jueves, 21 de agosto de 2014

Marwan: Melancolía, amor y esperanza

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Apuntes sobre mi paso por el invierno / 21 de agosto, 2014 / Función única /
 1:50 hrs. de duración / Promotor: FUAAN / Morgan Britos S.L.

Fernando Figueroa
“Ni en mis mejores sueños imaginé que viajaría a otros países y que estaría aquí esta noche”, dice Marwan conmovido, y agrega: “Gracias por hacerlo realidad; deseo que ustedes también sean dichosos y que sus sueños se cumplan, como los míos”.
Aunque viene a presentar su nuevo disco, Apuntes sobre mi paso por el invierno (2014), el cantautor madrileño es un tipo generoso y sabe que el público quiere escuchar canciones de álbumes anteriores (Las cosas que no supe responder, Trapecista, Los hijos de las piedras), así que las alterna sin ningún problema, haciendo felices a quienes casi llenan el recinto y que corean los éxitos.
La melancolía es la materia prima de este artista, hijo de palestino y madre española. Aunque estudió Educación Física, lo suyo es el buen manejo del lenguaje; no sólo escribe las letras de sus canciones sino que también es poeta, autor de La triste historia de tu cuerpo sobre el mío (Ed. Noviembre).
Baste este botón de muestra para medir sus alcances: “Fui de cuerpo en cuerpo buscando trofeos / estrellando mi piel contra la madrugada / para despertar al día siguiente / y comprobar que todo aquel deseo era un cofre vacío… Aprendí que surfear de cama en cama sólo trae más soledad… / que la soledad es mucho más de lo que tardas en dar con otro cuerpo / y que cuando no es algo buscado, es un mal negocio”. Admira la obra poética de Rodolfo Serrano, Benjamín Pardo y Luis Alberto de Cuenca, entre otros.
Sus fantasmas los expulsa con la escritura y el psicoanálisis. No se cree la última cerveza en el estadio y eso lo demuestra al invitar al Lunario a cuatro compositores de México. De su autoría ofrece “Sueños sencillos” y “Animales”, acompañado de Carlos Carreira y Édgar Oceransky, respectivamente; con Raúl Ornelas canta “Las cartas sobre la mesa”, escrita por el chiapaneco; y con Miguel Inzunza una canción de cada cual: “Mi paracaídas” y “Ay, soledad”, la primera del español y la segunda del sinaloense. El coctel resulta explosivo porque entre todos ellos hay vasos comunicantes, algo que el público percibe y celebra con gritos cada vez más estentóreos.
Hijo del siglo XXI, Marwan se ha dado a conocer mediante su propio blog, YouTube y las redes sociales, donde sus seguidores son legión. Atrás de su trabajo no hay una firma discográfica trasnacional, ni mucho menos; él mismo se produce y graba, así que nada en un mar llamado libertad.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Además de que posee el don de la agradable melodía y un sólido contenido lírico, Marwan también tiene una gran facilidad para divertir a la gente con anécdotas y frases ingeniosas. Sus fans ríen con frecuencia y se nutren de líneas que hablan no sólo de desamor (“Por qué aún sientes dentro de tu pecho todos los latidos de mi cuerpo? / Por qué no dejo de sentir que todavía formas parte de mi piel”?), sino también de lo que sucede en las calles: “Necesito un país que sonría / necesito un país que se arranque ese gris que oscurece sus días. / Un país sin derecha a la izquierda / ni cuerdas que tensan rivales”.
En resumen, un feliz equilibrio de letras inteligentes y música que destella en la intimidad.

Programa
Desde que duermes junto a mí / Carita de tonto / Palabra por palabra / Cosas pendientes / Puede ser que la conozcas / Con Carlos Carreira: Sueños sencillos / Con Édgar Oceransky: Animales / Con Miguel Inzunza: Mi paracaídas – Ay soledad / Con Raúl Ornelas: Las cartas sobre la mesa / Te quiero / Canción de autoayuda / Las cosas que no pude responder / Adolescente / Necesito un país / Un día de estos.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.