domingo, 9 de marzo de 2014

Silvio Rodríguez: Nueva cita con la trova

9 y 10 de marzo, 2014 / Dos funciones / 
2:20 hrs. de duración / Promotor: RPRFR, S.A. de C.V.

Jorge R. Soto
Silvio Rodríguez, más que un concierto, oficia una ceremonia a la que asisten miles de fieles que lo han seguido desde aquellos legendarios actos de solidaridad a favor de la democracia chilena, argentina o uruguaya, entre otros realizados en los setenta en este mismo recinto. Junto a esta multitud fervorosa, acuden también al llamado jóvenes en edad preparatoriana o universitaria que tal vez desean corroborar la leyenda que les han transmitido padres, maestros o hermanos mayores, a través de la obra discográfica de este personaje.

Fiel a su costumbre, Rodríguez interpreta temas poco conocidos durante casi media hora, provocando que la expectativa del público por escuchar sus éxitos aumente y se desborde exigiéndolos a gritos: “¡Ojalá!”, dicen unos; “¡Te doy una canción!”, vociferan otros, mientras el cantante, impávido, afina su guitarra. “¡La que quieras!”, profiere uno más y a él sí le responde: “Gracias, eso me hace feliz”, y continúa: “Estas son canciones de amor reunidas durante mucho tiempo. Son para personas como ustedes, que aman y son amados. Gracias por estar aquí”.

El octeto acompañante, que incluye al trío Trovarroco, a pesar de su abundante dotación percusiva ―vibráfono y tumbadoras a cargo de Emilio Vega; batería y percusión, responsabilidad de Oliver Valdés― no resulta estridente. Contribuyen también a crear la atmósfera requerida Jorgito Aragón (piano) y Jorge Reyes (contrabajo). Dentro de este grupo destaca la magnífica ejecución de la flauta transversal y el clarinete de Niurka González, que lo mismo es sutil y elegante, que protagónica y eficiente.
Esta agrupación igual despliega una suerte de fusión jazzística con tintes de calipso (“Tu soledad me abriga la garganta”), que una rumba suave (“Los días del agua”); pasando por un tema de aire sincopado (“Una canción de amor”); otro de reminiscencias folk-anglosajonas (“Mujeres”), y una suite integrada por cuatro composiciones.
En todo momento la voz del líder es suave pero firme: el poeta hablando desde su propio predicamento. Además del amor, recuerda sus épocas de activismo con “La era está pariendo un corazón”, “Carta a Violeta Parra” y “Tonada del albedrío”, cuyas estrofas afirman: Dijo Guevara el humano / que ningún intelectual /debe ser asalariado / del pensamiento oficial.
No obstante la breve reafirmación de su vena política, las letras de Rodríguez tienen que ver con una poética amorosa, sicodélica y hasta surrealista, más que con el fervor revolucionario de la antaño llamada Nueva Trova Cubana: Qué maneras más curiosas / de recordar tiene uno / hoy recuerdo mariposas / que ayer sólo fueron humo / mariposas, mariposas / que emergieron de lo oscuro / bailarinas, silenciosas (“Mariposas”) o En mi galaxia sencilla hay un sol / que es mi uña tocando el hilillo de luz / Si agito el dedo / el sistema solar enloquece como un remolino del mar (“En cuál de esos planetas”).
Sus palabras calan: un par de jóvenes enjugan sus lágrimas cuando termina “Ojalá”. El canto del trovador es, en su mayoría, de tono confesional, por ello el público casi asume un total silencio durante sus interpretaciones para desahogar su emoción al final de cada tema. No faltan las consignas políticas que han sobrevivido al tiempo y se han  actualizado al pasar de las décadas: “¡Viva Cuba libre!”, “Viva Venezuela”, sin embargo, el artista no se engancha y continúa desgranando palabras y notas, como gotas destinadas a colmar el recipiente de las expectativas de la audiencia, hasta que abandona el escenario, dejando tras de sí a una multitud delirante, en la primera presentación del recorrido programado en varias ciudades de la República Mexicana.

El elegido de la canción
Silvio Rodríguez (29 de noviembre de 1946, San Antonio de los Baños, Cuba) creó, junto con Noel Nicola y Pablo Milanés, el movimiento conocido como Nueva Trova Cubana, una manera inédita entonces de fusionar formas musicales como el rock, el jazz, el bolero y el son a canciones que expresaban preocupaciones sociales y hablaban de manera diferente del amor y del nada fácil oficio de vivir.
Aunque desde pequeño escribía poemas, no fue sino hasta los dieciséis años, cumpliendo el servicio militar obligatorio, que inicia su romance con la guitarra. A los veintitrés años se une al Grupo de Experimentación Sonora del Instituto de Arte e Industrias Cinematográficas de Cuba (ICAIC), formado por Leo Brower, donde compone música para varios documentales y da a conocer temas que se convertirán en clásicos de su repertorio como “La era está pariendo un corazón”, “Canción del elegido” y “Al final de este viaje”.
En 1975 publica su primera producción musical, Días y flores; a partir de entonces inicia la edición de discos que lo darán a conocer internacionalmente: Al final de este viaje, Mujeres (1978); Rabo de nube (dedicado al vigésimo aniversario de la Revolución Cubana) y Unicornio (1982), por mencionar unos cuantos títulos de una discografía que incluye dieciocho álbumes de estudio, el más reciente de ellos Segunda cita (2010), y cuatro en vivo.
Silvio Rodríguez cuenta con más de quinientos temas compuestos. Su influencia se deja sentir en la actual generación de jóvenes músicos cubanos y de otros países latinoamericanos; tal es el caso del reciente dueto que realizó con el grupo puertorriqueño Calle 13 (“Ojos color sol”). Su calidad autoral ha sido reconocida internacionalmente como Artista UNESCO por la Paz (1997); además fue elegido, junto con su paisano Ernesto Lecuona, como el mejor compositor cubano del Siglo XX. Recibió los doctorados Honoris Causa de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Perú; de la Universidad Veracruzana, de México, y de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina. (J.R.S.)

Programa
Una canción de amor / Tu soledad me abriga la garganta (Tu mirada me espanta) / Los días del agua / Mujeres / Carta a Violeta Parra / Tonada del albedrío / Mariposas / En cuál de esos planetas / Suite del desamor (“Dibujo de mujer con sombrero”, “Óleo de mujer con sombrero”, “Detalle de mujer con sombrero” y “Mujer sin sombrero”) / Quién fuera / La gota de rocío / Vivo en un país libre / La era está pariendo un corazón / Ángel para un final / Rabo de nube / Demasiado / Ojalá / El necio / Haces bien.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.