jueves, 30 de agosto de 2012

Enanitos Verdes: Hermosa (y viva) ilusión

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional


30 de agosto, 2012 / Función única / 2:00 hrs. de duración / 
Promotor: OCESA Promotora, S.A. de C.V.


Alejandro González Castillo
De la camada de músicos españoles, argentinos y mexicanos que conformaron ese grupúsculo denominado Rock en tu Idioma a fines de los años ochenta del siglo pasado, Enanitos Verdes ha sido el único conjunto que, como indica con certeza Felipe Staiti, mantiene los remos en movimiento a la fecha, sin descanso alguno desde que tuvieron lugar sus primeros ensayos en Mendoza, Argentina, en 1979.

Es Marciano Cantero quien agradece el reconocimiento del público ante tal muestra de resistencia, “qué delicia, qué hermosura tan grande estar hoy aquí”, y luego usa las rimas de “Cordillera” para ofrecer detalles respecto a su andino gentilicio y asumirse como un valiente cazador de las estrellas.
“Esta canción nos trajo por primera vez a México hace ya varios años”, comenta Cantero antes de que “La muralla verde” consiga que las butacas se deshagan de sus ocupantes, quienes reagrupan las hojas arrancadas del calendario para ubicarse en esa fiesta de fin de cursos de la secundaria donde su única preocupación era ocupar la pista de baile hasta que los muslos se adormecieran y, claro, llegar a casa sin tufo a tabaco.
En ese sentido, “Guitarras blancas” mantiene el ánimo en el mismo sitio con un ruego puntual como bandera, “¡por favor, déjenlos bailar!”. Las efusivas palmas de los presentes certifican que se trata de composiciones que se han erigido como favoritas en decenas de antros y cantabares, entre tragos y risas. El autor de las melodías lo sabe, por eso acomoda sus gafas y ofrece un brindis dedicado a “todos los músicos que se ganan la vida en los bares”, y de paso recuerda a “un buen amigo, Andrés Calamaro”, durante “Mil horas”. 
Además del bajista y el guitarrista, Jota Morelli —usando las baquetas que solía empuñar Daniel Piccolo— y Juan Pablo Staiti, haciendo segunda a su padre en la guitarra, conforman el cuarteto que hoy se deshace de las florituras que caracterizan las versiones que aparecen en los discos para cambiar saxofones, sintetizadores y coros por puro músculo.
En ese rol, “Por el resto” significa su trasformación más radical y el espacio idóneo para enmarcar las virtudes de Felipe, un músico cuyas dotes bien podrían ubicarse entre la pirotecnia de Steve Vai (a quien, revela el bajista, le dio clases de tango) y la mesura apasionada de Santana. Así, rebosante de distorsión, el temario de los argentinos encuentra relajación hasta que llegan las baladas que a últimas fechas han ocupado horarios estelares en los canales de videos: “Amores lejanos” y “Luz de día”, la segunda, aderezada con la participación vocal de Coti Sorokin y anunciada como una tonada que “funciona muy bien con ellas, porque habla de ellas”.
Tras correr el riesgo de unir a Keith Richards y a Marco Antonio Solís en los acordes de “Tu cárcel” y “Miss You”, ponerse ranchero con “la tequila” que bebe “Dolores” y recordar a Led Zeppelin y su “Moby Dick”, el conjunto opta por despedirse con la añoranza como guía, andando con esas historias que “hablan de cosas que se nos van sin que podamos hacer nada”. De este modo, antes de que se encuentre a la orilla del escenario y ofrezca una reverencia, el cuarteto mima aún más los recuerdos de sus fans al revisar “Tus viejas cartas” y detallar “Mi primer día sin ti”. 

Foto: Fernando Moguel / Colección Auditorio Nacional

¿Dónde quedó ahora esa hermosa ilusión?, se preguntan quienes hacen olas con sus brazos, de izquierda a derecha, moviéndose despacio con la esperanza de volver a casa y, vía Facebook, localizar a esa persona con quien compartían suspiros hace años, cuando cantaban entre clases “Tus viejas cartas”.


Hubo una vez un Rock en tu Idioma
Cobijada por el sello BMG Ariola, la campaña publicitaria de Rock en tu Idioma se ubica durante la segunda mitad de la década de los ochenta hasta el inicio de los noventa con la Movida madrileña como antecedente. En ella, exponentes argentinos como Charly García, Enanitos Verdes, Virus, Miguel Mateos y GIT compartían marquesina con grupos españoles como Radio Futura, Los Toreros Muertos y La Trinca, y combos mexicanos como Caifanes, Fobia y Neón.
Curiosamente, al toparse con los buenos signos de ventas que un pegote así traía consigo, otras firmas disqueras aprovecharon aquel boom para adherirse al oleaje con productos fabricados con fines meramente comerciales. Por otro lado, vale mencionar el esfuerzo llevado a cabo por el sello mexicano Comrock en 1985, con un álbum recopilatorio donde se incluyó a Kenny and The Electrics, Dangerous Rhythm, Mask, Los Clips y Punto y Aparte, grupos todos mexicanos que, sin etiquetas de por medio, abonaron una tierra entonces árida cuyos jugosos frutos, muy poco tiempo después, serían aprovechados por músicos con mejor fortuna. (A.G.C.)

Programa
Dale Pascual / Cordillera / Amores lejanos / La muralla verde / Eterna soledad / Frances limón / A las tres / Mil horas / Por el resto de tus días / Te vi en un tren / Mariposas / Guitarras blancas / Luz de día / Ay Dolores / Tu cárcel / Lamento boliviano / Tus viejas cartas / Mi primer día sin ti / Mejor no hablemos de amor / Tequila / El extraño del pelo largo.


1 comentario:

Joseph Roman Del Angel dijo...

El concierto estuvo IMPRESIONANTE de verdad me diverti mucho al ver a mi grupo de rock favorito!! muchas gracias al auditorio por permitirme ver a estos grandes personajes espero volver a ir en el 2013!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.