viernes, 30 de noviembre de 2012

Enjambre: Audacia con final feliz

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional

Enjambre y los huéspedes del orbe / 30 de noviembre, 2012 / Función única / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.


Alejandro González Castillo

Mientras en las pantallas del recinto un joven se traga la luna para que así sus ojos proyecten rayos de luz, como si de faros se tratase, Luis Humberto, Julián y Rafael Navejas, además de Ángel Sánchez y Javier Mejía, se truenan los dedos tras bambalinas. A su alrededor se pasean cámaras registrando cada uno de sus respiros cuando entre butacas nadie consigue mantenerse sentado; mucho menos callado.

“Casa llena, corazón contento”, declara Luis Humberto apenas toma el escenario para descubrir que quienes habitan los recovecos más cercanos al techo del Auditorio le Nacional responden con aplausos mientras los gritos provienen de los asientos delanteros. Al fin, la noche del ansiado encuentro se ha concretado.
Y no es que Enjambre haya estado alejado de los escenarios últimamente; al contrario. Se trata de un grupo que ha forjado su popularidad tras presentarse a lo largo y ancho del país sin menospreciar escenario alguno. Más bien el ansia del público obedece a que le resulta urgente hacerle saber a sus ídolos que cuentan con su apoyo incondicionalmente, que no hace falta que el cantante invite a hacer ruido, que alce el pedestal de su micrófono para que éste certifique el grado de decibeles que la multitud genera. Porque ellos, los fans, siempre estarán ahí, agradecidos por ser recibidos bajo los reflectores como lo que son, “nuestros invitados especiales, nuestra familia”. Y más hoy, cuando un pelotón de camarógrafos registra el alcance de una euforia que en el futuro será empaquetada en un DVD conmemorativo.
El quinteto estrena oficialmente Enjambre y los huéspedes del orbe, su cuarto disco. Una colección de temas donde, más allá de la adhesión de sintetizadores que antes no figuraban como estelares en su temario, se advierte la intención de mantener intacta la aleación sonora que con el tiempo ha creado un consistente núcleo de fieles seguidores. Así, con un cancionero cuyo origen bien podría ubicarse entre el romanticismo de Los Terrícolas y la urgencia de The Strokes, el conjunto repasa su discografía ―al plato más reciente le preceden Consuelo en domingo, El segundo es felino y Daltónico― y en el camino coloca luces a sus referentes escénicos más significativos, donde lo mismo se encuentra el zapateo zigzagueante de James Brown que la sobriedad interpretativa de José José.
Así, con las dotes como instrumentista, compositor y productor de Julián como eje, el grupo no permite que las gargantas de sus fans descansen por más de diez segundos antes de arremeter con otro hit. Esa ovación constante ―de “Impacto” a “Manía cardiaca”; de “Cámara de faltas” a “Enemigo”― luce aparentemente uniforme debido a la corta edad de todos los asistentes, pero en realidad proviene de dos bandos; pues mientras unos siguen al combo desde sus primeros pasos en el subterráneo roquero, otros llevan sólo un par de años celebrando sus rimas, justo cuando la televisión decidió proyectarlas.
Sin embargo, esta noche los fundamentalismos no tienen cabida. Se trata de la celebración de una nueva generación de músicos y escuchas a quien le estorban los prejuicios. En ese sentido, Enjambre construye una ruta libre de ataduras donde la ligereza se advierte como imprescindible si de disfrutar el viaje se trata, y el epílogo de su espectáculo, compartido con el combo uruguayo No Te Va a Gustar, encargado de abrir la cita, certifica que hoy lucen su fecha de caducidad los planteamientos ortodoxos que durante décadas separaron a grupúsculos cuyas ideologías se consideraban antitéticas.

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional
Desde hace tiempo los autores de “Ausencia de cocina” son idolatrados por las miles de abejas que revolotean alrededor de su panal sónico, pero esta noche el fenómeno consigue involucrar a aquellos que pretendían ignorarlo, pues la sombra que todos esos entes alados generan es lo suficientemente amplia como para opacar la luz de la luna. Debido a la rapidez con la que ha crecido su rango de alcance, podría decirse que se trata de un suceso inusual en la escena roquera del país, pues su zumbido ya llega a los lugares donde regularmente es el pop quien gobierna. Pero ese movimiento, por cierto, audaz y afortunado, sólo los más grandes lo concretan. 


Desde el interior del panal (entrevista con Julián Navejas)
“Aquí, en Enjambre, no existe un líder determinado; éste cambia en cada tema pues el puesto de director de orquesta se lo gana quien escribe cada canción, aunque quien lo hace la mayoría de las ocasiones es Luis Humberto. A veces él llega con una composición que sólo cuenta con guitarra y voz y todos comenzamos a armarla; en otras ocasiones, ya aparece con arreglos premeditados, con melodías que él mismo saca en el piano u otro instrumento”.
“Con los años de experiencia que tenemos tocando hemos ido aprendiendo a confiar en nosotros mismos como músicos. Conocemos nuestros atributos bastante bien y, además, contamos con una excelente química personal. Por eso, conforme ha pasado el tiempo, hemos conseguido definir los roles que cada uno juega dentro del grupo para que luzcan más los arreglos de cada tema que hacemos”.
“Es una realidad que cada vez usamos más sintetizadores ―específicamente los manufacturados a mediados de los años setenta―, aunque las guitarras siguen estando igual de fuertes que siempre. Es decir, seguimos creyendo que ellas, las guitarras, deben ser las principales protagonistas del rock”. (A.G.C.)

Programa
No te va a gustar: Tan lejos / Mirarte a los ojos / Arde / Chau / A las nueve / Al vacio / No era cierto

Enjambre: Reflejo / Falacia / Ciencia de la lluvia / Ausencia / Homografobia / Dulce soledad / Impaciente / Maleable / Eliza mi hortaliza / La ley y ladilla / Impacto / El ordinario / Madrugada / Espalda de bronce / Cobarde / Transeúnte / Viceversa / Fe línea recta / Intruso / Alicia / Último tema / De nadie / Del orbe / Somos ajenos / Visita / Enemigo / Manía cardiaca / Cámara de faltas / Con No te va a gustar: Egohisteria.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.