lunes, 9 de septiembre de 2013

La audiencia: Su Majestad Helen Mirren

Foto: National Theatre de Londres

National Theatre de Londres presenta / 9 y 11 de julio y 9 y 13 de septiembre, 2013 / Cuatro funciones / 
2:20 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C. – Embajada Británica en México

Fernando Figueroa
El 20 de julio de 2009, el Lunario del Auditorio Nacional abrió por primera vez sus puertas a la proyección de montajes del National Theatre de Londres. Ese día fue posible ver a Helen Mirren como una atormentada Fedra que lucha inútilmente contra el deseo que le genera la presencia de su hijastro. Ahora, Mirren interpreta en La audiencia a la reina Isabel II, el mismo papel que le dio el Oscar y el Globo de Oro en 2007, por La reina.


En esa película de Stephen Frears, la actriz británica encarna a la soberana durante los días posteriores a la muerte de la princesa Diana. En cambio, en La audiencia la transformación es más impresionante, pues ella aparece en las reuniones semanales que ha tenido con los primeros ministros ―de Winston Churchill a David Cameron―, a lo largo de seis décadas.
Por supuesto que la presencia de Helen Mirren le da otra dimensión a esta obra, pero el texto de Peter Morgan es una delicia llena de mordacidad. Lo que sucede los martes en la noche entre la reina y los primeros ministros nunca ha trascendido al público, pero la imaginación de Morgan nos hace creer que realmente estamos fisgoneando a través de una cerradura del salón de audiencias privadas, una habitación azul adornada con obras de Canaletto y Gainsborough.
Tales encuentros muestran, a grandes rasgos, la personalidad de los políticos conservadores y laboristas que han habitado el número 10 de Downing Street, y al mismo tiempo crean un detallado retrato de Isabel II. La reina no sólo platica con ellos sino también consigo misma, con la niña-adolescente que aún no digiere la idea de convertirse en el fiel de la balanza de un imperio.
Seguramente las charlas de la vida real no se dieron tal como se plasman en el montaje de Stephen Daldry, pero no sería extraño que Churchill (Edward Fox) haya querido imponerse a la joven reina o que Margaret Thatcher (Haydn Gwynne) llegase alguna vez echando chispas por un reportaje adverso en The Sunday Times, elaborado a partir de “fuentes cercanas a la corona”. 
Quizás el personaje masculino más entrañable sea Harold Wilson (Richard McCabe), un primer ministro dotado de memoria prodigiosa, que termina su periodo tratando de evadir la enfermedad de Alzheimer. A John Major (Paul Ritter) le corresponde decirle a la reina que la monarquía está anquilosada y debe abrirse a la modernidad.
Charles Spencer, crítico de The Telegraph, señala que Peter Morgan (también guionista de La reina) ha sabido penetrar en el misterio que envuelve a la reina, mostrándola dotada de compasión, tolerancia, afecto y buen humor. Por su parte, Michael Billington, de The Guardian, ve en el personaje de Isabel II a un ser con vida interior y mucha soledad shakespeariana.
Momentos antes de la proyección de La audiencia ―obra con la que se cierra la temporada 2012-2013 del ciclo National Theatre de Londres presenta―, Justin Mckenzie, Ministro Consejero de la Embajada Británica en México, agradeció la presencia de Rafael Tovar y de Teresa, Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, y de Gerardo Estrada, Coordinador Ejecutivo del Auditorio Nacional, al tiempo que resaltó los lazos culturales que unen a ambos países. 
Mckenzie recordó que 2015 será El Año del Reino Unido en México y el Año de México en el Reino Unido, y luego dio paso a la proyección de un breve documental titulado Creativity is Great, acerca de la riqueza cultural y tecnológica de Gran Bretaña.
Posteriormente, La audiencia confirmó que la creatividad en el National Theatre de Londres es realmente grandiosa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.