viernes, 19 de abril de 2013

La Rumorosa: Tradición con ropa nueva

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

19 de abril, 2013 / Función única / 1:40 hrs. de duración /
 Promotor: Xavier López Miranda

Alejandro González Castillo
Como si fuera esta noche la última vez, / bésame, bésame mucho... Así lo escribió Consuelo Velázquez hace décadas y también así lo canta hoy María Inés Ochoa, quien repasa cada palabra como si ésta fuese, efectivamente, la última de todas las noches y su cancionero operase como el lujo final de los presentes. Por eso los aplausos se desbordan y, obedientemente, tantos besos tienen lugar entre sombras.
El paisaje sonoro que se desenvuelve sobre el escenario se hace llamar La Rumorosa, un combo conformado por la propia María Inés y cinco músicos cuya versatilidad resulta tan indispensable como la destreza de la cantante para bailar la mayor cantidad de cadencias con gracia. La labor del grupo, en primera instancia, podría lucir sencilla, sin embargo, resulta complicado salir bien librado del reto: revisitar temas que gozan de popularidad para el público de todas las edades, pero con el permiso de torcer su tratamiento original.
Para ejemplos están “Eres”, firmada por Café Tacvba, una composición que abandona su vestimenta rockera para transformarse en un bolero, y “Lucha de gigantes” (Nacha Pop), la cual opta por ponerse flamenca a diferencia del clásico de Los Rodríguez, “Sin documentos”, cuyos aires españoles se disipan para que la ventisca del son entibie sus verbos.
María empezó a cantar a los catorce años, aunque desde su nacimiento heredó la pasión por la música de parte de su madre, la célebre Amparo Ochoa. Al mando de La Rumorosa, cuenta con un EP donde conviven un DJ que lo mismo pulsa sintetizadores así como manipula computadoras, un par de guitarristas que domina las canciones rancheras y norteñas con la misma soltura que aborda una cumbia, y percusiones caribeñas que se amalgaman con un bajo para construir firmes bases rítmicas donde el pop jamás se desencuentra con el funk. Tal dotación instrumental es justo la que hoy pisa el escenario de un Lunario cuyos asistentes dificultosamente resisten las ganas de pararse a bailar “El golpe traidor”, claro, entre brindis y al grito de ¡arriba Sinaloa!
Tras solicitar que las luces se enciendan para ofrecer y recibir saludos, Ochoa declara que Marcial Alejandro es un personaje esencial para comprender la calidad interpretativa del combo que lidera y que, bajo la dirección de Xavier López (sintetizadores y programación), tras una despedida en falso regresa para decir adiós con “Piensa en mí” en clave de cumbia. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
“Deja que salga la luna”, cantan quienes se enfilan hacia la salida del recinto, como si el espíritu de José Alfredo Jiménez los impulsara no sólo a llegar a casa, sino a La Rumorosa misma, ese lugar en Baja California donde los espíritus del México más bravo y valiente se hacen presentes al ritmo de “La noche de mi mal”. Por eso fue que me viste tan tranquilo, / caminar serenamente bajo un cielo más que azul, parecen decirles los asistentes a quienes, ya en la calle, los miran pasar felices y campantes.

Programa
Bésame mucho / Lucha de gigantes / Eres / Sin documentos / Para no olvidar / Te abriría el pecho / Mentiras / Noche de mi mal / No me amenaces / Algo contigo / Golpe traidor / Primero amor / ya no te quiero / Luna / Luz / Gavilán / Piensa en mí.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.