lunes, 25 de marzo de 2013

Séptimo Gran Remate de Libros en el Auditorio Nacional: Bolsas llenas de conocimiento y placer

Colección Auditorio Nacional


Del 25 al 31 de marzo, 2013 

Gina Velázquez
Es el primer día oficial de vacaciones, sin embargo, lectores ansiosos de todas las edades hacen fila en espera de que el Auditorio Nacional abra sus puertas. El día está como para pasear entre libros. Imperan la emoción y expectativa, y la pregunta está en el aire: qué sorpresas nos traerá el Remate de Libros... Por séptimo año consecutivo, el recinto es anfitrión de esta fiesta de libros que congrega bibliófilos, niños, curiosos, adultos mayores, estudiantes, padres de familia, profesionistas, jóvenes y un amplio etcétera. 

Durante los primeros diez minutos, más de ochocientas personas ya entraron. No resulta extraño, pues el Remate ofrece la posibilidad de encontrar y salvar aquellos volúmenes que desde hace tiempo no pueden encontrarse en librerías, ésos cuya vida comercial en las estanterías expiró y están condenados a permanecer en bodegas esperando a ser leídos. Aquí habita lo inconseguible, lo agotado, lo descontinuado, lo poco conocido. Nunca se sabe con certeza qué hallazgos encontrarán los lectores, lo seguro son las sonrisas que les arrancarán. Tampoco se conoce cuántos nuevos lectores nacerán a partir de esta semana, pero es indudable que, a partir de los más de diez mil títulos disponibles, surgirán suficientes para saturar los pasillos el próximo año.

Luego de ciento cincuenta minutos, ocho mil novecientas personas ya le hincaron el diente a, por lo menos, un par de ejemplares. Y es que pocas cosas en la vida son tan placenteras como extraviarse buscando libros, ¡hay tantas formas de explorar como lectores! Algunos sólo buscan las ediciones de bolsillo, porque les gusta viajar ligero y se pueden llevar en la bolsa, en la mano; se pueden leer cómodamente en el metro, en la sala de espera  y hasta… caminando. 
Otros prefieren los libros gruesos y de pasta dura, que representen un reto cuando se inician y se transforman en una satisfacción cuando se concluyen. Además, están los nóveles lectores que eligen según los dibujos y se fascinarán cuando, después de un poquito de práctica, puedan leer ellos solos el libro entero.
Los asistentes provienen no sólo del Distrito Federal y la zona metropolitana, también de algunas partes de la República: San Luis Potosí, Querétaro, Monterrey, Cuernavaca, Puebla... Aparte están los vacilantes que transitan por todos los stands, antes de decidir cuáles quieren comprar realmente. En oposición a éstos, están aquellos que lo compran todo, su premisa es: ahora o nunca; y tal vez hacen bien porque, a veces, postergar la compra unas horas, o hasta un día, puede resultar en frustración, porque algunos libros vuelan.
No faltan los ávidos que se mueven rápido y parece que escanean portadas para ver qué comprar y apresuran a los que, parsimoniosos, se atreven a hojear los libros para convencerse o simplemente para satisfacer la curiosidad. Aquí no hay prejuicios de género ni de autores, la oferta es tan vasta que se encuentra literalmente de todo: ciencias sociales y naturales, filosofía, matemáticas, poesía, historia, psicología, ingeniería, literatura,  economía, pedagogía, música... 
Después de cuatrocientos ochenta minutos, el asistente número veinte mil ciento seis de hoy sale del Auditorio Nacional con tantas bolsas que apenas puede cargarlas. Todavía no sabe dónde va a poner tantos libros, lo único que le importa es llegar a casa y abrirlos todos para decidir cuál será el primero en el que se perderá, para encontrar eso que está buscando y todavía no sabe qué es.

Aquí, algunos testimonios de esta celebración de los lectores con el papel y la letra impresa:


Yo creo que esta es una buena oportunidad, más que nada, para ponerle a los niños el ejemplo de la lectura, y es que ahora los libros ya no son tan accesibles al bolsillo por los precios tan elevados. Entonces es una buena ocasión para que los niños vengan, disfruten, vean ellos mismos los títulos, porque a veces los papás les compramos y no les gustan. Entonces ahorita ellos escogen, se sienten más libres, más apoyados y hay veces que no nos atraen a los papás las lecturas que eligen, pero por algo se empieza. Lo importante es que lean algo de su agrado. Para mí, compré libros y revistas de Algarabía. Es la primera vez que vengo, yo esperaba algo más pequeño, pero me sorprendí porque está muy bien, muy amplio. Creo que es importante venir y aprovechar, también tener la paciencia para ver los títulos, porque a veces se quiere comprar rápido y así no se puede. Y sobre todo, hay que traer a los niños, hay muchos libros muy bonitos para ellos.
María Guadalupe, 43 años


