domingo, 20 de abril de 2014

Octavo Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional: Festín de lectores

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Del 13 al 20 de abril, 2014
Gina Velázquez
Marisela vive en Culiacán y todos los años en las vacaciones de Semana Santa visita el Distrito Federal con su familia. Una de las actividades favoritas para ellos es asistir al Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional. Su esposo e hija “se ponen como locos a buscar”, no se conforman con cazar volúmenes sólo un día sino que regresan a lo largo de la semana para encontrar toda clase de tesoros. Les encanta la literatura y siempre vuelven “muy cargados” a su terruño.

Sin duda, éste es en uno de los eventos más importantes de fomento a la lectura en el país. Organizado por la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y el Auditorio Nacional, con el apoyo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), el Remate se realiza desde 2008 en el vestíbulo del recinto ubicado en Reforma y Campo Marte. Su primera edición, en diciembre de 2007, aconteció en el Centro Cultural Universitario de la UNAM. En los últimos siete años han acudido más de seiscientas veinte mil personas; en 2013, la asistencia fue de ciento cuarentaitrés mil ochocientos veintiocho visitantes.

Esta es la primera vez que Nancy, de treintaiséis años, asiste al Remate; asevera que es justo lo que esperaba y que le ha gustado mucho la variedad en la oferta. Ya lleva dos horas recorriendo los stands y piensa regresar otro día con más dinero. Es fanática de la Época de Oro del cine mexicano, por eso se emocionó mucho al encontrar libros y revistas de ese periodo. Su adquisición consentida es un número especial dedicado a Pedro Armendáriz padre.
Este año las oportunidades de encontrar material de lectura se expanden; ciento noventa expositores con más de quinientos sellos editoriales nacionales y extranjeros ofrecen alrededor de quince mil títulos. El espacio de exhibición es más grande que en las ediciones anteriores; se estableció un área especial de libros infantiles y otra de revistas. En 2013, ciento treintaiocho expositores vendieron treintainueve mil ejemplares diarios en promedio.
Armando, de cincuenta años, asiste al Remate desde 2007; lo que más le gusta es encontrar saldos literarios interesantes. Siempre llega emocionado por la incógnita de lo que pueda hallar, confiesa que busca libros raros o difíciles de conseguir. Este año lo recordará especialmente porque encontró una biografía de la poeta argentina Alejandra Pizarnik, escrita por César Aira; es un volumen que desde hace mucho tiempo deseaba, pero por el precio elevado no lo adquiría.
Durante la inauguración, José Ignacio Echeverría, presidente de la CANIEM, afirma que en México se editan aproximadamente doce mil libros al año. Sin embargo, su periodo de exhibición es corto; por ello, el Gran Remate representa una oportunidad para mostrar aquello que no pasó demasiado tiempo en librerías. Una de las grandes ventajas es que hay descuentos de hasta ochenta por ciento sobre el precio de lista.
Emmanuel, de nueve años, está encantado porque encontró muchos cuentos. Una de las cosas que más disfruta es que sus papás le cuenten un cuento antes de dormir, a veces los inventan o leen juntos alguna historia corta. De los libros que le compraron ya devoró tres; el que más le ha gustado “es uno que habla sobre el egoísmo”, le pareció interesante porque lo hizo reflexionar y pensar en cosas que no se le habían ocurrido. También es la primera vez que escucha a un cuentacuentos, su forma de relatar la historia le cautivó tanto que piensa que, si lee mucho, tal vez un día él podrá narrar así.
A diferencia de años anteriores, además de la oferta editorial se desarrollan diversas actividades culturales: talleres, lecturas a micrófono abierto, salas de lectura, zona digital, un espacio denominado Trueque de libros y el programa Ópera en el balcón, con la participación de destacados cantantes. Asimismo, durante dos ventas nocturnas hay música en vivo a cargo de los alumnos de la Escuela de Rock a la Palabra. Y como ya es costumbre, escritores como Alberto Chimal, Raquel Castro, Eduardo Antonio Parra, Óscar de la Borbolla, José Luis Trueba, Luis Felipe Fabre, entre otros, conducen a los asistentes en su búsqueda de materiales y les hacen recomendaciones.
A Emilio, de dieciséis años, le gusta venir al Remate sin buscar nada en especial. Sólo camina lentamente y sin orden para ver qué encuentra. Sus joyas de este año son libros de Shakespeare y Edgar Allan Poe. Mientras se decide por descansar o continuar su recorrido, escucha el anuncio de una voz femenina: “Nos pesa informar a todos los visitantes que el escritor Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, acaba de fallecer”. Es Jueves Santo, 17 de abril. Un minuto de aplausos en honor al colombiano colma el vestíbulo del Auditorio Nacional.
Durante la semana también se rinde homenaje a los escritores Adolfo Bioy Casares, Dylan Thomas, Efraín Huerta, Julio Cortázar, José Revueltas, Marguerite Duras, Nicanor Parra, Octavio Paz, Oscar Lewis y William Burroughs por los centenarios de su nacimiento. De igual forma, a los recientemente desaparecidos: Juan Gelman, José Emilio Pacheco y Federico Campbell.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Esta fiesta cultural se ha convertido en una tradición para muchos lectores experimentados, quienes anhelan llegar al rinconcito donde cada año se concentran sus editoriales predilectas. Asimismo, es una especie de ritual de iniciación para nuevos lectores. Sin importar la edad, el género ni los gustos personales, todos coinciden en un espacio donde comparten una misma pasión. Nunca se sabe qué sorpresas surgirán, la única certeza para los asistentes al Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional es que siempre descubrirán un ejemplar que les brinde el goce de la lectura.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.