viernes, 15 de agosto de 2014

Amaury Gutiérrez: Fiesta y grabación en la azotea

Foto: Josè Jorge Carreòn / Colección Auditorio Nacional

Directo mío / 15 de agosto, 2014 / Función única / 2:15 hrs. de duración / 
Promotor: The Town Management S. de R.L. de C.V.

Marcela Rodríguez
El colmo de Amaury Gutiérrez es que le ofrezcan lumbre. ¡El tipo tiene candela para dar! En su voz la trova no es protesta. Los tenis rojos de marca que lleva sostienen la figura del trovador aquél de la Edad Media, que con su instrumento de cuerda cantaba cosas de enamorados. Con un juego gutural que remonta al inicio de los tiempos, saluda a la tribu, previo a las primeras notas de piano de “A la manera mía”, el sencillo que promueve.

Nacido en Cuba el nueve de septiembre de 1963 y nacionalizado mexicano, Amaury es un espíritu inquieto, vive en Miami que para él es Latinoamérica, y elige estar aquí, “una de las mejores salas íntimas”, para grabar Directo mío en DVD. Alguna cámara tendría que enfocar los pies de la gente al ritmo que el cajón rumbero manda en “Son tus ojos”; apenas es la segunda interpretación. Conforme le siguen “Se me escapa el alma” e “Invisible”, el acto reflejo del señor zapato y la señora zapatilla se instala de la cintura para arriba.
Que las cosas a veces se inician de abajo hacia arriba o viceversa, lo confirma Amaury. Cuenta que “Invisible” la escribió “de la azotea para abajo”; Gian Marco le dio el título de la canción, y a partir de ahí la compusieron juntos. “Nada es para siempre”, cuenta, es producto de una sesión en el estudio de grabación, en Miguel Ángel de Quevedo, antes de partir a Miami y Luis Fonsi la interpretara.
Acompañado por músicos cubanos, suena el bolero y la canción popular mexicana; el reggae y la bachata. La corriente alterna sigue su viaje entre el público variadito, las manos arriba, los hombros sueltos, la voz que sale, el chiflido festivo, los dedos tamborileando en la mesa, las palmadas con un dejo andalusí a la hora de las invitadas de la noche, China Ríos y Mía.
Ríos canta “Remolino” con Amaury, que agrega un solo de guitarra española a la versión original. Le cede el escenario. La tapatía se anima con “Si tú supieras”, y el resultado es una estampa de piano-bar con su voz grave solo acompañada del teclado de marfil. 
Con Mía, el cantante escoge “Historia de un amor”, un bolero intervenido con guiños andaluces, la región de donde procede la joven, a la que también ofrece el espacio. Canta “Mamá” y el cajón encaja perfecto con el quejío flamenco y las estrofas habladas con prisa al estilo de Mala Rodríguez.
 
Foto: Josè Jorge Carreòn / Colección Auditorio Nacional
“Princesa”, “Perdóname todo”, “Yo te quería querer”: la electricidad ya está en la punta del pelo y aquello es un baile, ni un alma sentada, incluso los más tímidos —quién sabe la razón, pero se trata de caballeros—, ensayan unos pasos. Amaury termina en alto: en la azotea, para jugar con sus propias palabras.

Programa
A la manera mía / Son tus ojos / Se me escapa el alma / Invisible / Nada es para siempre / Lo mejor que hay en mi vida / Con China Ríos: Remolino / China Ríos: Si tú supieras / Hacer el amor / Yo te quiero más / Me dejó picao / Palabras de mujer / Contigo en la distancia / Llorar por dentro / Vereda tropical / Con Mía: Historia de un amor / Mía: Mamá / Dime corazón / Fascinación / Pedazos de mí / Mi princesa / Perdóname todo / Yo sé que es mentira / Yo te quería querer.






1 comentario:

Rebeca Juarez dijo...

Fue una noche mágica, inolvidable. Amaury Gutierrez es un Dios en los escenarios. Único. Fue mi sueño cumplido. A la espera del CD/DVD "Directo mío"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.