jueves, 12 de diciembre de 2013

Paté de Fuá: Un tren al pasado

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

12 de diciembre, 2013 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotor: FUAAN Financiera S.N.C. – Yayo Producciones y Asociados S.A. de C.V.

David Cortés
No hay anuncio ni indicaciones, tampoco señalización, pero los presentes están habituados. No buscan el andén, pero sí la mejor manera de acomodarse, de estar allí cuando este tren de la alegría arranque. Es una travesía con Paté de Fuá, así que unos pequeños aditamentos no están de más: una boina, algún collar de cuentas bastante largo, tal vez una pluma en el cabello, tirantes y ganas de evocar, de trasladarse en el tiempo, de viajar al pasado.

En 2007, el ahora septeto comandado por Yayo González lanzó una primera placa titulada Música moderna. Parecía una broma, porque al escucharlo uno se topaba con valses, dixieland, polkas, tango, charleston, jazz manouche, todos ritmos de principios del siglo XX. Tal modernidad no se hallaba en ninguna parte.
El grupo, ganador de una Luna del Auditorio Nacional en 2010, en sintonía con otros colectivos del orbe dados a practicar formas musicales similares, no cejó en su empeño y hoy recogen los frutos de esa tenacidad. Su música, plasmada en cinco discos, uno de ellos en directo, es un fenómeno intergeneracional; comenzó por gustar a los jóvenes y éstos contagiaron a sus padres. Suena exagerado, pero en su corte de fanáticos también se cuentan los abuelos, aunque esta vez ninguno ha asistido a la convocatoria.
¿Algún secreto? El talento de sus integrantes, habituales de la escena del jazz y rock, pero versátiles, lo cual se expresa en la técnica y ejecución de sus instrumentos. Espectacularidad: el serrucho tocado con arco, el lavadero —una reminiscencia del skiffle—, un gran tambor digno de un desfile y muchos platillos de diversos tamaños. Además, la batería es como una máquina que trepida e invita a los demás a seguirla; es un ritmo machacón que no cesa e impele a los músicos a sublimarse, pero al mismo tiempo a divertirse. Si por momentos las bocinas nos brindan una panoplia de sonidos casi circenses, sobre el escenario los instrumentistas bailan y se agitan para transmitir no calor, sino una diversión extrema que contagia a los aquí reunidos.
Porque un concierto de la troupe liderada por González no es lo mismo si el humor no aflora. Y encima, como gema titilando, están unas letras que cuentan historias que van desde la escolapia adelantada en la escuela, pero reprobada en amores, hasta el fantasma que suspira por la hija del enterrador.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Incluso estrenan material de un disco próximo (“Vamos a morir”) y repasan algunas versiones de temas compuestos por Vicente Garrido (“No me platiques más”) y José Alfredo Jiménez (“Paloma querida”), siempre bajo esa firma propia del combo que es pasar las composiciones por una pátina del pasado, esa tela que tiene regusto a nostalgia, pero que, paradójicamente, se escucha fresca y espontánea.

Programa
La colegiala / El medallón / Mujer que te peinas / El fantasma enamorado / Invitación al vals / No me platiques más / Amparito / Muñeca / La canción del linyera / The Pulent Rag / ¿A dónde vas? / Paloma cruel / Vamos a morir / Paloma querida / Nato a Barazra / Celoso y desubicado / El supermercado / El tren de la alegría.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.