jueves, 22 de mayo de 2014

Andreas Zanetti: Todo tiempo pasado fue mejor

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Andreas Zanetti en el Lunario de los 80’s / 22 y 23 de mayo, 2014 / 
Dos funciones / 2:00 hrs. de duración / Promotor: Azucena Reyes

Fernando Figueroa
Cuando Andreas Zanetti pregunta “¿quiénes vienen a verme por primera vez?”, la mayoría de los asistentes levanta la mano. Eso se debe a que la publicidad boca a boca funciona a las mil maravillas con este gran pianista y buen comediante.


Gente de todo tipo recomienda al artista sonorense en las redes sociales. Algo similar sucede con personajes como Andrés Bustamante y Polo Polo, quienes al ser cuestionados por los medios acerca de los nuevos valores del entretenimiento nocturno en México, suelen mencionarlo entre sus favoritos (en mayo de 2013, Ponchito estuvo aquí como invitado especial de Zanetti).

El show de esta noche gira en torno a la música, moda y costumbres de los años ochenta, y por lo visto buena parte del público sabe a qué se refiere el entretenedor cuando menciona canciones y artículos de consumo de aquellos años. Un gran cubo mágico (Rubik) es el elemento principal de la decoración en el escenario; tal juguete didáctico fue creado a mediados de los setenta en Hungría, pero se comercializó en occidente a partir de 1980.
La magnífica banda que acompaña a Zanetti se luce al engarzar fragmentos de canciones en inglés que fueron populares hace tres décadas: “All the Love in the World” (The Outfield), “Thriller” y “Billy Jean” (Michael Jackson), “The Final Countdown” (Europe), “Crazy Little Thing Named Love”, “Another One Bites the Dust” y “Bohemian Rhapsody” (Queen), “Jump” (Van Halen), entre otras. 
El de Hermosillo ―quien cumple diez años de carrera profesional, “igual que el Lunario”― recuerda las tragedias que provocaba un casete enredado, y la reparación del mismo con tijeras, cinta adhesiva transparente y una pluma para volver a enrollarlo.
En esa época era común que un casete personal se titulara “Calmaditas en español” e incluyera “Me cuesta tanto olvidarte” (Mecano), “Sólo Dios sabe” (Mijares), “Claro que sé perder” (Franco de Vita) y “Mi forma de sentir” (La Revolución de Emiliano Zapata), temas que sirven para mostrar el virtuosismo del pianista.
El “Hotel California” se transforma en motel, sitio ideal para una despedida de soltero en la que todo se vale. La imitación de Rod Stewart resulta genial, y “Piano Man” resume lo que significa un show de Andreas Zanetti, pues, parafraseando a Billy Joel, son las nueve en punto y todos quieren que el tecladista toque viejas canciones que sirvan para olvidarse de la vida por un momento y que hagan sentir bien.
Zanetti no sólo toca el piano y canta, como el personaje de ese tema, también hace creer con bromas que todo tiempo pasado fue mejor, cuando los parroquianos eran jóvenes y hacían travesuras que hoy resultan cándidas. Hubo un momento en que no había control remoto para la televisión, Godzilla era bueno y los niños usaban limón como fijador en el cabello.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Andreas Zanetti anuncia la del estribo y el público no quiere abandonar el líquido amniótico ochentero. Es entonces que él pregunta: “¿quiénes vienen a verme por primera vez”. Muchos no lo saben, pero el cierre típico llega de manera espectacular con el “Huapango” de Moncayo. Después de eso no tiene caso pedir otra, no hay más allá. 

Programa
Intro - Popurrí de los 80’s / El lugar donde jugábamos / Piano Man / Motel California / Popurrí de los 80’s en español / Popurrí de los 80’s en inglés / I Don’t Want to Talk About It / Balada para Adelita / Cosa más bella que tú / La fiesta / Mi historia entre tus dedos / Huapango de Moncayo.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.