viernes, 28 de septiembre de 2012

Real de Catorce: Lección de vida

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Una razón para vivir / 28 de septiembre, 2012 / Función única / 
2:15 hrs. de duración / Promotor: Enrique Andrade Mendoza


David Cortés
Son pocas las leyendas que verdaderamente merecen ese apelativo en la escena del rock mexicano; pero sin duda una de ellas aparece esta noche y es recibido de pie con una ovación. Y no puede ser de otra forma. José Cruz no sólo es fundador de Real de Catorce, agrupación fundamental para entender el desarrollo del blues en México, es también un fino armoniquista, probablemente el mejor de este país, y un hombre que en los últimos años ha dado muestras de férrea lucha contra la adversidad.
Hoy, sus fanáticos se han dado cita para la presentación de Una razón para vivir, la más reciente placa de un reformado Real de Catorce en donde únicamente se mantiene él como integrante de la alineación original. 
Y el compositor da una lección de vida. Aquejado por la esclerosis múltiple, su capacidad vocal se ha visto disminuida, por lo que ahora comparte tareas con su hija María José Camargo en la voz. En la parte instrumental se rodea de músicos que compensan la falta de experiencia con redoblada entrega y los resultados son apasionadas interpretaciones de nuevas composiciones —y algunos clásicos— que cuentan interesantes y poéticas historias.
Real de Catorce nunca ha sido una agrupación ortodoxa; su música, afincada en el blues, se ha nutrido de otros ritmos negros como el reggae o el soul, y en los temas que conforman su más reciente producción discográfica tal condimento está presente.
Esta noche aparecen varios invitados, entre ellos Fernando Rivera Calderón (Monocordio), quien en tres momentos diferentes sube a cantar. También hay un guitarrista de formación clásica y un saxofonista; ambos imprimen un poco más de color a un colectivo en buena forma.
Intensidad, pasión, entrega, son tres cualidades que definen el paso de Real de Catorce por el Lunario. Y es difícil no contagiarse de la fuerza de su líder cuando uno lo ve en una silla de ruedas y con un tanque de oxígeno al lado listo para su auxilio; sin embargo, Cruz está lejos de vivir en la autocompasión. Si bien su discurso es breve, éste sigue con alusiones a la injusticia y la desigualdad y su música continúa con la idea de cobijarse de la noche para hurgar en la vida de los habitantes de esta ciudad.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Cuando arriba el encore, el blues ha triunfado, ha tomado la fortaleza y la intensidad es manifiesta. Las guitarras, desatadas, suenan con una furia de otro mundo, como si fuera un torbellino intergaláctico que todo lo arrasa y no deja en pie emoción ni voluntad alguna. 


Programa
Golpéame / Cuando hables de dolor / Bebimos y vivimos / Aún sin caer / Barrio de asonada / La medicina / Azul / Caos / Mujer sucia / La bala maldita / Mala sangre / El quinqué / Testamento / Al cuarto para las dos / Contraley / Mira ese hombre / El misterio de las cosas / Una razón para vivir.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.