sábado, 22 de septiembre de 2012

Tex Tex: ¡Que viva el rock ejidal!

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Me haces volar / 22 de septiembre, 2012 / Función única / 
2:20 hrs. de duración / Promotor: Kaiman Entretenimiento S.A. de C.V.



David Cortés
“Durante veintiséis años de carrera hemos recorrido nuestro hermoso México, de Tapachula a Tijuana, para descubrir, en un estudio antropológico, que el noventa por ciento de los mexicanos es feo, mientras el diez por ciento restante es horrible”. Lalo Tex no parece bromear cuando habla, lo hace con una certidumbre que pone en duda a un público que no sabe si lamentar su condición estética o bailar “Feo, fuerte y formal” para celebrarla. 
Al lado del antropólogo emergente se encuentra su hermano y compadre Chucho Tex, y juntos conforman Tex Tex, el único grupo en el mundo que ejecuta rock ejidal. Pero la dupla no está sola sobre el escenario, en algún punto de la noche llega a rodearse de catorce músicos para, con la compañía de violín, clarinete, trombón, acordeón y trompeta, poner en cintura “a quienes creen que hacen rock & roll”, cuando en realidad no son más que unos “Asesinos del rock”, una acusación incluida en Me haces volar, el disco más reciente de un dúo que, en su amplia lista de invitados, distingue a tres guitarristas con los aplausos más fuertes: Vincent Van Rock (Rebel Cats), León Vago y Lalito Tex Jr (hijo del también cantante).
De esta forma, quien es reconocido como uno de los más talentosos guitarristas en los terrenos del rock mexicano, hereda sonriente el rol protagónico a favor de la diversidad de estilos; es decir, de la pulcritud del rockabilly se pasa a la saturación del metal sin hacer jamás de lado los clásicos punteos que Chuck Berry popularizara hace décadas.
“Venimos dispuestos dejarlos bien complacidos”, explica Lalo; una tarea complicada si se considera la amplitud de la discografía de los oriundos de Texcoco, de modo que el paso debe ser apresurado. “Súbete al tren”, solicitan los músicos al público y éste atiende el llamado armando parejas que brindan mientras bailan “Me dijiste” y “Te vas a acordar de mí”, extraviados entre los gritos de la porra oficial de la Nueva Atzacoalco. 
Luego de recibir una llamada del Sindicato de Músicos Desafinados del DF, Lalo Tex anuncia que aún no es hora de despedirse, pues “nos dieron chance de echarnos otra”. Entonces arriba “Pobre rocanrolero”, el pretexto ideal para enorgullecerse de haber elegido las guitarras eléctricas en lugar de los instrumentos propios de los astrónomos como herramientas de oficio.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Los despistados creerán que lo que hoy se celebra es un baile grupero debido a la cantidad de sombreros que se advierten entre los visitantes del Lunario, sin embargo todos ellos, los llamado muñecos por los de apellido Tex, se consideran afortunados tras haber recibido “Un toque mágico”; el chispazo que definió la dirección disidente de sus vidas y que hoy encuentra eco en un foro abarrotado de colegas: Me han vestido con saco y corbata y hasta con traje de casimir, pero siento que me matan, son una cárcel para mí. Me gusta andar de pata de perro y andar rolando por ahí. Aunque no gano mucho dinero, ¡ay Dios mío, soy tan feliz!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.