miércoles, 14 de agosto de 2013

Big Band Jazz de México: La felicidad no es un sueño

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

XV Aniversario / 7, 14, 21 y 28 de agosto, 2013 / Cuatro funciones / 
2:45 hrs. de duración / Promotor: Ernesto Ramos – FUAAN Financiera S.N.C.

Fernando Figueroa
Si el talento pudiera cuantificarse por su peso específico (relación de volumen y carga), seguramente el escenario se vendría abajo esta noche. A la veintena de virtuosos instrumentistas de la Big Band Jazz de México (BBJM) se suman cinco cantantes de primer nivel: Gualberto Castro, Susana Zabaleta, Fela Domínguez, Rodolfo Loeza y Clayton. Todos por el mismo boleto.


El sexto invitado es Álex Carballo, quien canta un tema de su autoría con mucho swing (“A media luz”), pero lo verdaderamente suyo es tocar el trombón con maestría, hecho que le ha valido ser uno de los pilares del grupo que acompaña a Luis Miguel. La incrustación de Carballo en tres canciones resulta un eficaz aditivo para la BBJM; su director, Ernesto Ramos, agradece “el privilegio” y se declara fan del músico mexicano radicado en Los Ángeles.
Rodolfo Loeza y Fela Domínguez han actuado muchas veces al lado de la BBJM, y por ello basta una mirada entre ellos y Ramos para iniciar un tema, repetir algún fragmento o soltar las amarras de la improvisación. Loeza es un intérprete maduro, clásico, con estilo propio y cierta influencia de Frank Sinatra. Por su parte, Domínguez arrasa con su calidad interpretativa, juventud, belleza y soltura.
A la Zabaleta le corresponde acabar con el cuadro y romper la vajilla completa. Surge de entre las sombras portando botas negras, de tacón muy alto, que le llegan arriba de las rodillas, y un vestido corto del mismo color que acentúa sus curvas. Se presenta con una versión muy sensual de “Bésame mucho” y luego cuenta una graciosa anécdota a la que le agrega ficción de su cosecha; se refiere a una parranda en Japón y desfiguros antológicos por parte del líder de la BBJM.
Ya encarrerada, la Zabaleta abandona el escenario y recorre las mesas mientras ofrece “Piel canela”; pone a cantar a un buen número de espectadores varones, quienes nerviosamente balbucean frente al micrófono: Me importas tú, y tú, y solamente tú. A todos ellos les advierte que esta noche dormirán en el sillón o en la tina del baño.
El segmento final corresponde a Gualberto Castro y familiares que le acompañan física o emocionalmente. Llama a su primo Clayton ―dueño de una poderosa y sensible voz grave―, con quien interpreta “Llorando por dentro”, en honor del fallecido Jorge Castro (“mi compañero de cuarto de media vida”). Asimismo, dos sobrinas y una prima de Gualberto hacen coros en una festiva versión de “Alma mía” y, but of course, en “La felicidad”, tema ganador del Festival Internacional OTI 1975, celebrado en San Juan, Puerto Rico. Treintaiocho años después, sigue provocando euforia.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Ése parece un buen final, pero todavía hay un encore con la Big Band Jazz de México a solas: “In the Mood”, uno de los temas más famosos en la historia del jazz. Y seguramente Glenn Miller firmaría esta rúbrica a cargo de una banda que nació en Xochimilco y que tiene al Lunario como su casa veraniega desde hace una década.

Programa
Intro / You Got It / Con Rodolfo Loeza: For Once in My Life - Me & Mrs Jones - Todo pasará / Con Susana Zabaleta: Bésame mucho – Amor, no fumes en la cama – Piel canela / Con Fela Domínguez: Georgia in My Mind – Di que no es verdad - Cry Me a River – Take the a Train / Con Álex Carballo: All or Nothing at All - Emily – A media luz / Con Clayton: Cosas del alma / Con Gualberto Castro: Lady Is a Tramp / Con Gualberto Castro y Clayton: Llorando por dentro / Con Gualberto Castro: Alma mía – La felicidad / In the Mood.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.