domingo, 2 de septiembre de 2012

PXNDX: Rudos e indefensos


Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional


Panda (PXNDX): Bonanza / 2 de septiembre, 2012 / Función única / 
2:00 hrs. de duración / Promotor: Maint Event, S.A. de C.V.


Alejandro González Castillo
Los Sex Pistols definieron en los años setenta que los punks carecían de sentimientos cuando John Lydon y sus compinches gritaron “No feelings” frente al espejo, definiendo así la postura de un contingente de sujetos que en lugar de corazón decidió portar un estropajo. PXNDX (Panda), sin embargo, desobedece aquel reglamento, y lo hace con una desfachatez que Sid Vicious hubiera envidiado cada vez que su cantante acepta ser “un simple amante loco”. Aunque, un segundo, ¿los autores de “Los malaventurados no lloran” deben ser considerados como punks?

El tema ocuparía horas de sofocante discusión. Porque los oriundos de Monterrey levantan pasiones inusitadas en las adolescentes que hoy abarrotan el Auditorio Nacional. Así que nada de tipos rudos bebiendo cerveza mientras se codean en un mosh pit; eufóricas, las chicas provocan con sus gritos que sus padres pasen saliva mientras aflojan el nudo de su corbata nerviosamente.
Pareciera que One Direction o Menudo se encuentran sobre el escenario pero, lejos de las coreografías de una boy band, Jorge Vázquez, Arturo Arredondo, José Madero, Ricardo Treviño y Bucho (invitado en el teclado) se plantan con gestos enfurecidos, dignos de leñadores impacientes por cazar venados, para contar que tienen una “Cita en el quirófano”, donde sus corazones serán extraídos con tal de que su dolor, producto de un amor ingrato, sea aniquilado. Además, la historia viene acompañada de baladros angustiosos que consiguen que los adultos hagan a un lado el saco de una buena vez, pues cada grito lastimero que José arroja parece impactarse justo en el pecho de sus hijas, haciendo realidad la sentencia: ahí te va mi dolor.
Custodiado por una amenazante parvada de cuervos, el baterista de cabello verde ataca con violencia sus tambores como si cada golpe fuese una estaca en el tórax de los asistentes, quienes, como el quinteto, viven un “Romance en re sostenido” cuyo único final feliz se encuentra una vez que arriba la muerte.
Y es que las historias que hoy son cantadas poseen un ánimo funesto que hace juego con los ojos delineados de quienes ocupan los asientos, mucho de ellos alguna vez tachados como emos, tal como ha ocurrido con las letras A de su grupo favorito, las cuales fueron ocupadas por mórbidas cruces. Así que cuidado, porque PXNDX también viste prendas oscuras, “Color negro pasión”, y los “Malos pensamientos” también rondan su mente toda vez que enlistan los “Aforismos” que rigen sus días: es más, cuando a un hombre le fuerzan a la bondad muy raramente feliz será
El combo presenta esta noche su álbum más reciente, Bonanza, cuyo temario es repasado sin hacer de lado los momentos más significativos de una discografía cuyos títulos resultan elocuentes si de hablar de la evolución temática del conjunto se trata: Arroz con leche, La revancha del príncipe charro, Para ti con desprecio, Amantes sunt amentes y Poetics. “Amnistía”, incluida en el último plato del listado, es la composición elegida para que los amplificadores descansen y el cantante se plante frente a su público, apenas acompañado de un ukulele, para aceptar su culpa por las cosas indecentes que yo cometí años ayer

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

“La siguiente canción habla sobre intentar superar los obstáculos”, explica Madero para luego recordar las palabras de su abuela: “Hay que tratar de vencer la adversidad siempre”. Y es entonces que el lado más blando de los músicos queda al descubierto y se comprende el grado de ternura que generan con cada compás. Porque así tachen sus ojos y afilen sus garras, los pandas siempre lucirán indefensos. Y la condición natural de cada uno, “Narcisista por excelencia”, no hace más que adherirle puntos a su irresistible perfil. Por eso hoy reciben aplausos sin mesura; finalmente, no cualquiera consigue lucir rudo y cursi en apenas una estrofa.


Un panda llamado emo
Originalmente fue reconocido como un grupo que echaba mano del perfil sónico del punk californiano para homenajear a Alberto Vázquez y Joan Sebastian (“Maracas” fue la cumbre de su insolencia); sin embargo, con la edición de Para ti con desprecio (2005) las risotadas se transformaron en lamentos. Desde la tapa del álbum se advertía el cambio de actitud del combo norteño, pues el blanco de sus dardos se encontraba en la desilusión amorosa.
Encapsuladas en un par de discos confeccionados con el mismo ánimo herido (Amantes sunt amentes, editado en 2006, y Poetics, prensado tres años después), las nuevas canciones del grupo fueron recibidas por una generación mediáticamente denominada emo, que encontró en las rimas del cuarteto la navaja ideal para rebanar sus venas. En ese sentido, el título de su nueva producción, Bonanza (2012) opera como un ejercicio de ironía considerando que la esperanza sigue sin asomarse en el horizonte del grupo. (A.G.C.)

Programa
Husky: Summer / Easy /Happening / Can you feel? / Teenage / Turn me on / Miami / Locozone

Pxndx: Huésped en casa propia / Las mil y un camas / Cita en el quirófano / Te invito a mi fiesta / So violento so macabro / Envejecido en barril de roble / Sólo a terceros / 3+1 / Negro pasión / Los malaventurados no lloran / Procedimientos para llegar a un común acuerdo / Cuando no es como debiera ser / Feliz cumpleaños / La noche de la mesa triste / Nuestra aflicción / Aforismos / Narcisista por excelencia / Malos pensamientos / Amnistía / La reina de Uxmal / Mi muñeca / Hombre de lata / Romance / Ya no jalaba / Buen día.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.