jueves, 7 de febrero de 2013

Noches sabineras: La gasolina de Joaquín

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Pancho Varona y Antonio García de Diego / 7 y 8 de febrero, 2013 / 
Dos funciones / 2:30 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C.

Fernando Figueroa
Surgido de entre los asistentes que se habían apuntado para hacer karaoke con los temas de Joaquín Sabina, Reyli interpreta estupendamente “La del pirata cojo”, aunque necesita ver la kilométrica letra en tres hojas de papel bond, que vuelan sobre el escenario conforme dejan de serle útiles.

Al chiapaneco lo acompañan Pancho Varona y Antonio García de Diego, los fieles escuderos del quijotesco artista de Úbeda, quien en estos momentos está en Madrid y no gozando del público, el tequila y las cervezas de México, según Varona, quien agrega con la rudeza que otorga la amistad sólida entre iguales: “¡Que se joda!”
Minutos después, aún más envalentonado, Pancho Varona se refiere al privilegio de haber estado muchas veces “aquí al lado” (en el Auditorio Nacional), acompañando a su patrón en conciertos donde éste ha sido la única estrella, y en dos giras haciendo mancuerna con Joan Manuel Serrat. Sin embargo, afirma, “no hay nada como la intimidad del Lunario, y si me van a correr por decir esto, pues que me corran”.
Por supuesto que Joaquín Sabina brilla por su ausencia, pero aquí todo mundo conoce las reglas del juego y las acepta con agrado. García de Diego (teclado, armónica, guitarra) y Varona (guitarra) no sólo son virtuosos con sus instrumentos sino que además han participado en la confección de muchos de los éxitos de Sabina, cuyos fans abarrotan el recinto.
Como de costumbre, la primera parte del show sirve para que los españoles canten a solas y narren algunas anécdotas acerca de las composiciones (además de la participación de Mariana Filio en “Peor para el sol”); en el segundo bloque suben al escenario los valientes que quieren hacer el papel de Sabina.
Pancho Varona, el más extrovertido de la mancuerna, cuenta que él había hecho un arreglo lento y triste de “Parte meteorológico” (y lo ejemplifica), pero “estos hijos de p… hicieron lo que hicieron” (Sabina y García de Diego). El público ríe porque acaba de escuchar la versión definitiva, que se caracteriza por ser rápida y alegre. También señala que en muchas canciones sólo aportaron algún coro o silbido que no amerita regalías.
Cuando llega la hora de los aficionados, baja significativamente el nivel interpretativo pero sube el volumen de las carcajadas, sobre todo cuando un joven muy alto sufre para cantar aceptablemente y conservar la vertical, seguramente luego de varios brindis en su mesa.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
Pero también hay notables excepciones, como la mujer guapísima que ofrece una sensual y entonada versión de “La canción de las noches perdidas”, y un muchacho semi profesional que impacta con “Medias negras”. Unas jóvenes gemelas batallan con “Ganas de”, pero llaman la atención de Pancho Varona al decir que ambas se llaman Elena ―“esto no me lo va a creer mi mujer”, dice con cara de preocupación. “Y nos dieron las diez” sirve como final feliz de un karaoke al que casi le da la medianoche.
El público abandona el recinto, donde minutos antes Reyli externó una frase sugestiva: “Sin Pancho y sin Antonio, Sabina no camina”.

Programa
Más de cien mentiras / Canción de cuna de la noche y los tejados / Con Mariana Filio: Peor para el sol / Parte meteorológico / Con la frente marchita / Y si amanece por fin / Peces de ciudad / Corre, dijo la tortuga / Tan joven y tan viejo / Conductores suicidas / Amor se llama el juego / Contigo / Y sin embargo / La canción de las noches perdidas / Ganas de / 19 días y 500 noches / Princesa / Medias negras / Caballo de cartón / Pacto entre caballeros / Noches de boda / Con Reyli: La del pirata cojo / Y nos dieron las diez / Pastillas para no soñar.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.