viernes, 26 de abril de 2013

Thalía: De México para el mundo

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

¡Viva! tour / 26 y 27 de abril, 2013 / Dos funciones / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C. V.
Gina Velázquez
Un día antes del concierto, las redes sociales estaban inundadas con el peculiar hashtag #DíadeThalía, y es que, desde hace dieciséis años, cada 25 de abril se celebra esta fecha, en la que fieles seguidores de todo el mundo felicitan, cantan y elogian a la consentida mexicana. Hoy, los fans siguen de fiesta porque la espera terminó: luego de nueve años, regresa a cantar en México.
Los boletos se agotaron con mucha anticipación, estar aquí es todo un logro. Así, el festejo es múltiple y sobran razones para que el recibimiento sea eufórico e incontenible. La cantante responde igualmente feliz y lo único que pide a su público es que sean libres, que fluyan, olviden las cosas que les preocupan y vivan esta noche juntos.

No tarda en aparecer la canción que le da título a su más reciente producción, “Habítame siempre”, dedicada especialmente a su madre, Yolanda Miranda. Thalía cuenta cómo eligió este tema entre tantos: “Me mandaban canciones con sentimientos de dolor y pérdida. De alguna manera, Mario Domm, de Camila, captó mi pérdida tan grande en un espíritu de positivismo. Me encantó cómo la transformó en luz, en algo positivo”. La interpretación es por demás emotiva, junto a ella está una rosa blanca simbolizando la compañía de su madre y en las pantallas se aprecian fotos de ambas. 
Los invitados musicales comienzan a llegar. Con Samo, de Camila, Leonel García (ex Sin Bandera) y Jesús Navarro, de Reik, interpreta una de las canciones más emblemáticas de Gloria Estefan, “Con los años que me quedan”, en una versión muy romántica. Los suspiros abundan y no faltan los besos entre las parejas asistentes.
Los siguientes invitados son muy especiales; ellos, sin saberlo, llevaban toda su vida practicando ―frente al espejo, en la regadera o en el karaoke― para este momento. Cuatro fans son los elegidos para subir a cantar con su estrella favorita. Dos mujeres y dos hombres se apoderan del micrófono para interpretar temas “viejitos pero bonitos”, como “Fuego cruzado” o “Piensa en mí”.
Los asistentes de hoy son de todo tipo: jóvenes que crecieron con sus canciones y otros que la conocen a partir de su éxito “Amor a la mexicana”. Los hay de todas partes de la República Mexicana, pero las banderas de distintos países también saltan a la vista: Brasil, España, Argentina, Alemania, Costa Rica, Chile, Venezuela, Cuba... Son un reflejo del alcance internacional de la artista y de cómo sus admiradores responden con la misma entrega y amor que ella les ofrece. Muchos han viajado a México sólo para estar aquí.
Entre baladas y canciones moviditas, el pulso de la noche mantiene la taquicardia entre todos los fans. Las sorpresas persisten, y para que se sienta el poder femenino, Yuri la acompaña para interpretar el clásico de Ricardo Arjona, “Mujeres”. Para ilustrar la canción, aparecen en las pantallas imágenes de Eva Perón, Elena Poniatowska, Marilyn Monroe, Lady Di, Frida Kalho, entre otras figuras.
El momento de recordar cuando Thalía se metía a las casas, las camas y hasta las cocinas de todos los espectadores es grandioso. Un popurrí de telenovelas hace que todos brinquen de sus asientos y bailen al ritmo de  “Rosalinda”, “Marimar” y “María la del Barrio”; la única ausente es “María Mercedes”. El último dueto de la velada es un atinado reencuentro que los fans agradecen. Erik Rubín, con una complicidad única, une su voz en “La apuesta”.

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional
Para acercarse más a su gente, la ex Timbiriche se echa un clavado entre el público y con ayuda de su equipo de seguridad recorre rápidamente la mitad del recinto, recibiendo saludos, regalos y banderas con las que se envuelve al regresar al escenario. Termina de seducir y entregarse con sus éxitos más rítmicos a un Auditorio Nacional que está vuelto loco. Es indiscutible que Thalía, con treintaidós años de carrera artística, está en su mejor momento.

Sucesión de hits
Tras el éxito de su primer disco en vivo Primera fila (2009), que logró Disco de Diamante más dos de Platino por medio millón de ejemplares vendidos en México, la expectativa por el nuevo álbum de Thalía era grande. 
Su undécimo material de estudio, Habítame siempre (2012), es un homenaje a su madre, fallecida en 2011. La producción está compuesta por temas inéditos y éxitos de otros artistas; abarca géneros que van desde el pop latino, bachata, salsa, mambo, bossa nova, nueva trova hasta vallenato. Cuenta con la colaboración de diversos artistas. Destacan sus interpretaciones con Robbie Williams (“Muñequita linda”), Michael Bublé (“Bésame mucho”), Erik Rubín (“La apuesta”), y Leonel García, Samo y Jesús Navarro (“Con los años que me quedan”). En México, el álbum logró triple Platino por más de ciento ochenta mil copias vendidas.
La cantante ha declarado que el lanzamiento del disco representó un respiro y una liberación, luego de cuatro años de experiencias intensas, como su padecimiento de la enfermedad de Lyme. También considera esta producción como el proyecto más reflexivo, importante y apasionado de su carrera hasta ahora. (G.V.)

Programa
Atmósfera / Qué será de ti / Tómame o déjame / Habítame siempre / Cómo / Enséñame a vivir / Hoy ten miedo de mí / Con Samo, Leonel García y Jesús Navarro: Con los años que me quedan/ Manías / Fuego cruzado - Sangre - Piensa en mí - En la intimidad / No soy el aire / Con Yuri: Mujeres / Equivocada / Quinceañera - Rosalinda - Marimar - María la del barrio / Con Erik Rubín: La apuesta / No me enseñaste - Tú y yo - Entre el mar y una estrella - Piel morena - Amor a la mexicana / Seducción - A quién le importa - Arrasando.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.