martes, 28 de mayo de 2013

Judas Priest: Sacerdocio de hierro


Conciertos legendarios: Epitaph. Judas Priest en el Hammersmith Odeon, de Londres / 28 de mayo, 2013 / 
Función única / 2:20 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C.

David Cortés
1974 fue el año en el cual Judas Priest debutó con el álbum Rocka Rolla, pero la banda ya llevaba tres años bregando en los bares de Birmingham, su ciudad natal, y lugares aledaños. Al igual que Black Sabbath, los padres fundadores del heavy metal, Priest y compañía también encontraron inspiración en los sonidos de las fundidoras de hierro, en los golpes de martillo sobre las aceradas planchas que, las manos de cuatro músicos y la voz de un cantante, tradujeron en riffs y ritmos veloces.
Hoy, mientras en la pantalla gigante del Auditorio Nacional se suceden las imágenes del último show que hasta el momento ha dado la banda y, según ellos, verdaderamente su postrer concierto, es imposible no rememorar los logros de la agrupación a lo largo de cuatro décadas de actividad.

Para Jeff Wagner, autor de Mean Deviation. Four Decades of Progressive Heavy Metal, en los setenta las primeras bandas de metal ni siquiera tenían un nombre para la música que estaban alumbrando. Para él, “la primera banda que definió el metal como una rama única en el árbol genealógico del rock and roll, dando un significativo paso más allá del hard rock fue Judas Priest […] fue una de las primeras bandas en utilizar dos guitarristas líderes para intercambiar solos y hacerlo también al unísono”.
El quinteto que cerró la gira Epitaph en mayo de 2012 y grabó este concierto en el Hammersmith Odeon, de Londres, Inglaterra, lo integraron Rob Halford (voz), Glenn Tipton y Richie Faulkner (guitarras), Ian Hill (bajo) y Scott Travis (batería). Ellos plasmaron en el filme una selección de canciones que incluyó por lo menos un track de los catorce álbumes de estudio grabados por la banda desde el año de su fundación, hasta 2008, fecha en la cual se editó Nostradamus, el más reciente.
Al grito de “Priest is back”, el set comienza y de inmediato se advierte el dinamismo. La cámara tiene algo de juguetona, pero más de hiperquinética; se traslada de uno a otro instrumentista con rapidez, incluso con excesiva velocidad, lo que impide apreciar los solos de cualquiera de ellos. La lente sólo se detiene cuando habla Halford, de otra forma siempre se encuentra en movimiento.
Pero la música es otro elemento, distinto a la imagen. Y si de sonido se trata, el de Judas Priest es potente, pero al mismo tiempo con elementos muy melódicos. Halford, una de las voces privilegiadas del género, ataca cada una de las canciones y, como lo señala un asistente, “resulta sorprendente que siga cantando con esa potencia y vigor  a su edad”.
Tipton y Faulkner hacen lo suyo con las guitarras, comandan los temas, se intercambian solos sin competir ni buscar un vencedor; en ocasiones tocan al unísono y el sonido se vuelve gordo, más denso, impenetrable, mientras Scott Travis no cesa en sus malabares y su golpetear por momentos parece ser el elemento que sincroniza las luces. Sólo Ian Hill, sin aspavientos, pasa desapercibido; pero su labor es como la de una boya: flota todo el tiempo, pero cuando es necesario sujetar la totalidad, se afianza férreamente.
Judas Priest es duro, tan duro como el hierro forjado en la ciudad que los vio nacer; pero también conoce el matiz: “Hemos hecho muchas canciones de rock and roll, mucha canciones de heavy metal, pero incluso nosotros reconocemos que hay otros que hacen buenas canciones y ésta es una de ellas, un tema compuesto por una hermosa mujer: Joan Baez”. Suena entonces “Diamonds and Rust”, una balada que al final se energiza, pero que siempre procura respetar el original. 
El final es apoteósico, como debería esperarse de una banda que cierra una gira de cincuenta semanas y lo hace en Londres, una meca del heavy metal, de lo cual siempre estuvieron agradecidos: “Muchas gracias como siempre a nuestra familia de fans metaleros, así que empiecen a agitar sus cabezas una vez más como nosotros mientras gritamos juntos: El sacerdote está de regreso”.

Un enredado comienzo
Al comenzar los años setenta, en el siglo pasado, Al Atkins (voz), Stapenhill (bajo), y John Partridge (batería) forman un grupo de rock al que, tomando el nombre de una canción de Bob Dylan, bautizan como Judas Priest. Para la guitarra llaman a John Perry, quien fallece prematuramente y su lugar lo ocupa Ernie Chataway. Pero la agrupación duró poco. Atkins la reformó al llamar a Ian Hill en el bajo, K. K. Downing en la guitarra y John Ellis en batería (sustituido poco después por Alan Moore y Chris Campbell).
Atkins deja la banda y Hill y Downing le piden autorización para seguir con el nombre, y al obtenerla ingresa Rob Halford como vocalista. A la batería se une John Hinch y entra otro guitarrista de nombre Glenn Tipton. Esa formación: Hinch, Downing, Halford, Hill y Tipton graban el álbum Rocka Rolla, disco que marca el inicio de la leyenda. El sonido vira con el empuje de los dos guitarristas y esto habrá de ser una influencia para el futuro del prog metal, pero por encima de todo, Judas Priest consigue despegar como grupo porque consiguen la conjunción entre imagen (son precursores de los estoperoles, el cuero y otros afiches propios de cierta estética gay) y música, lo que les confiere esa identidad que los llevó a convertirse en una de las bandas más importantes del género. Ires y venires, cambios de alineación (sólo Hill ha permanecido en toda la historia de la banda) ha habido en la historia de Judas Priest, y a pesar de ello han logrado, luego de cuarenta años, permanecer en la cima. (D.C.)

Programa
Battle Hymn / Rapid Fire / Metal Gods / Heading Out To The Highway / Judas Rising / Starbreaker / Victim Of Changes / Never Satisfied / Diamonds And Rust / Prophecy / Night Crawler / Turbo Lover / Beyond The Realms Of Death / The Sentinel / Blood Red Skies / The Green Manalishi (With The Two-Pronged Crown) / Breaking The Law / Painkiller / The Hellion / Electric Eye / Hell Bent For Leather / You’ve Got Another Thing Coming / Living After Midnight.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.