sábado, 6 de septiembre de 2014

Raúl Ornelas: El obsequio de la cigüeña



Cómo la música me trajo al mundo / 6 de septiembre, 2014 / Función única / 
2:30 hrs. de duración / Promotor: Raúl Ornelas Toledo

Marcela Rodríguez
La música trajo a Ornelas al mundo en una guitarra. Lo que puede hacer con su instrumento: enamorar a la gente, servirle de casamentero y darle consuelo a la hora de la ruptura. Estampas vívidas en esta sala íntima que celebra diez años de existencia. “Siempre se sienten muchos nervios porque tenemos la fortuna de verlos a la cara”, dice tan luego concluye “A la mitad de la cama”. Es el inicio.

El cantautor chiapaneco, que tiene una voz grave y rasposa como lija, desgrana entre canción y canción lo que desea que su público conozca: “Ni el mínimo error” fue de las primeras canciones que le compraron. La grabó Manuel Mijares. No pasó nada porque al poco rato éste cambió de sello discográfico, pero el autor la rescató para sí ya como intérprete.

Parado con su guitarra eléctrica colgando del lado izquierdo ―que no sólo es el nombre de su disco de 2010 sino una imagen a la que recurre en otras composiciones―, recibe a Luis, El Potro Contreras, que lo acompaña en la guitarra acústica en “Quién te dio permiso”. El Potro ha producido a diversos artistas ―como al Potrillo Alejandro Fernández en A corazón abierto― y con él Reyli Barba inició en 1994 lo que sería Elefante. 
Reyli ocupa una mesa. Es amigo y paisano de Ornelas. ¿Qué comen los chiapanecos que les proporciona esa voz rasposita? La gente quiere verlos actuar ahorita que el destino los ha juntado. El anfitrión agradece que haya asistido a verlo; Reyli, de pie, corresponde. El grito ensordecedor para que suba al escenario. Raúl busca hacerse oír: “Tenemos un pacto...”. No cantarán juntos esta noche. Ornelas se sale con la suya. Le rasca a los acordes de “No era necesario” y la enlaza a modo de popurrí con otros temas.
Había empezado solo. Más músicos llegan: el percusionista chileno Camilo León toca el bongó en “A primera vista”, estilo bachata. Para “Fin de semana” se suma el bajista acapulqueño César Osorio. Con León a la batería y El Potro en los teclados, el resultado es una melodía suave, algo smooth. Ya es una banda y tienen onda.
Integrados todos, los ánimos suben con “Hasta la camisa”; “Tu fantasma”, arreglada en 3/4; “Discretamente”, adornada con jarana; “Guapa”, con unos toquecitos de jazz en un trabajo de percusiones y cuerdas; “Loca”, una balada rítmica para los dolidos; “Si te dijera” queda para el cierre, nunca definitivo para el cantante que se precie. Siempre quedan las reservas en la chistera para la otra, otra, otra. Así llega “Manías”.
La noche, que asoma ya una luna grande entre las nubes, recupera la calma tras ese par de horas álgido en que Ornelas llegó como la música lo trajo al mundo, vestido de canciones. 

Programa
A la mitad de la cama / Ni el mínimo error / Quién te dio permiso / Deteniendo el tiempo / Ojalá vinieras / Ni pa’ ti ni pa’ nadie / A primera vista / Fin de semana / Hasta la camisa / Tu fantasma / Discretamente / Mi media sandía / Popurrí / Guapa / Las cartas sobre la mesa / Loca / Cada vez que lloras / Esta vida / Si te dijera / Manías / Será.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.