domingo, 17 de noviembre de 2013

Edith Márquez: De la taquilla al escenario


Foto: Chino Lemus / Colección Bitácora del Auditorio Nacional


Emociones / 17 de noviembre, 2013 / Función única / 
3:00 hrs. de duración / Promotor: Ambresquilla, S.A. de C.V. 

Jorge R. Soto
El pasado 15 de agosto, Edith Márquez, en un movimiento insólito para una artista de su categoría, sorprendió a sus seguidores al ubicarse en la taquilla del Auditorio Nacional para iniciar la venta de boletos de este concierto. Sus seguidores, algunos formados desde la madrugada, esperaron pacientes a que la también actriz mexicana levantara la cortina y diera inicio a esta tarea.


En dos horas, la artista desplazó seiscientas veintiún entradas. Posteriormente, al pie de la Luna de Juan Soriano, hizo una entrega acústica de algunos temas, acompañada sólo por un guitarrista. Tal fue el singular preludio a la actuación de esta noche.

Edith Márquez se presenta con la seguridad que le proporciona la experiencia acumulada desde su infancia, cuando participaba en programas de concurso, posteriormente en teleseries y luego como integrante del grupo Timbiriche. Al abrazar una carrera en solitario grabó, con tres compañías discográficas, once álbumes de estudio.
Con esta historia a sus espaldas, Edith aparece en la parte superior de una amplia escalinata roja que recuerda a los musicales de Hollywood, desciende lentamente y desglosa las canciones que, en diferentes épocas, han apuntalado su carrera. Para realizar ese recorrido es apoyada por trece elementos de gran solvencia instrumental, capaces de traspasar géneros musicales con enorme facilidad.
Edith se ha distinguido por cantarle al amor, pero sobre todo al despecho: …y que le agradezco que te enamorara tan perdidamente / que si algún día se siente perdida / no dude en llamarme (“Entre ella y yo”). También a la sosegada aceptación de la inevitable ruptura: Dejémoslo así / mantente alejado / quisiera olvidar que en tus brazos estuve tan enamorada / dejémoslo así / ya todo ha pasado (“Dejémoslo así”); y a la desesperación por la pérdida del ser amado: Pero ese beso lo dijo todo / me dijo que alguien más te ha enamorado / que ya no me amas, que todo acabó (“Ese beso”).
Histrónica, Edith Márquez no interpreta fríamente las canciones. Sin importar que en muchos casos no sean suyas, ella las habita, las actúa, gesticula, frunce el ceño, se muestra iracunda o triste, dependiendo del tema de la composición. Hace pausas, deja que la inunde el griterío y es capaz de transmitir esos sentimientos a una multitud integrada, en su mayoría, de mujeres que se identifican con sus palabras.
Sin embargo, no es sólo su voz ―capaz de emitir tonos graves o alcanzar modulaciones altas sin aparente dificultad― lo que distingue su quehacer, es también el interés por diversos géneros que la lleva a incursionar en el pop, los boleros rancheros, la salsa, la bachata, combinando en un solo tema distintos estilos con notable efectividad. Este tipo de experimentación la lleva a acompañarse del Mariachi Gama 1000 que, junto con su grupo inicial, produce un bien estructurado sincretismo.
Varios invitados comparten el escenario con Edith, uno de ellos es Armando Ávila (productor de artistas como Gloria Trevi, Rodrigo Rojas, Anahí y de la propia Edith Márquez, entre otros), quien entrega “Soñé que te perdía”, una suerte de bolero-ranchero-pop en el que la guitarra eléctrica reclama el papel protagónico.
Jorge Avendaño (productor de cuatro de los álbumes de la cantante) inicia una introducción al piano mientras ella se dirige al público: “Quiero festejar la salud de mi familia. Cantar esta canción es muy difícil, pero hoy festejamos la vida, le agradecemos a Dios la salud”. “Memoria del corazón” es el tema en el que participan ambos y tanta es la emoción que le provoca, que lágrimas descienden por el rostro de Edith, anudando su garganta al grado de impedirle seguir. El público llena ese espacio con aplausos. La intérprete, no aclara el motivo del llanto, toma unos segundos, se recompone y termina con elegancia.
 
Foto: Chino Lemus / Colección Bitácora del Auditorio Nacional

Se proyecta un video en donde la fallecida cantante Rocío Dúrcal interpreta un fragmento del tema “La gata bajo la lluvia”. Al terminar, Márquez afirma: “Hoy rendimos homenaje a la española más mexicana. Ella me inspiró a ser artista, para seguir esta carrera”. Inmediatamente después realiza su propia versión de esta obra original de Rafael Pérez Botija.
Esta noche Edith Márquez ha sido generosa al abrir el baúl de los recuerdos, ofrecer sus más recientes temas y recorrer, con paso firme, un territorio que ha pisado con fortaleza durante casi tres decenios y lo hace cabalmente. 

El camino a la cima
Edith Márquez es de esos casos raros en que una actriz y cantante infantil se desarrolla y madura como artista, solidificando su carrera a través del tiempo, del estudio, del coraje y de la buena dirección artística.
Mucho tiempo ha pasado desde que inició su trayectoria siendo una niña de nueve años, obteniendo el primer lugar en el concurso Juguemos a cantar (1982), para luego obtener el premio de la competencia Canta, canta (1984), piedra de toque que la impulsaría a aparecer como invitada en diversos programas, festivales musicales y tener breve participación en una de las encarnaciones del musical Vaselina.
A los trece años inició la consolidación de su carrera actoral participando en el programa Papá soltero, al lado de César Costa, durante siete temporadas, para más adelante sustituir a Mariana Garza en el grupo vocal Timbiriche, donde permaneció cuatro años. 
Finalmente, decidió seguir una carrera solista y en sus inicios puede notarse la influencia de Rocío Dúrcal en sus inflexiones vocales, sin embargo, la intérprete y compositora mexicana ha encontrado su propia voz y un estilo personal. (J.R.S.)

Programa
Opening / Quisiera / No te preocupes por mí / Por hablarle de ti / Mi nombre -Entre ella y yo / Mi error, mi fantasía / Con Armando Ávila: Soñé que te perdía / El último beso - Me voy / Ese beso / Con Jorge Avendaño: Dos recuerdos / Memoria del corazón /Aprende de mí / El primero - Cuando grita la piel - Dónde va el amor / Con Aitor: Quiero que me odies / Dejémoslo así / Quién vive en tu piel / Secreto de amor / Veneno en la piel / Lamento borincano / La gata bajo la lluvia / Llamarada / Procuro olvidarte / Total / Sin él / La camisa negra / Ódiame / Todavía / Burbujas de amor / Te quiero, te quiero / Hasta que amanezca / Mírame / Dejémoslo así (bis).


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.