viernes, 17 de agosto de 2012

María del Sol: El amor de pareja

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional




Tour Un nuevo amor / 17 de agosto, 2012 / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: María del Sol Representaciones, S.A. de C.V.

Fernando Figueroa
Gracias a su privilegiada voz, en 1981 María del Sol fue considerada en Japón como la Mejor Intérprete del Festival Yamaha; también participó nueve veces en el Festival OTI nacional y ganó en 1988 con el tema “Contigo y con el mundo”, que le dio pase automático para representar a México en la edición internacional, celebrada en Buenos Aires. En 1986 había quedado en segundo lugar dentro de la competencia local con “No prometas lo que no será”, a dúo con Jorge Muñiz, que se convirtió en un gran éxito comercial.

En 1996 se abrazó el cristianismo y su carrera se inclinó más a los cantos de alabanza y con mensaje espiritual. Hoy presenta Un nuevo amor, material discográfico que amalgama asuntos del amor mundano con historias bíblicas de parejas célebres.
María del Sol anhela que el matrimonio vuelva a ser el eje de una sociedad sana. Para conseguir ese objetivo, no sólo utiliza la gran capacidad como cantante que la caracteriza sino también la simpatía y el salero que posee como entretenedora.
Rompe cualquier atisbo de solemnidad al decir que, seguramente, Eva era una mujer bellísima, pero también “la únicaaa” de la que podía enamorarse Adán, quien bien pudo cantarle a su pareja “Y llegaste tú”, de Sin Bandera. Asimismo, “Con los años que me quedan” ―hit ochentero de Gloria Estefan― refleja el longevo amor de Abraham por Sara.
La intérprete pide que se enciendan las luces y pregunta si en el Lunario hay parejas que tengan veinte años de casados. En una de las mesas, el director musical Willy Gutiérrez se pone de pie y levanta la mano antes gritar que él y su esposa ya tienen cuarenta años juntos; “mi edad”, bromea María del Sol.
Otro parroquiano, llamado David, sube al escenario con una cajita en las manos y le pide matrimonio a su novia Adriana, quien acepta el anillo de compromiso bañada en lágrimas de felicidad. La anfitriona aprovecha el momento para recordar una cita del evangelista Mateo: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”.
Acompañada del costarricense Roger Hudson, María del Sol ofrece “No puedo dejarte de amar” y “Sólo para ti”, ambas composiciones de Mario Domm. Sus voces con raíces africanas se escuchan poderosas y ellos son capaces de entrelazarlas sin que ninguna desaparezca. En las mesas, las manos de algunas parejas se unen, igual que en el escenario, donde la hija de Josefina Echánove suelta la enésima broma de la noche: “Colors of Benetton”, refiriéndose a la piel negra de Hudson y la más clara de ella.

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional

En la recta final, la garganta de María del Sol dispara los cañonazos más potentes cuando se trata de homenajear a la fallecida Whitney Houston; interpreta “I Will Always Love You” de tal manera que logra un silencio casi absoluto en el recinto. No hay duda de que ha recibido un don inigualable y lo comparte generosamente.
En el vestíbulo del Lunario se vende el disco Un nuevo amor, cuyo productor ejecutivo, a decir de la artista, fue Dios.

Programa
Un nuevo amor / Llegaste tú / Te vi venir / No puedo dejarte de amar / Con los años que me quedan / Sólo tengo ojos para ti / Sólo para ti / Bendita luz / I Will Always Love You / Volverte a ver / No mecería tanto amor / Un nuevo amor (bis) / Acción de gracias / No prometas lo que no será.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.