Trato de venir siempre al Remate, en este me entusiasmó encontrar muchos libros de poesía, que es un género no muy comercial, pero aquí de repente aparecen algunos muy baratos de autores importantes e interesantes. Siempre vengo como un explorador, como un cazador furtivo a ver qué nos encontramos, a ver qué especie extraña y en peligro de extinción se puede llevar uno a casa. Me gustó encontrar de la colección Alforja, que creo que ahora se llama La Cabra, hay libros muy buenos de Juan Gelman o Eduardo Langagne, por ejemplo. También adquirí de la editorial Trotta, que no son tan baratos, pero que uno puede encontrar mucho más accesibles que en las librerías, uno de quinientos pesos puedes encontrarlo en ciento sesenta. Además, poesía en Editorial Gredos en cincuenta pesos, títulos de Dámaso Alonso o Vicente Aleixandre, ediciones muy viejas que siempre es bonito tener.
Mijaíl, 34 años


Es el tercer año que vengo consecutivamente con mi papá. A ambos nos gusta mucho la lectura, esta es una temporada que aprovechamos para comprar lo que leemos todo el año, y al siguiente ya venimos por más. No venía buscando algo en especial, simplemente qué leer. Ahorita estaba pensando en que hace tres años buscaba un tipo de literatura que era más de dragones, caballeros, de fantasía; pero hoy lo que más me interesa y gusta, es la poesía. Entonces me doy cuenta de que en este tiempo mis gustos han cambiado mucho, quizás, de cierta forma han evolucionado. Me gustó mucho encontrar unos libros de Ernesto Che Guevara, que en años anteriores no había visto. Creo que todos los que no han venido deben de darse una vuelta y checar lo que hay, porque realmente hay para todo público, para quien empieza a leer y para quien ya está más adentrado en el mundo de la lectura.
Ana Luz, 16 años


Me trajo mi abuelito a comprar lo que quisiera y me gustó mucho ver tantos libros, de todos colores y tamaños. Con las torres altas, me dieron ganas de tirarlas y echarme un clavado para escoger algunos. Escogí los que no tenían tantos dibujitos, sólo poquitos, porque ahora ya puedo leer más y no me aburren tantas letras. Los que más quiero encontrar son los que traten de volcanes y dinosaurios.
Pablo, 9 años


Yo busco buen precio en los libros, vengo sobre todo por algunos de ingeniería en software, para apoyarme en la escuela. Ahorita voy como a mitad del recorrido, es la primera vez que asisto y sí es lo que me imaginaba, he encontrado lo que buscaba y buenos libros a buenos precios. Pienso que es una buena oportunidad para checar la buena oferta de ejemplares, no está bien quedarse con la duda de “a lo mejor hay o no hay variedad”, no hay como venir a despejar la duda.
Amanda, 25 años


Trabajo cerca de aquí y siempre me interesa venir a ver qué hay. Me guío un poco por las editoriales, pero también me gusta deambular para ver qué sorpresa encuentro. Hoy he comprado tres libros, alguien me sugirió uno de Harold Bloom, un crítico literario, Anatomía de la influencia, en Taurus; también llevo una novela de Zadie Smith, de quien leí una frasecita en Facebook que me gustó porque habla de que si la religión es el opio de los pueblos, el hábito es un veneno más poderoso... Y finalmente, uno de un tal Maconie, La música como concepto, de Editorial Acantilado, a mí me gusta mucho la música, entonces me atrajo porque viene cómo se estructura la música, qué es el silencio, la melodía y demás. A los que están por venir les recomiendo que traigan bloqueador solar y agua.
Jesús, 50 años 


Lo que me gusta del Remate es que los precios de los libros son más accesibles y aparte hay mucha variedad. Vengo buscando sobre todo temas de adolescencia para un proyecto que tengo, no he encontrado muchos que se adapten a lo que necesito, pero he encontrado otros que están muy padres. Esos, por los que no venía, son los que me llevo, por ejemplo, Agua para elefantes de Sara Gruen. Ése ya lo había visto en librerías, pero como estaba más caro no lo había comprado, acá lo encontré en cien pesos. Esta es la primera vez que vengo y era justo lo que esperaba, me gusta que haya tantos autores y editoriales. Creo vale mucho la pena venir.
María Isabel, 23 años


