viernes, 22 de febrero de 2013

Fey: La historia continúa

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Gira Todo lo que soy / 22 de febrero y 21 de abril, 2013 / Dos funciones / 
2:10 horas de duración / Promotor: Higo Entretenimiento S. A. de C.V.

Julio Alejandro Quijano
“¡Cuantos recuerdos!”, dice Fey. Suspira. Se nota agitada cuando el show se acerca a su fin. Se sienta en una escalera de la escenografía. Recobra el aire. Sobre esa escalera en la que ahora descansa y ejercita la nostalgia, Fey acaba de cantar “Gatos en el balcón”, cuya ficha es la recreación de una época: fue grabada en 1995, se estrenó en el programa Siempre en Domingo, ganó el premio Eres a Mejor Video Musical y un Disco de Oro por ciento cincuenta mil copias vendidas que le fue entregado por Raúl Velasco.

“Gracias a ustedes por acompañarme durante estos dieciocho años”, dice la cantante a sus fans mientras, ya recuperada, se levanta de las escaleras y da la señal para seguir con “Mi media naranja”. Igual que sucede con todo artista pop que comenzó en los noventa, los fundadores de la Feymanía (ahora convertidos en oficinistas, litigantes, burócratas con traje y corbata), se mezclan con jóvenes de jeans, playeras y tenis. Pero más allá de la apariencia, todos llevan un sello de identidad que Fey explica así: “Los artistas no tenemos religión, política ni sexo, somos para todos, pero la identificación con mi público es muy obvia, hay una fuerza muy importante entre mis fans y yo por alguna razón”.

Es una conexión evidente, por ejemplo, en un fan que baila “Media naranja” con una sensualidad que envidiaría la misma Fey. En la butaca de al lado, su acompañante lo goza con tanto interés que se olvida de voltear al escenario en donde la cantante demuestra la misma vitalidad que en 1995. De pronto, el acompañante se levanta, le busca la cara al fan y cuando encuentra su mirada, le canta: Tú mi complemento, mi media naranja / yo te quiero sin cruzar palabras / esto no es un sueño / es mi otra mitad. 

Esta noche hay también muchos lugares ocupados por mujeres que fueron conquistadas por sus esposos al ritmo de “Díselo con flores”, y que ahora asisten como feliz matrimonio para introducir a su hijo en el culto a la Feymanía.
Y cuando ella canta “Muévelo”, hombres y mujeres encuentran la razón perfecta para liberarse, bailar, cantar, dedicarle a su acompañante un guiño de complicidad: Muévelo, muévelo, sólo para mí / no te pares, sigue, no te pares. 
“Gracias al mundo que este día me está poniendo aquí, en este escenario tan especial”, dice para reafirmar el cariño que profesa a este foro y que se nota en la inversión que hizo para llenarlo con una impresionante escenografía: una tarima elevada desde donde vuela hasta casi llegar al paso de gato en el techo para interpretar “Lentamente”, con el efecto de las luces simulando un vestido que baja de su cintura hasta el proscenio. Una pantalla LED en la que se simula el bloque de hielo gigante que ella misma rompe al aparecer en el escenario y cantar “Frío”.
El esfuerzo se nota incluso en el hecho de tener aquí a Aleks Syntek como su invitado, para hacer el dueto “El cielo puede esperar”, el cual presentó con un mensaje casi poético: “Me gustaría ir al cielo pero hay aquí en la Tierra algunas personas mágicas por quienes he esperado toda la vida y por quienes yo digo que el cielo puede esperar. Gracias, Aleks Syntek, por acompañarme en este tema”. 
Hace quince años, Fey impuso el récord vigente de presentaciones para una mujer en el Auditorio Nacional: once conciertos consecutivos. 
Por eso le dice “mi escenario madre”. Por eso, cuando se da cuenta que mientras canta “Díselo con flores” hay decenas de brazos que se estiran para tocarla, ella se acerca, se agacha hasta casi ponerse de rodillas y besar una por una las manos de los fans.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional
“¡Que gusto regresar a este lugar y volver a verlos a todos ustedes, mis amigos!”, afirma. Luego cierra con “La noche se mueve”, la misma que cantó en abril de 1995 en el programa Siempre en Domingo, en el que un pícaro Raúl Velasco insistió en que le diera un beso en la boca a Mauri, su entonces productor y novio. Es también la misma canción con la que actuó hace dieciocho años durante la entrega de los premios Eres, los cuales fueron conducidos por una juvenil Kate del Castillo (protagonista de la telenovela Muchachitas), y que se realizaron, por cierto, en este mismo recinto. Como diría Fey: ¡Cuantos recuerdos!

Amor sin edad
“Ustedes no se cansan porque tienen diecisiete años” ―dice cuando sus fans se empeñan en pedirle otra. La broma prende en el Auditorio Nacional no sólo porque hace mucho la mayoría de ellos dejó de tener esa edad, sino porque, artísticamente, Fey nunca tuvo diecisiete. 
La cantante comenzó su carrera en 1995. Vestía overol de mezclilla, sudadera, chamarra atada en la cintura y mochila en la espalda. Era la imagen ideal para el lanzamiento de una artista pop de diecisiete años. Así se presentó ante el público y así se sostuvo hasta 1999, en que aclaró que, realmente, había comenzado su carrera a los veintidós.
Ahora que bromea al respecto, se sacude esa parte de su historia y demuestra que en la música, como en el amor, la edad no importa. (J.A.Q.)

Programa
Frío / Te pertenezco / Barco a Venus / Díselo con flores / Gatos en el balcón / Desmargaritando / Me haces tanta falta / Canela / Subidón / Ni tú ni nadie / Me enamoro de ti / Tierna la noche / El cielo puede esperar / Cielo líquido / Lentamente / Sé lo que vendrá / Dressing to Kill / Azúcar amargo / Muévelo / Media naranja / La noche se mueve.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

fey aun mantiene el record en presentaciones en el recinto del auditorio, sin embargo en esta misma botacora tienen el ORROR de decir que belinda ahora lo tiene, por favor revisen ese detalle.

Anónimo dijo...

Fey siempre tendra ese record. Nada ni nadie se lo quitara

Anónimo dijo...

Fey es la reina del Auditorio, la mujer record, solo ella, solo Fey, la gran diva electropop :3

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.