viernes, 20 de septiembre de 2013

Madame Recámier: La renovación del pop

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

ImaGina / 20 de septiembre, 2013 / Función única / 1:10 hrs. de duración /
Promotor: F.R.J. y Asociados, S. A. de C.V.

David Cortés
Madame Recámier (Gina Recámier), toma aire, mira a su público, y les dirige unas palabras de agradecimiento. No es un largo discurso, apenas un par de frases, suficientes para reafirmar un vínculo nacido con Chocolate (2010), el primer disco de esta novel compositora, y que ahora se renueva con ImaGina (2013), su segunda producción.


La cantante aparece rodeada de un cuarteto, más una sección de metales. Y si de entrada algo llama la atención, es el poder con el cual acometen las canciones. Sí, cada una de ellas podría ser un tratado de sutileza, pero en directo no les falta enjundia, un condimento que hace del recital de esta noche un platillo diferente.
Hay ciertos referentes como Fionna Apple o Regina Spektor que llegan a la cabeza conforme las canciones se van desplegando en directo, pero Madame Recámier y compañía buscan imponer su sello, una impronta que se afinca en la tradición de ese pop fecundado en Inglaterra y en el cual encontramos finos arreglos, melodías bien construidas, letras interesantes e influencias de folk.
Y eso propone esta noche Madame Recámier, una compositora que además de escribir música para obras de teatro, fue ganadora de la Beca María Grever (2010-2011) para Composición de Canción Popular Mexicana, que otorgan el Auditorio Nacional, la Fundación Alfredo Harp Helú, el FONCA, la Secretaría de Cultura del GDF, Fundación Azteca y la Academia Latina de Grabación, con el apoyo de la SACM.
Guapa, con carisma, Madame Recámier sabe que además de esos dones de la naturaleza, posee talento, y eso es lo que solventa su presentación. Su voz es grácil, meliflua, muy maleable, pero está lejos de enfocarse a interpretar sus canciones como si fueran un susurro o copias malas de dream pop; en vez de eso, uno piensa al escucharla sentada al piano, en la figura de una Tori Amos.
Y en el instante en que su voz acompaña a Aleks Syntek (de quien alguna vez fuera segunda voz y guitarrista), aparecido aquí para dar el espaldarazo a la cantante en su proyecto en solitario, ella sabe cómo ir al fondo, servir de acompañamiento y emerger cuando el tema así lo amerita. Este dueto, sorpresivo para la mayoría, es sin duda uno de los momentos claves del concierto.
 
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Hoy, el trayecto es breve porque la obra de Madame Recámier aún está en proceso de construcción; pero es una noche que anuncia a una compositora de posibilidades, una mujer que dice hacer vintage pop y no está a la búsqueda de una voz, porque ya la ha encontrado, sino de la maduración que le permita encarar el amor y el desamor con menos recovecos, de formas más directas, incluso crudas.

Programa
Quiero / Hmmm / Arriba las manos / Vete / Enamórate de mí / Pam, pam, pam / Mira, mira / Be the Rocket / Con Aleks Syntek: Sexo, pudor y lágrimas / Hold Me / Más que ayer / Me marcho a la guerra / Luz verde.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.