miércoles, 10 de septiembre de 2014

Los del Río: Alegría y rumba buena

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

10 de septiembre, 2014 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Los tíos que están en el escenario son los creadores de una canción que ha sido bailada, literalmente, en medio mundo; y, ¡oh, my god!, que permaneció catorce semanas en el primer lugar de la lista Billboard. Sí, por supuesto: “Macarena”.

Antonio Romero y Rafael Ruiz son capaces de levantar a un muerto de su ataúd porque a su rumba con alma flamenca le sobra duende, no sólo en ese tema sino en todo lo que interpretan acompañados de bajo, batería, teclados, saxofón y coros. Ya tienen medio siglo de carrera artística y no son flor de un día.

Aunque “Macarena” es una pieza más del repertorio, cabe recordar que con ella vendieron quince millones de copias y que la cifra se multiplica si se suman los covers que surgieron por todos lados. En el Lunario —que celebra diez años de vida— la ofrecen a medio concierto y se arma una bulla monumental.
Son mujeres la mayoría de quienes bailan, aunque también hay uno que otro varón desinhibido que más o menos conoce la famosa rutina. Algo similar sucedió en agosto de 1996, en la ciudad de Chicago, durante la Convención Demócrata que buscaba la reelección de Bill Clinton; Hillary sólo aplaudía y se meneaba ligeramente al compás de “dale alegría a tu cuerpo…”.
Los nacidos en Andalucía le han dado la vuelta al mundo ocho o diez veces, según comenta Antonio. Por eso traen un colmillo largo y retorcido que los impulsa a complacer al público variopinto. El programa va de “Mariachi loco” a “Sevilla tiene un color especial”, de Romero Sanjuán, que Los del Río popularizaron durante la Exposición Mundial de 1992, celebrada en esa ciudad.
También cuentan chistes y narran simpáticas anécdotas. Como la noche en que asistieron a una cena de amigos y Julio Iglesias los oyó cantar “Me va, me va”, de Ricardo Ceratto; el de Galicia los obligó a que la repitieran “unas quinientas veces; luego él la grabó y vendió cuatro millones y medio de copias”.
Recuerdan una de sus primeras visitas a México, en 1969, cuando se presentaron en un hotel de Polanco, acompañados de la bailaora Encarnación Peña, La Contrahecha. Mencionan con fervor a Pedro Vargas, quien se torció el cuello en Sevilla al ver pasar a tantas mujeres hermosas.
Antes de irse a descansar unos minutos al camerino, presentan a sus hijos Carolina, Rocío y Antonio, quienes por lo visto heredaron una buena tajada de talento. Su versión de “Sobreviviré” convence al más escéptico.
De regreso, Romero y Ruiz complacen a un parroquiano entusiasta que tenía buen rato de pedir “Salve Rociera”, un himno religioso de Manuel Pareja Obregón (música) y Rafael de León (letra), que hace evidente la presencia en el recinto de la comunidad española, que la entona con devoción y alegría.  
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Parece un cierre inmejorable, pero la gente quiere una despedida más mundana. Con buen humor, Antonio dice que el adiós será con una canción que tal vez pegue y venda muchos discos. Los más avispados entienden que “Macarena” está de regreso e inician los movimientos de brazos, hombros y cintura. La locura.

Programa
Intro / San Serení / Caballo viejo / Me va, me va / Hoy canto por cantar / Yo quise una morena / Sevillanas / Sevilla tiene un color especial / Abuela / Grande / Tus besos son / Tengo / Sobreviviré / Mi voz puede volar / Macarena / Vivir así / El rey / Mariachi loco / Salve Rociera / Macarena (bis).




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.