
Kumbia Queers: Medley / Daniela / Misirlou / Mientes / Flema / Con Sol Pereyra: Mal carácter / Te quiero un chingo / Valeria / Tiro al blanco / Gascón / Si Pudiera / El pasoncito / Chica de metal (“Iron Man”) / Mirlos / Celosa / Los luchadores / Feriado nacional / Kumbia punk / La isla con chicas (“La isla bonita”).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.