domingo, 29 de septiembre de 2013

Lila Downs: Madrina de la Guelaguetza

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Pecados y milagros / 29 de septiembre, 2013 / Función única / 2:25 hrs. de duración / 
Promotor: Westwood Entertainment S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
En un abrir y cerrar de ojos, los pasillos de la parte baja del Auditorio Nacional se transforman en las calles de un pueblo de Oaxaca, por donde desfilan los tradicionales gigantes de carrizo y cartón, los toritos, el diablo, los estandartes con imágenes religiosas y las chinas con sus ofrendas de flores. Un trombón encabeza la calenda, es decir, la invitación al jolgorio.


El escenario del Auditorio es el equivalente al Cerro del Fortín, en la capital oaxaqueña, donde desde hace ocho décadas se celebra la Guelaguetza, fiesta por excelencia que simboliza la fraternidad de las etnias de ese estado. Los mayordomos vendrían siendo los músicos invitados; y la madrina principal, por supuesto, Lila Downs, quien carga en su cabeza una canasta con flores secas que reproducen la imagen de la Virgen de Guadalupe.
En julio pasado, Downs promovió oficialmente la Guelaguetza, y esta noche trae una muestra representativa de tan magno acontecimiento. En el escenario hay más de medio centenar de personas rodeándola: una banda típica de alientos (Tierra Mojada), su grupo de cabecera (Banda La Misteriosa), y bailarines de varias regiones de Oaxaca. Más una que otra sorpresita.
La Guelaguetza es ejemplo del sincretismo religioso y festivo; su origen se remonta a la época prehispánica, como un rito en honor de la diosa Centéotl, protectora de los sembradíos de maíz. Por ello, no es extraño que el pedestal del micrófono de Lila Downs esté convertido en una enredadera con mazorcas y hojas secas del grano que sostiene la vida de los mexicanos.
Con este majestuoso marco ―enriquecido con una escenografía que remite a imágenes votivas y escenas del México de ayer― la compositora e intérprete ofrece las canciones tradicionales que hablan de mitos, mezcal y molienda, las mismas que su madre le cantaba en mixteco. Y las ofrece no tal cual sino con audaces arreglos, contraindicados para mentes conservadoras. Asimismo, en sus temas da rienda suelta a la cumbia, al son y al corrido norteño.
Con el gen de la experimentación desatado, se acompaña del Trío Los Panchos “para hacer algo que no me había atrevido antes y ahora se los entrego como una ofrenda”. Entonces interpreta “El día que me quieras” y “¨Piensa en mí”, esta última dedicada a Chavela Vargas, “quien seguramente está en estos momentos con nosotros”. A petición de Lila, miles de asistentes encienden sus teléfonos celulares, creando una imagen en movimiento que enchina la piel, sobre todo porque el espíritu de la chamana parece rondar por aquí.
Cuando Chavela Vargas conoció a Lila Downs, en la Residencia de Estudiantes de Madrid, cantaron juntas en petit comité. En esa ocasión, la costarricense dijo que la oaxaqueña traía el alma en la garganta, y desde entonces la nombró su sucesora; luego confirmaría tal designio en una conferencia de prensa y en un concierto. El público de Chavela tomó nota y se cuadró, tal como se comprueba aquí y ahora.
Los siguientes invitados son los integrantes de la Internacional Sonora Santanera, que inician su participación con un popurrí arrabalero, de rompe y rasga, y luego apoyan a la anfitriona en “Perfume de Gardenias” y “Tu voz”; Downs comenta que la célebre orquesta la invitó a participar con este último tema en su próximo disco, de inminente aparición.
Y si Chavela no le temía a nada, Lila Downs tampoco, así que no tiene empacho en anunciar la presencia de 3Ball Monterrey, integrado por jovencitos regios que ya traspasaron la frontera del nopal con sus remixes. Amalgamados, ofrecen “Inténtalo”, original de Don Omar.

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional


Lila canta "Cruz de olvido" con Lorenzo Negrete, quien heredó la tesitura de su abuelo Jorge, el Charro Cantor. A don Armando Manzanero le corresponde entregar a Downs un reconocimiento de su compañía discográfica por las altas ventas de Pecados y milagros (2011, Sony), al tiempo que la felicita “porque actualmente es muy difícil lograr algo así, ya que ahora basta apretar un botón en Internet para conseguir lo que sea”.
Los bailes de la Guelaguetza y la música de la banda Tierra Mojada regresan para un final feliz, el moño que le faltaba a este entrañable regalo con aroma a mole negro.

Una vida de película
La mayoría de los admiradores de Lila Downs saben que nació en Tlaxiaco, Oaxaca, de madre oriunda de esa región, y de padre estadounidense de origen escocés. Siendo niña, aprendió a cantar temas en mixteco y español. En la adolescencia estudió ópera en Los Ángeles y luego antropología social y canto en Minnesota.
Lo que sólo sus fans conocen es que, durante un par de años ―entre la estancia en California y Minnesota― se unió a la caravana de la banda Grateful Dead y vivió su experiencia hippie de manera intensa. Ella ha dicho que fue una época de “búsqueda interior y sentido de pertenencia”. En una charla nos confesó que, en esa época, “las mujeres estudiábamos y trabajábamos (vendiendo joyería artesanal), mientras que los varones no hacían nada”.
Las conclusiones a que llegó luego de recorrer Estados Unidos de cabo a rabo, fue que todo ser humano puede ejercer su libertad bajo cualquier circunstancia, pero que siempre debe haber límites.
Con toda esa experiencia a cuestas, se introdujo en la canción tradicional mexicana y la revitalizó con audaces grabaciones: Ofrenda (1994), La Sandunga (1999), Tree of Life (Yutu tata) (2000), Border (La línea) (2001), One Blood (Una sangre) (2004), La cantina (2006), Shake Away (2008), Pecados y milagros (2011). (F.F.)

Programa
Mezcalito / Tú cárcel / La iguana / La bamba / El tren del cielo / Fallaste corazón / Vámonos / Jarabe ejuteco / Los Panchos: Popurrí / Con Los Panchos: El día que me quieras – Piensa en mí / La Internacional Sonora Santanera: Popurrí / Con La Internacional Sonora Santanera: Perfume de Gardenias – Tu voz / Cucurrucucú, paloma / Zapata se queda / Cumbia del mole / Con Lorenzo Negrete: Cruz de olvido / La madrugada / Con 3Ball Monterrey: Inténtalo / Palomo del comalito / Un mundo raro / La Sandunga / La Llorona / Con Los Panchos: Un poco más / Naila / Tacha la teibolera / Banda Tierra Mojada: El vuelo del abejorro.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.