Yo vengo al Remate de Libros para ver qué encuentro, pero sobre todo por libros ilustrados. Suelen ser muy caros y aquí sí están más baratos. Hasta ahora he encontrado cinco que sí me interesan mucho. Hace como dos años había venido y pienso que siempre es bueno dar una vuelta para conocer nuevas editoriales, sobre todo porque uno se encuentra con cosas que no espera. Por ejemplo, acabo de comprar Historia de la guerra de una editorial española, Blume, no sólo vienen las tácticas, sino todos los armamentos que se han usado en todas las épocas y viene ilustrado, que es lo más padre, y pues es un libro único, porque nunca había encontrado algo parecido. Lo adquirí porque sólo había tres, tenía que aprovechar.
José Santiago, 25 años


Vine con mis papás y mis hermanas; aunque hay mucha, gente mi mamá nos dio dinero a cada una y nos dejó estar viendo qué queríamos. Yo no sabía muy bien, pero como me gustó la película de Las crónicas de Spiderwick, ahorita que vi algunos de los libros, me emocionó mucho encontrarlos, y entonces compré dos. A ver si el próximo año podemos volver a venir y encuentro los otros, o a ver cuál nuevo descubro.
Paola, 11 años


Esta es la segunda vez que vengo al Remate y sigue sorprendiéndome. A mí me fascinan los libros, me parecen herramientas extraordinarias. Siempre son de gran utilidad, me ayudan mucho a comprender ciertas cosas y madurar. Sobre todo, me encantan por el simple gusto de aprender. La verdad es que pocas veces que vengo a un evento de este tipo busco algo en especial, me gusta perderme y ver qué encuentro. Hoy he hallado muchos libros sobre arte, poesía, filosofía, literatura clásica, psicología. Creo que la gente debería de venir a perderse un ratito, para que llenen sus bolsillos de conocimiento y placer.
Mario, 17 años


Procuro venir cada año, sin falta, siempre es interesante ver qué libros van a traer. Aunque tengo muchos pendientes por leer, me gusta tener opciones disponibles. A veces cuando decides leer un libro, como que no es el momento, no te engancha; entonces tener otra opción es bueno. Me gusta ver la variedad que ofrecen, tantas editoriales tan distintas y juntas es una gran oportunidad que no se debe dejar pasar. 
Aurora, 64 años


Este Remate es una buena oportunidad para ver qué se encuentra, siempre se hallan cosas buenas que uno no se imagina. Me sorprendió mucho descubrir el libro de Prosa completa de Luis Cernuda, ¡ochocientos pesos más barato! Es la tercera vez que vengo y creo que ha crecido mucho. No hay que buscar tanto, porque seguro la gente puede encontrar títulos muy interesantes en cualquier stand. Particularmente, recomiendo la Poesía de John Donne, de Ediciones 29. 
David, 42 años


Vine para aprovechar las ofertas de libros, a ver qué encontraba y también buscando específicamente dos que afortunadamente encontré: Cartas desde el dolor, de Emmanuel Mounier, y uno de Rafael Bernal, Memorias de Santiago Oxtotilpan. Una de mis grandes sorpresas fue la UNAM, que trae muchas cosas muy buenas de crítica literaria, y Alfaguara y Jus por los precios. Es la primera vez que vengo y me pareció que está muy bien surtido, tal vez esperaba más novedades, pero se entiende que son descuentos. Hoy he salvado de la hoguera como treinta libritos. Creo que la gente debe de venir con mucho tiempo y curiosidad para encontrar muchas cosas. 
Sandra, 31 años


Esta es la primera vez que vengo al Remate y me gustó mucho porque encuentro muchos libros de editoriales que en librerías sus precios son elevados; entonces, aquí tenemos la oportunidad de encontrarlos hasta a mitad de precio o a veces un poquito más. Además, hay una oferta grande en cuanto a editoriales. Vengo a buscar varias que me interesan específicamente, pero también he encontrado otras que no pensaba, voy a la mitad y ya he comprado como veinte. Me sorprendió mucho encontrar un libro de Foucault en noventa pesos, Vigilar y castigar, de Siglo XXI, que ya lleva un rato agotado en librerías, estuvo bastante bien. Y bueno, pues está interesante que hasta con veinte pesos puedas encontrar algo que te guste mucho y que seguro disfrutarás.
Martín, 21 años


Considero que el Remate es una buena oportunidad para encontrar libros que no he podido adquirir por los precios altos. Especialmente vine a buscar de economía para mi carrera, ya había venido el año pasado y me dio gusto ver que se han conservado la buena oferta y las opciones. Les recomiendo a los que vayan a venir que vengan con mucho dinero, porque luego uno se encuentra libros que no pensaba comprar. Por ejemplo, hay muchas buenas opciones para comprar regalos para el primo, el amigo, los sobrinos, la tía. Hay que aprovechar para hacer las compras navideñas desde marzo.
Norma, 27 años
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.