jueves, 1 de noviembre de 2012

Los Auténticos Decadentes: Una fiesta tribal

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


1 de noviembre, 2012 / Función única / 3:10 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora S.A. de C.V.


David Cortés

La moneda vuela, pero no alcanza a caer cuando la música comienza a sonar. La apuesta, la adivinanza, la pregunta de con cuál canción iniciará la noche se formuló, pero ahora no importa si se ha acertado o no. Los Auténticos Decadentes (LAD) están sobre el escenario y les han bastado unas cuantas notas para poner fuego al lugar.
Se trata de una troupe inmensa que hoy encuentra una tarima apta a su movilidad, porque no se crea que en veintiséis años de historia este colectivo ha contado con las facilidades necesarias para llegar hasta aquí. Si algo ha caracterizado a los Decadentes, como suelen llamarlos sus devotos seguidores, es que han picado piedra y lo han hecho con denuedo.
Jorge Serrano se encarga de recordarlo cuando dice: “Levanten la manos los que estuvieron en El Alicia, levanten la mano quienes fueron a Ecatepunk. Ahora los que fueron al Metropólitan”. Y sí, parece imposible que en sus primeras visitas a este país el grupo haya pagado derecho de piso y ahora se encuentren en un atiborrado Auditorio Nacional.
Cuando LAD pisan un escenario, sin importar cuál sea, aparece esa sensación de estar frente a una banda de circo, no sólo sus vestimentas son vistosas y de colores chillones; la rotación de cantantes y de instrumentos, así como una contagiosa alegría y un inagotable sentido del humor, imprimen un carácter excepcional a cada una de sus presentaciones.
Esta noche la celebración continúa. Desde hace un año el colectivo festeja su vigésimo quinto aniversario y hoy, llegados a los veintiséis años de trayectoria, no ocultan su alegría. Además, el sonido de la banda es potente, suena con un empaque que nunca se le había escuchado a la agrupación y cada tema, ya sea salpicado por cumbia, salsa, ska, punk, funk o música disco, es una invitación constante a la fiesta.
No obstante, en medio de esa frenética celebración, también hay tiempo para una que otra balada, temas empleados para rebajar la adrenalina y apaciguar el desenfreno. Sin embargo, el estado de calma en realidad es un nuevo llamado a la movilidad, porque basta un acelerado redoble de la batería o de las percusiones para que el ambiente flamígero regrese.
Hoy los Decadentes no escatiman ninguno de sus éxitos. A la mitad del show se anuncia la aparición de Julieta Venegas que sale a tocar su acordeón y a cantar a dueto con Jorge Serrano “No me importa el dinero”, una canción infaltable en cualquier concierto de los argentinos y que hoy suena con mayor énfasis a cumbia villera, porque si bien hay muchos años detrás del combo, han procurado revitalizar sus canciones; como dice Serrano: “No vivimos del pasado porque viene mucho por venir”.
Las composiciones reciben nuevos impulsos. A veces se recurre al reggae, otras al hip hop, en ocasiones se rapea la letra. En instantes surgen, por la vía de los bronces, tintes jazzísticos, y cuando el bajo es pulsado con fuerza y la guitarra se rasga con fruición, las vibraciones del funk inundan el lugar. Es entonces que la comunicación entre músicos y público alcanza el clímax y resulta imposible refrenarse.
No sólo hay emociones desbordadas, cada uno de los integrantes de Los Auténticos Decadentes muestra un rostro en donde es difícil no mostrar la alegría; algo comprensible porque para estar aquí, ante diez mil personas y llenar una de las principales salas de concierto del mundo, han tenido que recorrer un camino de contratiempos y sufrimientos, mismos que han dejado atrás, porque si hay una cualidad que en la velada que podemos rescatar, es el gozo. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Sí, LAD son una agrupación consolidada, pero siguen siendo una banda en donde la amistad se conserva como uno de los valores principales y eso se muestra desde el agradecimiento a Sol Pereyra, la telonera de la noche, hasta las demostraciones de afecto para con sus fanáticos, que se vuelven incontrolables cuando llega el encore, en donde, nuevamente, la banda se entrega a fondo, sin contención alguna, sabedora de que oportunidades como esta hay que disfrutarlas al máximo.

Una historia de cinco lustros
En septiembre de 1986, Los Auténticos Decadentes dieron su primer concierto. Fue en el Colegio Nacional San Martín, del barrio bonaerense de Almagro. Allí comenzó a escribirse su historia. Dicen en su biografía: “Venimos de diversos lugares: de Capital Federal, del oeste, del norte y del sur del Gran Buenos Aires. Tal vez del este vino la inspiración negra del baile. De la Argentina la pasión, el sabor latino y la milonga, el espíritu de celebración y la garra indígena junto a la locura y la electricidad de la ciudad”. De esa conjunción surge la personalidad de una banda que inició por diversión y confiesa todavía disfrutar la alegría de ser músicos.
En septiembre de 2011, el día 13, comenzaron la gira 25 aniversario que arrancó con un concierto en nuestro país, noche que quedó plasmada en Hecho en México. En vivo en el Palacio de los Deportes. 25 aniversario, su más reciente placa. Pero en medio de esos cinco lustros también hay momentos de frustración. Si bien la banda hoy goza de aceptación, no siempre fue así. Aunque los detractores se mantienen, han disminuido porque en sus primeras visitas se enfrentaron a la incomprensión, la indiferencia y los prejuicios; sin embargo, fue el tesón lo que permitió a la agrupación salir adelante.
No hay un momento decisivo en la historia de la banda; pero sí una suma de ellos y éstos se dan desde sus primeros conciertos en México, hasta su arribo al Auditorio Nacional. Cómo no encomiar a una banda que subió al Foro Alicia y no le importó apretujarse en ese pequeño escenario en el cual la movilidad era un bien preciado y que lo mismo visitó la periferia de la ciudad y interior de la República, sin poner reparo alguno. LAD han atravesado un cuarto de siglo y hoy recogen lo que sembraron. El esfuerzo de su trabajo está asentado en quince placas (recopilatorios y directos incluidos) que ya forman un legado interesante para el rock del Cono Sur (D.C.).

Programa
Intro / La guitarra / Cómo me voy a olvidar / Los piratas / Pendeviejo / Corazón / Diosa / Auténtica / Ángel y demonio / La bebida, el juego y las mujeres / La prima lejana / Besándote / El gran señor / Tribus urbanas / Distrito Federal / Diamante / Gitano / Amor / Vení Raquel / El murguero / Turdera / La fórmula / El pájaro vio el cielo y se voló / Un osito de peluche de Taiwán / Luna radiante / No me importa el dinero / No puedo / Gente que no / Somos / Loco (tu forma de ser) / El dinero no es todo / Viviré por siempre / Sigue tu camino.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Fue una fiesta todo el concierto sin parar para descansar en verdad la entrega fue total del publico y de los decadentes,,, sin duda: LOS REYES DE LA CANCION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.