viernes, 28 de febrero de 2014

Shimshai: Compases para el alma

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

28 de febrero, 2014 / Función única /
 2:00 hrs. de duración / Promotor: Eclectic S.A. de C.V. 

Alejandro González Castillo
¿Quién habrá tenido la ocurrencia de dividir las tiendas de discos, virtuales o no, por géneros? Porque separar a los artistas tomando como fundamento sus respectivas cadencias y aleaciones sonoras facilita la tarea de ciertos compradores, pero ¿hasta qué medida, lejos de agilizar la búsqueda, esta situación se transforma en un lastre para quienes andan a la caza de nuevos exponentes?

Por ejemplo, ¿en cuál sección deberían colocarse los discos del hombre que esta noche ocupa el escenario? ¿En los anaqueles del rock, por aquello de la hermandad desobediente del reggae con el ritmo de los 4/4; en los de música sacra; en las repisas del folk; o, para evitar tropiezos, en los de la denominada world music?

Y es que de alguna u otra manera Shimshai forma parte de todas las músicas antes mencionadas e, incluso, se atreve a ir más allá toda vez que recurre a los ganchos del pop en sus composiciones, las cuales, además, se niegan a aferrarse a un solo idioma al pasar del hebreo al inglés para aterrizar en el español. Mirando al cantautor ahí, bajo los reflectores, acompañado de guitarra, percusiones y melódica, mientras a sus espaldas las luces garabatean figuras en la pared, resulta inevitable hermanar su silueta con la de un guía espiritual cuyas palabras han sido tomadas como mantras por los escuchas que hoy, de manera vehemente, atienden cada una de sus estrofas.
En trance, algunos miembros de la audiencia inspeccionan cada milímetro de la abundante barba de su mentor mientras otros prefieren hacer lo propio con su larga cabellera; el resto, elige cerrar los ojos, hacer un viaje interior lejano, tal como estila en casa siempre que se descalza para practicar yoga.
Nacido en Washington y con el piano en el rol de cómplice a temprana edad gracias a sus padres, el cantante se relacionaría con la flauta y otros instrumentos de viento para desarrollar un lenguaje sonoro que tras quince años de trabajo cuenta con una discografía donde, además de ejecutar muchos de los instrumentos que integran ésta, escribe y produce su propio temario. En su andar, el músico ha conseguido codearse con personajes como Joan Baez y Deepak Chopra y hacerse de los halagos de Bruce Pavitt (fundador del sello Sub Pop), quien sin empacho calificó a su paisano como un prodigio; “es uno de los más talentosos artistas que he conocido”, llegó a decir. Una sentencia que puso atentos a los seguidores de Devendra Banhart que hoy se dan cita ante el “Charanguero”.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Precedido por Daniel Ruiz y Álvaro Saldaña en los micrófonos, el autor de True Heart manufactura un espectáculo donde va del murmullo melódico a la euforia rítmica para despedirse con una serie de “cantos espirituales del sur”, como él mismo los denomina, que permiten que la audiencia salga del foro con la respiración en calma tras saber del viento y sus cantares, del amor, de las flores, de la tierra mojada a través de “La ventana”. Y es así, con las cortinas corridas, que queda claro que esta noche a pocos les importan las trincheras que conservan los comercios que venden álbumes, porque para ellos las discografías más significativas anidan en el alma, ese lugar inasible donde todas las músicas caben y los aplausos nunca se detienen.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.