viernes, 15 de noviembre de 2013

La Rumorosa: Tradición puesta al día


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Lamento / 15 de noviembre, 2013 / Función única / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: Xavier López Miranda

Rodrigo Farías Bárcenas
Una forma de contar lo que sucede en este concierto es dar cuenta de la concurrencia, pero no como sinónimo de público, sino como un término equivalente a convergencia y confluencia. Incluye a quienes están aquí de forma simbólica por ser parte de una tradición que La Rumorosa transmite y renueva. Tradición implica transmitir, converger, confluir: concurrir. 


Desde el inicio se reconoce a la sinaloense Amparo Ochoa, una de las principales intérpretes de música popular, ya fallecida, como la más notable de esas presencias significativas. María Inés Ochoa, hija suya, heredó su talento, hermosura y autenticidad. También su amor por la canción mexicana, junto con la convicción de preservarla y actualizarla. Presencias similares son la del compositor Marcial Alejandro, también desaparecido, padrino espiritual de La Rumorosa (gracias a él se conocieron los generadores del proyecto, María Inés y Xavier López Miranda); y la de Óscar Chávez, por haber mostrado a la cantante que son compatibles el amor y la conciencia social. 

El de La Rumorosa es un espectáculo muy completo, basado en la fuerza del conjunto y particularmente en la mancuerna que forman Xavier ―tecladista, productor, arreglista― y María Inés. Aquél dirige al colectivo de músicos y es el principal responsable de que en el repertorio coexistan la tradición y la modernidad. Sus arreglos integran lo aparentemente incompatible, por ejemplo, el tratamiento electrónico ―a la manera de Portishead― con el sentimiento de la canción ranchera. Por lo que toca a María Inés, canta con una pasión absoluta, dejando ver su fuerza de carácter, tanto como su flexibilidad para la expresión de las emociones. Su imagen toda ―vestido, joyería, maquillaje― es reflejo del cuidado puesto en todos los aspectos de la producción. La connotación es de aire juvenil, actualidad y rasgos mexicanos. 
La secuencia de las canciones permite identificar otra parte de la concurrencia, todos ellos intérpretes y compositores que han convergido, a partir de los setenta, en el movimiento de la nueva canción: La Nopalera, Tania Libertad, Betsy Pecanins, Eugenia León, Guadalupe Trigo, entre otros.
La Rumorosa está siguiendo huellas, pero es claro que tiene su propia manera de poner al día la música mexicana (banda sinaloense, norteña, son, huapango, bolero, ranchera), incorporando compositores (Andrés Calamaro, Café Tacvba) y corrientes musicales no contempladas por generaciones anteriores (trip hop y otras variantes de la música electrónica) o temas que hacen referencia a tópicos del presente, como la Internet, en otras épocas impensables.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Lamento es un espectáculo que apunta hacia el futuro, hacia la diversificación musical, búsqueda de más público y consolidación de un proyecto relativamente nuevo, pero impulsado por músicos con años de experiencia. La inclusión como invitada de Valgur, joven cantante juchiteca, revela que La Rumorosa, además de recibir y actualizar la tradición, también prepara el camino para que ésta se transmita a las nuevas generaciones.


Programa
Valgur: Fucsia / Nada más bonito / Viento / Hielo / Guapa / Prepara las velas / Trébol / Cúspide / Mazunte.
La Rumorosa: Esta mujer / Sin documentos / Para no olvidar / Eres / Mentiras / Ya no te quiero / Primero amor / La noche de mi mal / No me amenaces / Algo contigo / Golpe traidor / El sinaloense / Luna / Lamento / Viviré / Gravedad / Mi ciudad / Gavilán. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.