viernes, 27 de junio de 2014

Natalino: Los cuestionamientos del amor

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

27 de junio, 2014 / Función única / 
1:30 hrs. de duración / Promotor: Tulio Bagnara

Alejandro González Castillo
Enfundados en cuero negro toman su lugar en escena. Son los hermanos Hugo y Eduardo Manzi, quienes se cuelgan guitarra y bajo respectivamente mientras dirigen sus micrófonos de diadema hacia los labios. En medio de ambos Cristian Natalino empuña su micrófono y extiende los brazos para entonar el primer tema del show, una composición que, tal como sucede con el resto del programa, “habla de lo que le pasa a todo el mundo”, según explica el propio cantante.

Esos asuntos cotidianos resultan ser las complicaciones y gozos que el amor trae consigo. De modo que las historias van de la risa al llanto, de la balada al funk y de la fiesta tropical a la añoranza del bolero. Siempre con tres voces muy bien armonizadas, que por momentos piden el acompañamiento de las palmas de la audiencia y en otros que esas mismas manos aprieten las de sus parejas para confesar anhelos cálidos, sin que importe que afuera una lluvia helada azote sin benevolencia la ciudad. “Ya no quiero estar sin ti” es la que indica el camino a seguir: “tus manos tibias te quieren ver abrazada a mí, sólo tu caricia me hace amar el cielo, aún con esta nube gris”. 

Tres son los álbumes que el trío ha grabado: Desde que te vi (2008), Nena (2010) y Por ti (2013), y de cada uno de ellos nacen preguntas que el público responde en silencio cada vez que el conjunto las formula entre una canción y otra. ¿Es verdad que los hombres no saben lo que tienen hasta que lo ven perdido?, ¿existe el amor a primera vista?, ¿es posible vivir sin la presencia del ser querido?, ¿qué tanto hiere la distancia? Para colaborar en la elaboración del interrogatorio, se anuncia la presencia de Hernaldo Zúñiga, Kika Edgar y Juan Pablo Manzanero, además de Mario Gutiérrez y Mauricio Ruiz, cantante y guitarrista, respectivamente, de Los Ángeles Negros. Y todos los invitados son recibidos con elogios de los sudamericanos y despedidos con los gritos de “otra” por parte de los asistentes.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
A ver, ¿quién hace más bullicio, los de la izquierda, la derecha o los de en medio?, inquiere Cristian. Ocupado en su inspección, localiza a la distancia una imagen que le resulta familiar. Al fondo del Lunario se agita la bandera de Chile, la tierra natal de él y sus compañeros. Quienes la hondean alzan las manos, saludan entusiastas al saberse reconocidos y reciben a cambio besos que viajan por el aire, que cruzan hileras de mesas hasta aterrizar en sus mejillas. Mientras, las pantallas del recinto proyectan nubes de vuelo ágil y las bocinas un bolero eléctrico que ignora las maracas para echar mano de una caja de ritmos. La escena final entonces tiene lugar: Hugo, Cristian y Eduardo se inclinan agradecidos ante la última ovación. Se palmean la espalda entre sí. Y luego, con todo y su listado de preguntas y canciones, desaparecen satisfechos.

Programa
Maldición / Cuando estás / Ya no quiero estar sin ti / Con Hernaldo Zúñiga: Ventanillas / Por tenerte aquí un momento / Por ti / Con Kika Edgar: Nena / Y qué será / Con Juan Pablo Manzanero: Dulce / De amor ya no se muere / Desde que te vi / Con Los Ángeles Negros: A tu recuerdo / Sedusexy / Si hablo de ti hablo de mí.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.