viernes, 2 de agosto de 2013

Carlos Ann: La victoria sobre uno mismo

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Agatsu / 2 de agosto, 2013 / Función única /
 1:55 hrs. de duración / Promotor: Flor Romero Reyes

David Cortés
El trayecto es sórdido, intenso. La atmósfera, hasta el momento, ha estado impregnada de sonidos sinuosos, guitarras aceradas que hienden la oscuridad, unas percusiones de corte militar y unos teclados que ahora subrayan la densidad del ambiente. Sin embargo, Carlos Ann, al frente de todo este entramado, llama al cambio y la música gira, el beat se torna más ansioso, rápido, machacante.


La negrura no decrece, probablemente se vuelve más angustiante por los sonidos sintetizados que enmarcan la voz de un Ann que controla a la audiencia con sus gestos y movimientos, por instantes espasmódicos. Su talento, además de vocal, radica en la gestualidad, en ese frenesí con el cual corona sus movimientos y que, también, le sirven para imprimir fuerza, drama e intensidad a cada una de sus interpretaciones.
Esta noche, el vocalista presenta Agatsu (la victoria sobre uno mismo, en japonés), su más reciente álbum, una producción vigorosa en la cual el catalán regresa a sus orígenes, a esa música permeada por la electrónica de los años ochenta, un sonido a veces frío, maquinal y en donde buscó exorcizar sus demonios y ahuyentar los fantasmas dejados por el fallecimiento de su padre.
Ann, quien ha colaborado con Enrique Bunbury y Nacho Vegas, musicalizado poemas de Juan Gelman (Carlos Ann y Mariona Aupí en Gelman, 2011 ) y Leopoldo María Panero (Panero, 2004), escrito un poemario (Líneas perdidas) y versionado a José Alfredo Jiménez (Brindando a José Alfredo Jiménez, 2010), inicia una nueva etapa en su trayectoria, pero sin renunciar a su pasado.
A manera de celebración, hoy se hace acompañar por Pascual Reyes en un tema de tonalidades grises; Fernando Rivera Calderón sube a la poesía del cantante y, como siempre, se entrega sin cortapisas. También pasa lista de asistencia Demián Gálvez de Centavrvs, y Líber Terán abre la puerta a Europa del Este en “Vudú”. 
En medio de este agitado vaivén de invitados, Ann cohesiona. Va de un lado a otro del escenario, baja de él, dirige a sus feligreses; su show tiene algo del espíritu de un cabaret y él se convierte en un actor, en uno de sus propios personajes, siempre subiendo el rasero, sin mostrar cansancio.
Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
 
El encore es a 180 pulsos por minuto y, para rematarlo, Carlos Ann llama a Camilo Lara, quien se ve abrasado por la fuerza que, para entonces, ha conseguido crear el compositor y le sirve de puerta para la despedida de una noche memorable.

Programa
Intro / Diciembre / La alegría es valiente / Paz y hogar / Varias vidas / Sombras chinas / Maldito viernes / Vámonos al mar / Anteayer / Erótika / Mundo holográfico / Rusa-rumana / Chica underground /Láudano / Volaré hacia las estrellas / Brindaré por ti / L’amour / Vudú / Va a entrar / Si tú quieres mi princesa / Tus besos son muy dulces / Dime / Hada.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.