viernes, 24 de enero de 2014

Lupita D’Alessio y Yuri: Como una sola

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional


Tour Siempre amigas / 21 al 24 de noviembre, 2013; 24 y 25 de enero, 22 y 23 de febrero, 2014 / Ocho funciones
 2:15 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.


Rodrigo Farías Bárcenas
Tratándose de dos solistas reconocidas internacionalmente, el sensible tema de quién le abre a quién se resuelve de la mejor manera: dejando que ambas le den la bienvenida al público. Yuri canta “Te estás pasando”, un tema característico de la D’Alessio y ésta se le une interpretando “El apagón”, conocido en el estilo de la veracruzana. Tanto la parte musical como el diseño de luces contribuyen a crearles un clima de magnificencia, con incesantes cambios y movimientos caleidoscópicos, que nos envuelven en una imaginaria bóveda celeste.
El espectáculo se desarrolla con una dinámica muy ágil, que alterna segmentos individuales con duetos, cada quien con sus canciones o intercambiándolas, aportando rasgos personales. Por ejemplo, el sensual atrevimiento de Yuri como bailarina en “Cuando baja la marea”, y la fuerza de carácter y talento histriónico de Lupita en “Inocente pobre amiga”.

Las anfitrionas se presentan en el Auditorio Nacional cuando una tiene como antecedentes discográficos más inmediatos dos compactos en tributo al Festival OTI (Yuri); mientras que la otra acaba de lanzar un álbum con temas inéditos, Cuando se ama como tú, el número cincuenta y cinco de su carrera (D’Alessio). Es la primera vez que, reunidas, presentan un espectáculo completo.
Como preámbulo a uno de los duetos, Yuri se refiere a la similitud que hay entre las vidas de ambas. Cuenta que han sido “coquetas”, “necias”, “temperamentales”, “con un amor en cada puerto”. Y, sin entrar en más detalles, pide un aplauso para Dios por haberlas rescatado, haciéndolas personas diferentes. En seguida cantan “Imposible amarte como yo”, dedicándola a “todas aquellas mujeres que se sienten solas”.
No se percibe forzado el intercambio de repertorio, cuya estructura excluye las canciones que definen identidades: “Mudanzas” y “Mentiras”, en la voz de D’Alessio, y “Maldita primavera” y “Detrás de mi ventana”, con Yuri. Al cantarlas en forma sucesiva, involucran al público, conformado por gente mayor de treinta años, destacando el sexo femenino, en pleno crescendo emocional. Quien provoca el aplauso más sonoro es D’Alessio, no sólo en ésta sino también en otras de sus intervenciones. Su compañera la reconoce en varias ocasione nombrándola “maestra”.
Hay tendencias temáticas comunes. Por ejemplo, el frustrado anhelo de ser libres a través de la relación amorosa, debido a los celos en la pareja, infidelidad, o mutua incomprensión: el amor es un sentimiento nostálgico, asociado a la pérdida. También se hermanan por la actitud de afirmación femenina, no exenta de soberbia: reclamar, no dejarse, mostrar un abierto desprecio por la indiferencia o supuesta superioridad masculina. Otra coincidencia es la expresión desinhibida del deseo, pero es Lupita D’Alessio quien la lleva al máximo cuando en el encore interpreta “Acaríciame”, con elocuentes movimientos corporales y una puntual congruencia entre gestos y palabras. 

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Cuando se acerca el final, viene a cuento una reflexión previa de Yuri: “Lupita y yo somos seres temperamentales, pero todo fluye cuando Dios está en medio de nosotras”. Y sí, se ven renovadas, felices, unidas. Al presentar temas que son como sus firmas, “Ese hombre” y “¿Es ella más que yo?”, los integran más allá de la mera yuxtaposición que hay en un popurrí y se sincronizan a tal grado que parecen una sola cantante, provocando una emocionada ovación de pie. Mientras abandonan el escenario con lentitud, miran de frente hacia la audiencia, levantando sus brazos hacia el cielo en señal de gratitud. 

Vigentes, no “ochenteras”
Lupita D’Alessio (Baja California, 1954) y Yuri (Veracruz, 1964) iniciaron sus carreras discográficas en los años setenta, en 1972 y 1978, respectivamente. Pertenecen a generaciones diferentes, sin embargo, ambas deben su popularidad en gran medida al apoyo que tuvieron de los medios de difusión, llegando a ser reconocidas en el mundo de habla hispana.
Hoy en día la televisión ya no cuenta con programas promocionales como los dirigidos por Raúl Velasco y la radio se muestra desdeñosa con artistas de trayectorias respetables. Pese a la ausencia de esta clase de resonancia masiva, Siempre amigas es una producción que las confirma como dos de las intérpretes que tienen más audiencia en la música mexicana actual. Y contribuye a ubicarlas en un contexto contemporáneo. En esto tienen mucho que ver los recursos escénicos y el diseño de luces, propios de un espectáculo de nivel internacional, pero sobre todo son los arreglos musicales los que renuevan temas de sobra conocidos, con una sonoridad orquestal, la energía de un grupo de rock, elementos de funk, disco y la flexibilidad propia del jazz. En el show participan tres teclados, dos bajos, dos guitarras, sección de metales, un percusionista, batería y dos coristas. El resultado es muy diferente al anacronismo de las grabaciones, concebidas según lineamientos de las disqueras con parámetros en su momento en boga. Lupita y Yuri han sobrevivido y están vigentes a pesar de los altibajos. Ponerles la etiqueta de “ochenteras” es un error. (R.F.B.)

Programa
Yuri y D’Alessio: Te estás pasando / El apagón / Yuri: Yo te pido amor / De qué te vale fingir / Cuando baja la marea / D’Alessio: Inocente pobre amiga / Ni guerra ni paz / Lo siento mi amor / D’Alessio y Yuri: Todo mi corazón / Aquí estoy / D’Alessio: Esperanza / Leona dormida / D’Alessio y Yuri: Imposible amarte como yo / De parte de quién / D’Alessio: Mudanzas / Mentiras / Yuri: Maldita primavera / Detrás de mi ventana / D’Alessio y Yuri: Ya no regreso contigo / Como tú / Yuri: Qué ganas de no verte más / D’Alessio: No puedo más / Déjala / D’Alessio y Yuri: Amiga mía / Yuri: Quién eres tú / D’Alessio: Acaríciame / D’Alessio y Yuri: Ese hombre / ¿Es ella más que yo?



1 comentario:

Martha Ninfa Encalada Torres dijo...

Bitácora de Yuri, nos transporta al pasado maravilloso en donde los artistas ofrecían al mundo lo mejor de su vida musical. Yuri, la fuerza vital que maravilló hace décadas pasadas, vuelve a sacudir las emociones de sus fans que siempre la hemos recordado con respeto y admiración.
¡Qué emoción volverla a ver! Deslumbrando con su habilidad escénica, con su mágica voz que siempre embrujó los corazones enamorados de todos.

Siento mucha alegría porque su carrera continúe hasta trascender el futuro.
La admiraré por siempre, porque es una artista eterna. Su voz, una magia de amor que cautivó y cautivará eternamente.

Mi admiración porque ha decidido poner en su corazón, en primer lugar, a Dios, el Creador de las galaxias y sistemas planetarios, el Dador de la vida. El que da esperanza a todo acto de amor que nace del hombre.

Felicidades a Yuri

Cordialmente,
Martha Ninfa Encalada Torres

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.