miércoles, 12 de marzo de 2014

Final Fantasy: Gamers, partituras y mundos paralelos

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Distant Worlds: Music from Final Fantasy. Orquesta Sinfónica Nacional / 12 de marzo, 2014 / Función única / 
2:10 hrs. de duración / Promotor: Monkey Squad S.A. de C.V.

Marcela Rodríguez
Atlantis, el luchador enmascarado, se apersona a pasos rápidos en el escenario. Adopta una posición guerrera a modo de saludo, que también sirve para la foto. Sin contrincante rudo o técnico a la vista, detrás tiene a la Orquesta Sinfónica Nacional que lo observa oscilante entre la seriedad y la sorpresa.

Atlantis se quita la máscara. Descubre el rostro de un hombre oriental de cincuentaicinco años, con el pelo canoso, y una sonrisa amplia que festeja su travesura. Hace una reverencia al público y se retira a la zona de butacas con la misma prisa con que irrumpió. El director de orquesta lo alcanza a presentar: ¡Nobuo Uematsu! Los vítores no se hacen esperar. Los gamers reconocen el nombre del compositor japonés.

Uematsu y el director estadounidense Arnie Roth andan de gira desde 2007 con el espectáculo Distant Worlds: Music from Final Fantasy. Roth, un hombre de cola de caballo y sesenta años agita su batuta al frente de la Sinfónica Nacional: El preludio del videojuego Final Fantasy (FF) seguido del juego coral y alientos “Liberi Fatali”, de Final Fantasy VIII
“Liberi Fatali” representa la primera composición donde Uematsu mezcla coros para música de orquesta, y es tema de los personajes adolescentes de FF VIII: “Vuelvan de su sueño, mis hijos / sus años de infancia se han ido / Vuelvan de su sueño, niños predestinados / su sueño ha terminado”.
Corre el año de 1987. Hironobu Sakaguchi, a punto de la quiebra, crea un videojuego en el que apuesta su última carta, y se desprende el nombre Final Fantasy. Uematsu, un músico que va por la libre, tiene su banda de rock, compone y trabaja en un video club, recibe la oferta para hacer los tonos del juego. Escuchar las tonadas de los FF de veinticinco años atrás y su traslado al lenguaje sinfónico es como pasar de una imagen en 2D a tercera dimensión.
Junto a Uematsu está sentado uno de los productores del videojuego, Shinji Hashimoto, financiador también de Kingdom Hearts III, y junto a ellos seres que son magos, paladines, guerreros, monjes, cosplay que aprovechan el intermedio para conocerse, sacarse fotos, intercambiar memorabilia. Entre los veinte y treinta años de edad, se diría que han acudido a una expo de anime; para algunos distant worlds significa su primer acercamiento a una orquesta sinfónica.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Los gamers reciben con especial entusiasmo las piezas corales y las fantasías, como “Vamo’ alla Flamenco”, para la que Roth sale por un momento y regresa con el guitarrista invitado Pablo Domínguez. El joven ejecutante de guitarra española sigue con admiración las indicaciones del director, por su mirada se diría que dentro de él hay un gamer de FF, y el destino ha confabulado para que interprete parte de la banda sonora.  
Su virtuosismo y entusiasmo, con la viveza de ese tema, impregnan la sala de una sensación festiva, que aumenta con los ritmos latinos de “Chocobo Medley 2012”. Chocobo, el ave pollito-patito-asesino, inspira en Uematsu música traviesa, un coqueteo con el jazz, swing, conga, samba, mambo. El coro de la orquesta, divertido, sustituye el famoso ¡uno!... ¡dos!... por el deletreo de C-h-o-c-o-b-o conforme aparecen las letras en la pantalla del escenario al compás del mambo. Los arreglos de Distant Worlds varían en cada concierto. Uematsu quiere experimentar, hacer particular cada pieza. 
Roth también recibe a tres intérpretes mexicanos para la “Opera María & Draco” o “The Dream Oath”, las arias de un triángulo amoroso incluidas en FF VI. Draco, guerrero del ejército occidental ama a la princesa María. Cuando oriente gana el combate, a Draco lo dan por desaparecido. María es obligada a casarse con el príncipe oriental. Draco regresa, comanda con sus compañeros sobrevivientes un ataque sorpresa; enfrenta al príncipe y le da muerte. María y Draco viven felices por siempre.
La musicalización de FF no es un elemento incidental sino una obra sonora por sí misma. Si el videojuego le dio vida, el soundtrack ha probado existir fuera de las consolas. Cuando llega “Sephiroth” el público suelta una exclamación de alivio por algo que esperaban. Aunque Sephiroth sea un antihéroe, un soldado de primera clase que se vuelve contra el mundo al descubrir que ha sido manipulado por la institución a la que ha servido con gran eficacia, la música es pegadiza, tiene empatía con la gente. 
Los ambientes, contexto y temática de FF proponen una mezcla de carácter medieval con referencias futuristas; en la sala del Auditorio Nacional ocurre otro cruce de tiempos, lo analógico de una orquesta sinfónica con lo digital de los juegos virtuales. Un público de adultos jóvenes, frente a los músicos de mayor edad en promedio, que acaso desconocían los temas de FF, representando un diálogo generacional o los asomos de una nueva civilización.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Y el acabose. Roth y la Sinfónica se alistan para el encore, el director pide a Uematsu que suba para despedirlo con una ovación. El compositor acepta, trae una pequeña flauta en el bolsillo, intenta tocar una melodía para corresponder. La flauta no sirve. Roth sale al paso, lo alienta a que se una al coro, y el rostro de Uematsu se ilumina como el de un niño, corre a unirse a las filas corales. No necesita el libreto, conoce cada letra: “One-Winged Angel”, el tema de lucha de Sephiroth para FF VII. La fantasía finaliza.

