jueves, 8 de mayo de 2014

Enrique Chía: Romanticismo evocador

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


 

8 y 9 de mayo, 2014 / Dos funciones / 2:10 hrs. de duración / 
Promotor: FUAAN Financiera S.N.C.

 
Jorge R. Soto
El pianista cubano estadounidense Enrique Chía posee un estilo distintivo, enraizado parcialmente en la música de su isla caribeña natal y en el cancionero popular latinoamericano, al que imprime una tranquila intimidad romántica que ya es difícil de encontrar. Alguna vez declaró al diario Times-Picayune de Nueva Orleans: “En una sala de conciertos siento que estoy tocando para mis vecinos y amigos”. Eso ocurre cuando ofrece la primera de dos presentaciones en el Lunario.

Flauta transversal, violín, contrabajo, trompeta, batería y teclado electrónico acompañan el trabajo en el piano de cola ante el que se sienta Chía. Por momentos parece acariciarlo para, enseguida, tocar con energía; entrecierra los ojos, baja la cabeza y voltea a ver la penumbra. Recorre el teclado en toda su extensión, haciéndolo suyo. Le arranca, con pasión, los sonidos que agradan a una audiencia formada, casi en su totalidad, por personas de edad madura.
Impecablemente vestido de smoking, conoce a su público y dice: “Esta noche vamos a recordar esas canciones lindas que nos gustan a todos y, ¿por qué no?, también las van a cantar”. Así prepara la atmósfera para iniciar un viaje al pasado. Antes de ejecutar una composición de Ernesto Lecuona, comenta: “Cuando me preguntan cuándo nací, siempre les digo que ‘en 1940.com’”.
El cadencioso bolero tropical combinado con danzón (“Siboney”), de carácter nostálgico merced a los solos de flauta y trompeta; la balada romántica (“Cuando vuelva a tu lado - “Muñequita linda”) o el son montuno (“Son de la loma”), son algunos de los géneros dominantes.
Mientras realiza un recorrido por canciones que han quedado tatuadas en el inconsciente colectivo de varias generaciones, recibe servilletas con peticiones. Algunas de ellas son atendidas, como “Veracruz”, otras sólo las agradece mientras demuestra su destreza en la improvisación, añadiendo a su sabor caribeño un elemento sincopado que lo acerca al jazz.
“¿Cuántas mamás hay aquí?, pregunta. Casi todas las manos femeninas se levantan. El pianista continúa: “¿O sea que no me vino a ver ninguna solterita? Hay dos o tres canciones que quiero hacer para las madres”, y conforme menciona los nombres de algunos de esos temas, habla suavemente, metiéndose al público en el bolsillo que ríe de algún chiste o responde a cualquier estímulo procedente del escenario.
“Una de las primeras canciones que recuerdo que mi madre tocaba en el piano es esta de Agustín Lara”. Después de escuchar los primeros acordes y suspirar al reconocerla, la gente canta a voz en cuello “Rival”.
Chía no sólo se circunscribe a lo latinoamericano. “El año pasado hicimos un disco dedicado a Pavarotti”, afirma el pianista. “Yo esperaría que puedan cantar esta tonada en italiano; si se la saben, cántenla”. “O sole mio” se deja escuchar con destacado solo de violín de Orlando Forte que, a pesar de su apellido italiano, es originario de Camagüey, Cuba. El show continúa con un popurrí integrado por tres canciones compuestas por Charles Chaplin.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Esta noche, la evocación de un romanticismo internacional perenne se cierne sobre el Lunario, que cumple una década de existencia. Una buena forma de olvidar problemas para remontarnos a una época en la que éramos ingenuos y pensábamos que el futuro sería promisorio, todo esto gracias a Enrique Chía.

Programa
Siempre en mi corazón / Siboney / Noche azul / Cuando vuelva a tu lado / Muñequita linda / Cómo han pasado los años / Lágrimas negras / Amor eterno / Hoja seca / Rival / Solamente una vez / O sole mio / Non pensare a me / Veracruz / ¿Dónde estás corazón? / Amapola / Un viejo amor /Recuerdos de Ipacaraí / Pájaro Chogüí / Son de la loma / Popurrí: La condesa descalza –Smile - Candilejas / Mi viejo San Juan / Amorcito corazón / No me quieras tanto / Reloj / Piel canela / Popurrí: La múcura - Se va el caimán - La cocaleca / Cuando salí de Cuba / México lindo y querido / Guantanamera / El manisero.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.