jueves, 26 de julio de 2012

Beaujean Project / Jaramar: Revelación y reto

Beaujean Project. Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Concierta Independencia / 26 de julio, 2012 / Función única / 
2:20 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera, S.N.C.

David Cortés
A Jaramar, a pesar de sus casi veinte años de trayectoria y sus once álbumes bajo el brazo, le gustan los retos, la aventura. Y esos viajes, esas exploraciones, gusta de hacerlos acompañada de los presentes que hoy se han dado cita para escuchar su nuevo proyecto, inclinado hacia el jazz, y bautizado como Caída Libre.
Su hermosa voz apenas es arropada por la guitarra de Daniel López y el contrabajo de Eliud Hernández; pero los arreglos son atinados, imprimen una perspectiva nueva a las composiciones de Leonard Cohen, Thelonius Monk, George Gershwin y U2, entre otros.
La cantante frasea no sólo adecuadamente, sino con una musicalidad extra; su dicción, ya sea en inglés o francés es correcta, y su expresividad se pone a tope. En un instante de la noche, pide a Nicolás Santella que suba a aporrear el piano y el viaje adquiere otros matices. ¿Qué más se le puede pedir a una mujer que pudiendo solazarse en su zona de confort, decide aventarse al vacío, sin red, y en ese viaje placentero nos pide acompañarla?
Cuando toca el turno de Beaujean Project (Ingrid y Jennifer Beaujean), la sensación de estar ante el futuro del jazz en México es poderosa. Más que el presente, lo que atestiguamos los ahí reunidos es la germinación de una semilla, una simiente que, a juzgar por los resultados, está siendo bien cuidada.
Las hermanas, quienes iniciaron esta aventura en 2006, han colaborado con Magos Herrera, la Big Band Jazz de México y el Coro Gospel de México; esta noche se hacen acompañar de Jorge Servín (batería), Benjamín García (contrabajo) y Nicolás Santella al piano. El decurso de la música se presenta más apegado al jazz convencional, pero manejan sus voces con sapiencia. En ocasiones cantan al unísono, otras intercambian el liderazgo; y en aquellos momentos en los que tejen hermosas armonías, nos acercan al embeleso.
En su set hay pizcas de funk, un poco de pop, scat, y momentos de gran hermosura e intensidad, ratos en donde lo sublime supera todo pronóstico. En un punto de la velada, Jaramar sube a cantar con ellas para “pagar” la invitación y uno no deja de imaginar lo hermoso que sería un recital completo de las tres.
Las hermanas Beaujean tienen un disco en su haber (Amartya) y preparan uno más; pero a pesar de su juventud, saben que en este negocio del jazz la suma de las partes hace mejor el todo. Bien podrían ser protagónicas y robarse el show; en vez de eso, se restringen, dejan el ego a un lado, y cuando eso sucede, la música se materializa, crece y adquiere formas surrealistas.

Jaramar. Foto: Fernando Aveces / Colección Auditorio Nacional

Y así transcurre la noche, en medio del ensueño, hasta que llega el encore y nos damos cuenta de que en un par de horas hemos sido objeto de una revelación que habrá de florecer en el futuro.


Programa
Jaramar: Red River Valley / The Man I Love / Dance Me to the End of Love / My Funny Valentine / East of the Sun / La Vie en Rose / Love is Blindness / It Ain’t Neccesarily So / Ne Me Quitte Pas / Way Over Yonder / Round Midnight
Beaujean Project: Invisible / La noche trae tu voz / Estrella de mar / Ideas / Amartya / De tu recuerdo / Sueños / Jardín secreto / Cuando todo pasa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.