martes, 29 de octubre de 2013

Ana Moura: Fiel a sí misma


Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Desfado tour 2013 / 29 de octubre, 2013 / Función única / 1:50 hrs. de duración / 
Promotores: FUAAN Financiera S.N.C. – Embajada de Portugal en México –
 Liga Te. Organización de Eventos, Marcas, Artistas y Productos S. de R.L. de C.V. 

Fernando Figueroa
Ana Moura (Santarém, Ribatejo, Portugal, 1979) es una de las voces jóvenes más representativas del fado; su fama se disparó al cantar, en 2007, “No Expectations”, al lado de los Rolling Stones, en el estadio José Alvalade, en Lisboa. Hoy está en México y su voz suena a saudade, sí, pero también hay mucha alegría, algo de pop y un remate ranchero.


Los Stones la habían conocido en un club de fado lisboeta “lleno de humo”, según ha dicho Mick Jagger: “Ella apareció vestida de negro, cerró los ojos y comenzó a cantar”. Los músicos británicos ya sabían de la existencia de Moura porque el saxofonista Tim Ries la incluyó en el álbum Stones World (Rolling Stones Project II), donde la artista canta “Brown Sugar”, además de la mencionada “No Expectations”, cuya melancólica letra se ajusta al tradicional género portugués.
Moura también aparece en el Lunario con un vestido oscuro, largo y entallado; casi nunca cierra los ojos y canta con su dulce voz de contralto. Presenta Desfado (2012), un álbum producido por Larry Klein en Los Ángeles, con el propósito de darla a conocer internacionalmente. Y aunque el fado se percibe en casi todos los temas del programa, hay múltiples coqueteos con el pop, que estalla en inglés con “A Case of You”, el éxito de Joni Mitchell.
Admiradora incondicional de Amália Rodrigues (“lo tenía todo”), Moura saluda al público con un español muy aceptable y promete humildemente “una noche agradable”. Más tarde se dirige en su idioma a la comunidad portuguesa, que esta noche es mayoría.
Ana Moura ha explicado por qué sus presentaciones no son un catálogo de fatalismo: “El fado tradicional también puede ser alegre, con letras muy irónicas. Al mismo tiempo, es sensual. Antiguamente, las parejas lo bailaban cuerpo con cuerpo. Yo reivindico ese fado sensual, misterioso” (Vanity Fair España).
En efecto, sobre el escenario hay una sensualidad elegante. Keith Richards dijo en su momento que Moura “tiene una linda voz y es muy hermosa”.
La acompañan un teclado eléctrico, bajo, percusiones y dos guitarras, una de ellas portuguesa (especie de cítara) que marca la ruta a seguir y recibe carretadas de aplausos, al punto de que la cantante le pregunta al instrumentista: “¿Acaso tienes mucha familia aquí?”
Desfado ha recibido elogios y críticas por igual en Portugal; los primeros hablan de renovación y los segundos de traición. Ella ha respondido echándose para adelante: “No me preocupa mucho lo que opine la gente, lo más importante es ser fiel a mí misma”.
 
Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional
Por eso no es de extrañar que al final del concierto interprete en español “Cucurrucucú, paloma” y que como preámbulo explique: “Esta canción les gusta mucho a mis papás y la cantaban cuando yo era niña”. Entonces se comprende que un compositor zacatecano como Tomás Méndez puede ser considerado más fadista que el fado. 

Programa
Havemos de acordar / Amor afoito / E tu gostavas de mim / A fadista / Fado Franklin / Porque teimas nesta dor / A Case of You / Até ao verão / Fado alado / Bailinho à portuguesa / Desfado / Cucurrucucú, paloma / Loucura / Fadinho serrano.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.