viernes, 8 de junio de 2012

Jesús Adrián Romero: Volar sin capa

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

Soplando vida / 8 y 9 de junio, 2012 / Dos funciones / 2:40 hrs. de duración / 
Promotor: D’Alessio Entretenimiento, S.A. de C.V.


Fernando Figueroa
Cuando Jesús Adrián Romero era adolescente, no le gustaba su carácter tímido, introvertido; quería ser igual de relajiento que sus compañeros y se convirtió en “el payaso de la escuela”, según platica él mismo entre canciones de alabanza. Cierto día, un amigo le dijo: “No rechaces el temperamento que Dios te dio, porque Él fluye a través de todos los dones que te dio”. Jesús Adrián le hizo caso “y entonces brotó un río de canciones” que casi todo el público sabe de memoria.
Lo acompañan jóvenes instrumentistas que coquetean con el virtuosismo y saltan de manera natural de una balada a un vallenato o del pop al rock. Al presentarlos, Romero comenta que, “además de ser buenos músicos, estos muchachos también son líderes en nuestra congregación de Phoenix, Arizona”. Aprovecha el momento para sugerir a los oyentes que busquen su verdadera vocación, aceptándose tal como son y enfocando sus baterías en alcanzar no un sueño personal y egoísta sino en cubrir una necesidad colectiva: “Pregúntense cuáles son sus virtudes, qué les gusta hacer y hacen bien, luego hagan algo que sea una bendición para los demás”.
Por lo pronto, lo que la gente quiere es escuchar mensajes de salvación, y lo hace con alegría y devoción, sobre todo cuando llega el turno de “Sumérgeme”; la mayoría cierra los ojos, levanta los brazos y musita la letra: Cansado del camino, sediento de ti / un desierto he cruzado / sin fuerza he quedado / vengo a ti.
“¡Qué honor!”, dice Ernesto D’Alessio al llegar como invitado, resumiendo en esas dos palabras el gusto por compartir el escenario con Jesús Adrián Romero. Antes de que interpreten juntos “Jesús”, afirma que Dios le ha ayudado “a tomar decisiones sabias en todas las áreas de mi vida”; anuncia la presencia entre el público de su madre, Lupita D’Alessio, y asegura que “ella aún vive gracias a Cristo”. Las cámaras de video la enfocan y proyectan su imagen en las pantallas, y lo mismo sucede con María del Sol, a quien Ernesto define como “mi mamá espiritual”, la artista que le transmitió el mensaje religioso mientras trabajaban juntos en el musical José el soñador.
A solas, Jesús Adrián Romero recuerda que, siendo niño, su mayor anhelo era volar como Supermán con una toalla a manera de capa; cuando se dio cuenta de que no podía levantarse del piso por más de dos o tres segundos, aprendió a confeccionar capas más delgadas, que tampoco le sirvieron de mucho. Entonces optó por convertirse en un Tarzán que se conformaba con desplazarse con sogas entre los árboles, en vez de lianas. Cuando se enamoró por vez primera, su novia lo hizo sentirse héroe porque siempre creyó (y sigue creyendo) en todos sus sueños, sin importar que en el transcurso de sus vidas se hayan mudado de casa catorce veces. A su esposa, también presente en una butaca del Auditorio Nacional, le dedica “Mi vida sin ti”.
Romero comenta que algunas personas le dicen que tal o cual canción de su autoría no es espiritual; él les responde que deben aprender a descubrir la presencia de Dios en la vida cotidiana. Utiliza como ejemplo un fragmento del Génesis: “Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente, el Señor está en este lugar y yo no lo sabía”.

Foto: José Jorge Carreón / Colección Auditorio Nacional

El intérprete y compositor considera que todos los artistas tienen en su ADN espiritual el recuerdo del huerto edénico, y que en sus creaciones tratan de reproducirlo de alguna manera. El concierto finaliza cuando el pastor se transforma metafóricamente en un papá que no ha sabido dar amor a sus hijos, a quienes piden perdón en nombre de los verdaderos progenitores.
El grupo abridor fue Ave, liderado por Adrián Roberto, que ofrece un pop rock progresivo con mensaje religioso. Él y la tecladista Jaanai Michelle son hijos de Jesús Adrián Romero y de Pecos, la mujer que siempre vio en su esposo a un héroe capaz de volar sin necesidad de capa.


De vocación pastor
Compositor, cantante y pastor, Jesús Adrián Romero nació en Hermosillo, Sonora; actualmente dirige la congregación cristiana Vástago Epicentro y la empresa musical Vástago Producciones, en Phoenix, Arizona.
Ha sido nominado tres veces al Grammy Latino en el rubro Mejor Álbum Cristiano en Español: El aire de tu casa (2006), Ayer te vi, fue más claro que la luna (2008) y El brillo de mis ojos (2010). En 2012 lanza Soplando vida, que ahora presenta en el Auditorio Nacional (lanzó varias copias de obsequio hacia las primeras filas de la zona preferente).
También ha grabado numerosos discos en vivo como Renuevo espiritual (1990), Unidos por la Cruz (1996), Cerca de Ti (1998), Con manos vacías (2000), A sus pies (2002), La colección, alabanza (2003 ), La colección, adoración (2003) y Te daré lo mejor (2004), así como varios DVD’s. Ha hecho duetos con Emmanel, Marcela Gándara, Marcos Witt, Álex Campos y otros intérpretes. (F.F.)


Programa
Sólo tú / Ayer te vi, fue más claro que la luna / El aire de tu casa / Razones para vivir / Estrella de la mañana / Qué sería de mí / Con manos vacías / Este día especial / Sumérgeme / Mi vida sin ti / Jesús / Tu bandera / Te dejo ganar / Leche y miel / Cuenta conmigo / Pegado a ti / Mi herencia / En la azotea / Mi universo / Soplando vida / Princesas mágicas / Me dice que me ama.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.