viernes, 26 de octubre de 2012

María José: Sí, es toda una joven señora

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional


26 de octubre, 2012 / Función única / 2:30 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.


Ethel Álvarez
Han pasado cinco años desde que María José, integrante del extinto grupo de pop Kabah, irrumpió en la escena musical como solista, con “joyas musicales” prestadas. Su carta de presentación y la fórmula que hoy le sigue redituando gran éxito fue la de grabar covers de balada pop de la década de los 80, la cantante de 36 años de edad deleita por cuarta ocasión, en este lustro, el Auditorio Nacional.
La Josa, como cariñosamente le llaman su seguidores, principalmente jóvenes, intensos, alegres o simplemente amantes del amor en todos sus significados, se propone esta noche sorprender a su querida Josafamilia.
Aparece con el pelo teñido de rosa en apoyo a la campaña mundial de prevención contra el cáncer y un entallado traje azul de lentejuelas que, de inmediato, evoca a las grandes intérpretes de los años 80 como Yuri, Daniela Romo, Lucía Méndez… a quienes, justamente, les canta a su estilo.
Y, si bien, su show, en el que la acompañan una decena de bailarines en el escenario, se basa principalmente en el repertorio de artistas como las ya mencionadas, María José, con su voz impecable, dominio del escenario y las tablas adquiridas a lo largo de casi 20 años de carrera (entre su paso por Kabah y su andar solista), da cuenta de cocinarse aparte, de ser ya una marca registrada.
Su pequeño tributo a la fallecida Whitney Houston con la canción “I have nothing”, la interpretación del tema inédito “Porque el amor manda”, canción central de la telenovela homónima que protagonizan Blanca Soto y Fernando Colunga, así como la participación en el escenario de Yahir, con quien interpreta el tema “Callados” y de Ana Bárbara con quien canta “Vete” y “Lo busqué”, la colocan en el pedestal de las grandes señoras de la balada pop. 
En su cuarto álbum, titulado De noche (2012), deja atrás los covers y los temas inéditos que interpreta transitan por el género dance, la música electrónica y los ya consabidos pop y balada. 
En sincronía con sus bailarines, salpica de frescura y ligereza el escenario, se le nota a gusto, sexy, pícara, y hace recordar sus mejores momentos al lado de Kabah, de quien interpreta un popurrí. Junto con ellos, da cuenta de su gran condición física, pues ha rebasado las dos horas de concierto y tiene pila para media hora más.
Su voz, cada vez mejor educada para interpretar y “calificar” con autoridad a otros futuros talentos, como lo hizo ya en dos ocasiones en el programa de televisión Pequeños Gigantes, es reconocida de pie por su público, por esas féminas de alma desgarrada que lloran las desgracias “contra ellos” y la reconocen como la vengadora de sus infortunios: “Te amamos, Josaaaaaaaaaa”, le gritan en repetidas e intencionadas ocasiones.
Varios cambios de vestuario, casi una veintena de personas en el escenario, entre músicos, coristas y bailarines, la perfecta iluminación acorde a cada tema, traspasan el concepto de concierto. El de La Josa es un show en todos los sentidos, a ratos recuerda a las grandes divas de los centros nocturnos, a la misma Lila Deneken, a ratos también pareciera un musical de Broadway.

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional

Así, su público, corea cada una de las nuevas versiones de “No soy una señora”, “Mi amor amor”, “La ocasión para amarnos”, “Un nuevo amor”; se conmueve con “Después de tu adiós”, “Adelante corazón” y “No importa que el sol muera”; y baila a todo lo que da “Tú ya sabes a mí”, el primer sencillo de De noche
Decía el escritor inglés Walter Savage Landor que: “El presente, como una nota musical, nada significa sino en cuanto está ligado a lo pasado y a lo que ha de venir”. Y, La Josa, tiene sin duda, un futuro promisorio. 


Vestida para triunfar
No es una regla, pero sí una afortunada coincidencia, que María José pertenezca a ese selecto grupo de cantantes solistas egresadas de grupos musicales exitosos como Timbiriche, del que surgieron Thalía, Paulina Rubio y Edith Márquez.
Kabah, al que perteneció por 13 años, estaba conformado por seis integrantes, de los cuales, sólo ella, cuyo nombre verdadero es María José Loyola Anaya, decidió hacer carrera solista.
“Fue mi escuela; es mi familia. Y toda la formación que yo pueda tener se lo debo a mi paso por la banda, es lo mejor que me ha pasado en la vida”, ha dicho sobre sus orígenes artísticos.
Consciente de que está iniciando, y de que posee gran potencial, además de carisma, belleza y amor por la música, asegura que “no está en esto” por conseguir el estrellato como forma de autorrealización.
“Quiero tener una trayectoria de peso, de muchos años, lo que más desearía a largo plazo es tener el reconocimiento de la gente, sentir que pude servir de modelo para muchas chicas que a la mejor tengan baja autoestima y que yo les ayude a reforzar su imagen y las haga sentir orgullosas de ser mujer, más allá de las formas o las curvas, esa es una misión que tengo. Porque lo digo y lo repito: me gusta ser mujer y me gusta defender a las mías”. Esa, además de seguir conquistando éxitos musicales, es una de las misiones de María José. 


Programa
Tú ya sabes a mi / Este amor no toca / Analgésico / Solo no / La ocasión para amarnos / Después de tu adiós / Más de ti / Baila / ¿Quién eres tú? / Acaríciame / Te vas a acordar / Este hombre / No importa que el sol se muera / Castillos / Herida / Y aquí estoy / Se nos va la vida / Así o más / Con Yahir: Callados / La cara oculta del amor / Me equivoqué / Será el ángel / No soy una muñeca / Prefiero ser su amante / Popurrí Kabah / El brillo de la luna / Extraña / Mi amor amor / I have nothing / El amor manda / Con Ana Bárbara: Vete - Lo busqué / Frente a frente / Adelante corazón / Un nuevo amor / No soy una señora.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.