Nobuo Uematsu
Los diccionarios tendrían que empezar a contemplar el término gameografía, para referirse al historial de un creador dentro del género de los videojuegos. La gameografía del compositor japonés Nobuo Uematsu se funda en las primeras nueve ediciones de la serie Final Fantasy.
Su primer trabajo fue Blasty para Squaresoft de PC; ha colaborado en Blue Dragon y The Last Story; compuesto el tema principal de Super Smash Bros. Brawl, y participado en la banda de DynamiTracer o Chrono Trigger, además de componer la música para el anime Ah, My Goddess! The Movie.
De pequeño, Uematsu (Kouchi, 1959) era seguidor de Elton John, quería tocar piano como él, y aprende el instrumento de manera autodidacta. De grande estudia letras inglesas en la Universidad de Kanagawa. Al salir compone jingles para comerciales de radio, y es tecladista de grupos de garage. Con eso no le alcanza para casarse con Reiko, su novia. Cuando le ofrecen componer tonadas para un videojuego, acepta con la idea de juntar más dinero; desconoce ese ámbito y cree que se trata de un trabajo temporal. 
La compañía Squaresoft no era grande. Uematsu la ha descrito como un grupo de universitarios recién graduados, y que Hironobu Sakaguchi, creador de Final Fantasy, le dijo: “Necesitamos a alguien que en verdad haga música para nuestros juegos y creaciones en el futuro”. Han pasado veinticinco años, y Final Fantasy está en su número XIV, para el que Uematsu vuelve a componer la banda sonora, ya como músico independiente. 
Distant Worlds: Music From Final Fantasy es una gira de conciertos que inicia en diciembre de 2007 en Estocolmo, Suecia. A la par que el concierto, surge el álbum del mismo título, grabado por la Royal Stockholm Philharmonic Orchestra. Distant Worlds es un proyecto entre Uematsu y el director de orquesta Arnie Roth, con la idea de proyectar videos del Final Fantasy en pantallas de alta definición mientras una orquesta sinfónica y coros interpretan los temas representativos del videogame compuesto por el japonés (M.R.)

Programa
Prelude / Liberi Fatali / Victory Theme / Bombing Mission / Dear Friends / Vamo’ alla Flamenco / Fisherman’s Horizon / The Dalmasca Estersand / Theme of Love / Don’t be Afraid / Chocobo Medley 2012 / Battle & Victory Theme Medley / Zanarkand / Lightning Returns / Light / Ronfaure / Not Alone / The Man With The Machine / Opera “Maria & Draco” / Series Main Theme / One-Winged Angel.


1 comentario:

Lesly Gallardo dijo...

wow.. un súper concierto que no olvidare, de verdad espero que regresen

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.