jueves, 5 de julio de 2012

No Te Va Gustar: Espontáneo eclecticismo

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Público / 5 de julio, 2012 / Función única / 
2:25 hrs. de duración / Promotor: Francisco Javier Barrón M.


David Cortés
Es innegable el poder de convocatoria del eclecticismo, de la mezcla de géneros. Esta noche, la banda uruguaya No Te Va Gustar (NTVG) constata con creces esta afirmación pues el lugar rebosa de público, en su mayoría adolescentes, pero en donde, como las manchas en el cuerpo de un tigre, se observan adultos mayores. La causa, la presentación en este país de Público, el trabajo más reciente de la agrupación.
Y cuando alguien pregunta si hay una fórmula en la música de este noneto, la respuesta es no; sin embargo, hay una mirada muy espontánea a su música y ésta despliega lo mismo reggae, ska, folclore latinoamericano y rock. Se trata de una mezcla atravesada por una sección de metales que no sólo imprime destellos de funk grasoso y de jazz; también es un trío de alientos que apela a la finura más que a la facilidad de construir ritmos calientes. 
Y aunque los bronces tienen momentos de brillo, una característica destacable en la música de la banda es su funcionamiento como una unidad. Su música se escucha compacta, resultado del trabajo de conjunto; en ocasiones, se insinúa un solo de guitarra, pero de último momento el instrumento se retrae y cuando finalmente éste arriba, lo hace en un momento justo y casi siempre llega cargado de inflexiones de blues.
La banda interactúa constantemente con su público y éste responde con euforia y prácticamente celebra cualquier gesto del grupo, especialmente cuando atacan una melodía con la velocidad propia del ska; en otros momentos, afloran las raíces de la murga, del candombe uruguayo y cuando eso sucede la música de NTVG gana en colorido.
Y como esto sucede y se entrega con espontaneidad, los resultados son encomiables. NTVG ha llegado a esta instancia luego de seis discos y una amplia experiencia ganada en los cientos de directos que han efectuado desde su formación en 1994, y que comenzó a propulsarse cuatro años después al ganar el III Festival de la Canción de Montevideo.
Tan importantes es su trayectoria, que la noche transcurre con rapidez, como si se tratara de un líquido vital que busca contenerse con las manos. Y es que el paso del blues al reggae y de ahí al folclore, sin olvidar encallar en el rock o el ska, y hasta un poco en la música africana ―ejemplificado en un trepidante dueto de batería y percusiones― vuelve el tránsito fluido.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

“Podríamos quedarnos toda la noche”, dice en un instante de la velada Emiliano Brancciari, pero cuando la transpiración amenaza convertirse en lluvia, el frontman anuncia la despedida, misma que es recibida con cierto desencanto; sin embargo, el encore es tan urgente y vibrante que pronto hace olvidar a los asistentes la súbita decepción para envolverlos en el gozo de una música que podrá tener fin, pero cuyos ecos aún resuenan en la avenida Reforma.

Programa
Como si estuviera / Cero a la izquierda / Tan lejos / Mirarte a los ojos / La única voz / Arde / Con el viento / No necesito nada / Clara / Tu defecto es el mío / Verte reír / Pensar / Chau / Al vacío / Mucho más feliz / El camino / Memorias del olvido / No era cierto.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.