sábado, 25 de mayo de 2013

Fernando Delgadillo: El retocador de almas

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Sesiones acústicas / 25 de mayo, 2013 / Función única / 
3:10 hrs. de duración / Promotor: Ernesto Vargas Mancilla

Rosalinda Palomeque
Con Fernando Delgadillo al frente, comandando la noche con una guitarra, se entra en una aventura que pasa por diferentes estaciones; él, cual conductor de locomotora, las anuncia. La primera parada es la hora del cantautor, en la que se dedica a introducir sus nuevos temas; más tarde sigue la de las complacencias, favorita de la audiencia, en la que lanza una que otra provocación: “¿Cuál seguía o qué?” Entre cada canción están las historias que cuenta, porque sin anécdotas no hay Delgadillo.


De ese tejido de experiencias humanas nacen sus creaciones, de ahí el origen del estilo que ya patentó: la canción informal, porque tampoco faltan las bromas y mucho menos la ironía. Es un cantautor que no se toma las cosas en serio, más bien le gusta contar chistes y recrear situaciones: “Órale güero, te pasas de veras”, dice al poner énfasis en el acento chilango, cantadito, y una enorme sonrisa aparece en él cuando provoca carcajadas.
Este trovador de lo cotidiano describe las situaciones de la ciudad y de repente incluye una que otra referencia al amor. Historias cuyo romanticismo radica en la realidad más simple, tal como muestra en “La bañera”. Retrata imágenes citadinas, los avatares de subir al transporte público o las peripecias nocturnas de un mecánico; cuando se equivoca, enseguida señala: “Así estaba ensayada”.
Le gusta el factor sorpresa, por eso espera la reacción cuando informa: “Ahora sí, para terminar…”, aunque apenas tiene unos minutos de haber iniciado. Hace evidentes pequeños detalles que otros ocultarían, como el extravío de una partitura. Es un artista que fomenta la retroalimentación.
Habla de la liberación masculina, del origen del nombre de cada uno de los días de la semana y aclara: “Vamos a hacer la hora de las peticiones, pero aún estamos en la hora del cantautor”. 
Y vuelve a contar para poder cantar. Del recuerdo surgen fantasmas femeninos que le inspiraron canciones, y explica que tras el fin de una relación “no había que caer en la depresión dramática de los amores que no nos comprenden”, y remata: “nada más porque en dos años no la fuimos a ver. ‘Si no te llamo, es porque estoy bien’, decía Piporro”, afirma con el sonsonete típico de Eulalio González.
En Delgadillo no caben los formalismos, se los salta incluso en una declaración de amor; sólo tiene un destello de seriedad al recitar “Sol de Monterrey”, un poema de Alfonso Reyes en el que el escritor rinde tributo a su infancia, y que es el preámbulo para que el músico también revisite esa parte de su vida. De su niñez viene a visitarlo una vez más “Julieta”.
Al cantar “Hoy ten miedo de mí”, otro clásico que el año pasado grabó Thalía, cuenta su origen: “Fui novio de una muchacha durante dos años, pero ella nada más uno, estaba friqueado, resentido, fue una canción de despedida, hay que ser decidido”.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
En la hora de las peticiones hace un homenaje a la amistad con “Bienvenida”; ante el torbellino de solicitudes, sonríe burlón, guarda la calma, observa y declara: “Esas son las únicas que no me sé muy bien, se las voy a catafixiar”, aunque rectifica y dice que interpretará “una por una, si no se van a encimar todas”.
El viaje sigue en un tren que nadie quiere abandonar, pero finalmente llega a su destino cuando ya inicia un nuevo día.

Programa
Lluvia / El retocador de calles / Con cierto aire a ti / El abordaje / A tu vuelta / Semanario / Luna en lunes / Primavera / La bañera / Jardín de invierno / El atajo / La canción del caminante / Julieta / Noches sin luciérnagas / Son en bicicleta azul / Hoy ten miedo de mí / Verdes siempre / Bienvenida / Entre pairos y derivas / Sueños de cometa / Carta a Francia / Voy a olvidarme de ti / Canción para mi sol / Tu prisa / Momentos pendientes / Casa sin puertas / Ensayo de una boca / El rag de las tres / Insomnio / Bajo tu pisada / Ay amor.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.