sábado, 3 de mayo de 2014

María Aliaga: Sabor a peña

Flamenco a la mexicana / 3 de mayo, 2014 / Función única / 
1:30 hrs de duración / Promotor: María Aliaga

Marcela Rodríguez
María se transfigura. Tiene algo de sirena verde esmeralda. Hasta que sus pies marcan el camino, como un toro el albero. Un cuerpo en movimiento contra la furia del mar, del viento o del alma.
Es un fragmento de ella con el ruido del tacón en el tablao. Si se mira el cuadro completo hay que escucharlo también: la guitarra española entona el acorde de “tanto tiempo disfrutamos de este amor”. Una cantaora de pecho amplio, Elizabeth, entre los palmeros y las dos guitarras. El canto sale suave, como es el bolero; no hay en la voz el desgarre, el quejío, el grito. “Sabor a mi” corre por su cuenta, en paralelo al baile flamenco.

La lluvia del público desgranando exclamaciones también dan impulso: “¡Venga, guapa!”, “¡Camina, camina!”, “¡Olé de bonito!”. “Eres mi bien lo que me tiene extasiado”, dice Elizabeth en “La gloria eres tú”, mientras María se manifiesta con total ímpetu, con el manto que a ratos es como una segunda piel y luego un capote de torero.

Para “María bonita” llega toda de rojo. De color granada el cola de gato, como se llama a ese vestido flamenco que arrastra un rabo con volantes. María Aliaga ejecuta una suerte de zapateado con la cola del vestido que remite a un minino jugando con su rabo. Más que destreza, es lo que al músico su virtuosismo.
Llegan las bulerías entre los cambios de vestuario de María. Al bailaor de riguroso negro lo envuelven el canto, las palmas, las cuerdas, y el duende que tiene. Devuelve al sitio la idea de una peña. La fuerza de su danza transmite la sensación de encontrarse con un ser primigenio, animal u hombre. Se quema vivo, se purifica, se saca el alma. Hipnotiza.  
El contrapeso es cortesía de la Escuela de Danza Folclórica del INBA, con la “Danza de los viejitos”. Tras sus pasitos encorvados los sigue María con su bastón; una anciana astuta con un tercer pie para mayor zapateado, ¡flamenco! María Aliaga dice que no fusiona sino que reinterpreta la estética folclórica mexicana con el baile flamenco.
La propuesta de Flamenco a la mexicana inserta videos entre un número y otro. María se luce. Desde los estampados fabulosos de su vestuario hasta sitios emblemáticos de la Ciudad de México y tierra adentro, con una fotografía propia de documental turístico. Rompe con la atmósfera que un tablao va construyendo con la fuerza interna del ejecutante. En sus propias palabras, juega “con lo kitsch y lo fashion”. Se sabe transgresora y cierra con estas palabras: “Los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios”.

Programa
Sabor a mí / Un mundo raro / Con el Ballet de Danza Folklórica del INBA: Danza de los viejitos / La gloria eres tú / María bonita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.