sábado, 9 de agosto de 2014

Despertares: La soledad y el cortejo

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Isaac Hernández presenta la gala Despertares / 9 de agosto, 2014 / Función única / 
3:00 hrs. de duración / Promotor: Comercializadora y Desarrolladora Barmar, S.A. de C.V.

Marcela Rodríguez
Una cuadra antes ya huele a éxito. Hay un cierto barullo típico. Es raro que la gente se quede afuera en un espectáculo de danza y en un recinto de estas dimensiones. El sold out colgado y la expectativa previa a la gala provocan comunión y emoción, como si se fuera a acceder a un secreto, una revelación que sólo compartirán los apersonados.

La calidad y rigor de los veintitrés bailarines que conforman Despertares es de primer orden, pertenecen a compañías como American Ballet Theatre, New York City Ballet, Royal Ballet de Londres, San Francisco Ballet, Dutch National Ballet o Het Nationale Ballet de Holanda, donde pertenece Isaac Hernández, impulsor y figura relevante de esta noche en solitario o acompañado.
Con un programa que busca equilibrio entre grand pas de deux clásicos, como Giselle, Don Quixote o Romeo y Julieta, y la danza moderna, la gran sorpresa llega de este último lado. El ballet contemporáneo que ha sobrepasado el caos de lo experimental y se presenta como un ser elegante, genuino, sereno en su fuerza, incómodo por su desnudez.
Medhi Walerski es coreógrafo y bailarín del Netherlands Dance Theatre, y estrena aquí Eux (Ellos), una pieza para dúo de varones: Garen Scribner y Rupert Tookey. Como si se tratase del hombre primigenio y su irrevocable soledad, apenas los torsos destacan contra el ciclorama oscuro dentro de la caja negra; un trabajo de piso potente, cuerpos que se acercan y se repelen como si al confrontarse reconocieran el vínculo que los une. Y los acordes de piano en vivo no hacen sino aumentar la sensación de algo evocativo... la otredad.
In the Seam es otra coreografía de Walerski, ejecutada por él con su compañera Drew Jacoby. Una música de la época barroca con la estética del ballet moderno. La pareja transcurre en la aproximación como un juego de espejos; la caricia y posesión; ella suspende su cuerpo confiada a él, y llega el desprendimiento. Como todo paso a dos, romántico, a la manera que este siglo lo permite.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Chant et Fugue de Astor Piazzolla sirve para que The Lombard Twins deconstruya el baile sudamericano. Una manera de revisitarlo con referencias a lo urbanita, los pasos que los muchachos siguen en las esquinas de los barrios duros, el break dance y un claro homenaje a Michael Jackson. Lo cotidiano sublimado. Los gemelos vuelven lo callejero arte, como el tango mismo. De esos momentos que hacen al público mover los pies en la butaca.
La propuesta de Diving into the Lilacs es singular. Ella podría ser Giselle, el hombre lleva mallas y chaleco con aplicaciones brillantes, pero sus movimientos y la intención no son atemporales. Es un individuo de ahora, está solo y en silencio absoluto. El primer movimiento de la coreografía, silente, adquiere para el espectador una fuerza hipnótica. Toda la dimensión del peso de un cuerpo entrenado para desafiar las leyes físicas de la gravedad, rotación, fuerza, masa y volumen, adquiere sentido. Emerge una música vocal, una voz milenaria que enchina la piel y aumenta el misterio de la estructura del cuerpo, por no decir de la vida. Aparece la compañera y hay un alivio en la sala. El cortejo es un acto que se reconoce; la soledad, no. 
Piezas de la gala como Satie, Variation from Carmen o Tué, se antoja difícil encontrar en cartelera. Es ahí donde queda de manifiesto la generosidad de Isaac Hernández al idear Despertares. Su talento y exigencia saltan a la vista, pero él hace como el flautista de Hamelín, embelesa y, una vez en el escenario, deja brillar a los otros.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Fuera de lo anunciado, Isaac obsequia un dueto con su hermano Esteban, integrante del San Francisco Ballet. My Way, la oportunidad no sólo de verlos danzar juntos sino advertir el soporte que se proporcionan, enmarcados en una canción por demás conocida como símbolo del triunfo ante la vida. Abrazados, no pueden sino contagiar al público su emoción por la garra que significa haber hecho el camino desde unas tierras más bien áridas en la danza, y luego trabajar en irrigarlas.

Los pasos de IH 
Originario de Guadalajara, Isaac Hernández reside en Ámsterdam. Su padre, que fue bailarín, reunía en el patio de la casa a sus hijos para ponerlos a practicar ballet bajo sus órdenes. Isaac era un niño. En la actualidad, con veinticuatro años, es Bailarín Principal del Het Nationale Ballet de Holanda, una de las compañías de primer nivel.
Antes pasó por The American Ballet Theatre de Nueva York y el San Francisco Ballet, donde su debut en 2009 hizo que Mary Ellen Hunt, escritora y crítica de danza, dijera que apenas estaba empezando a arañar la superficie de sus habilidades como un artista dramático. El arte de Hernández ha sido como un iceberg que cada día se descubre mejor.
Séptimo de once hermanos, el bailarín de 1.80 metros y catorce horas diarias de práctica, a los doce años marchó a Filadelfia para estudiar becado en la Rock School for Dance Education. Cuatro años después Dance Magazine lo incluyó en la lista de los bailarines que era obligación ver.
El coreógrafo holandés Hans Van Manen creó para Hernández la pieza Dances with Harp y entre los proyectos del bailarín se encuentran la ejecución de La dama de las camelias y El lago de los cisnes, en tanto que en México participará en producciones del INBA. (M.R.)

Programa
Don Quixote Pas de Deux (Isaac Hernández y Jurgita Dronina) / Eux (Garen Scribner y Rupert Tookey) / Pas de Deux from Giselle (Melissa Hamilton y Vito Mazzeo) / Five Tangos (Isaac Hernández) / Diving into the Lilacs (Maria Kochetkova y Gennadi Nedvigin) / Chant Et Fugue (The Lombard Twins) / Le Corsaire Pas de Deux (Jurgita Dronina y Esteban Hernández) / In the Seam (Medhi Walerski y Drew Jacoby) / Tarantella (Megan Fairchild y Daniel Ulbricht) / Romeo y Julieta (Isaac Hernández y Jurgita Dronina) / Les Lutins (Esteban Hernández, Gennadi Nedvigin, Elizabeth Powell) / Variation from Carmen (Victoria Ananyan) / Ameska (Misty Copeland, Paul Barris, Alexander Demkin, Jaymz Tuaileva) / Satie (Larisa Lezhnina y Casey Herd) / Piazzola Tangos (Daniel Ulbricht) / Black Pas de Deux from Lady of the Camelias (Yuan Yuan Tan y Alexandre Riabko) / Tué (Drew Jacoby) / Lombard’s Way (The Lombard Twins) / My Way (Isaac y Esteban Hernández).







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.