viernes, 9 de marzo de 2012

Michael Bublé: De Sinatra a Michael Jackson

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional


Crazy Love Tour / 9, 10 y 11 de marzo, 2012 / Tres funciones / 
1:40 hrs. de duración / Promotor: Súper Publicidad, S.A. de C.V. 



Alejandro González Castillo
Arroja una serie de puñetazos al aire, todos atendidos por la orquesta que se encarga de transformarlos en dramáticos acentos. El dueño de los nudillos es Michael Bublé y las tildes son colocadas en “Cry Me a River”, cuyas últimas palabras orillan a su intérprete a dirigir la mirada al techo del recinto, de donde cae una tupida lluvia de chispas que se une a las que producen las palmas del público. 

Al tanto de su arrastre entre las chicas, el cantante se muestra socarrón al enseñar su anillo de compromiso; recibe un abucheo que se aplaca una vez que las reglas de la cita son dictadas: “Bailen, canten, brinquen y griten; éste no es un concierto, sino una fiesta”. Ante tal invitación, los primeros acordes de “Everything” operan como el disparo de salida para decenas de mujeres que inician una carrera desde el fondo del Auditorio con tal de llegar primero a los pies del escenario, donde rozar los dedos ―o recibir una mirada fugaz de su ídolo― vale más que un manojo de preseas colgadas del cuello. 
Con trece músicos encima, el escenario se asemeja a una inmensa rampa sobre la cual las suelas del rubio se deslizan a la menor provocación. Como patinador improvisado, el momento climático llega una vez que el intérprete se confiesa fan de Frank Sinatra, pero también de Michael Jackson. Con las influencias desnudadas, arranca una interpretación de “Billie Jean”, con moonwalk incluido, seguida de “Twist and Shout”, al grito de “qué mejor que algo de los Beatles”. Así, parece que el desparpajo guiará el ritmo del espectáculo, aunque la clásica y honda tonada de “Georgia on my Mind” es la que permite que se recupere la ruta de la sobriedad, de la mano de la más refinada interpretación de Bublé y la exquisita línea melódica de su trompetista. 
Las atletas que consiguieron un lugar preferencial cerca de los zapatos del canadiense, tienen que demostrar la solidez de su musculatura una vez que éste decide recorrer los pasillos del foro al ritmo de “All I Do”. Escoltado por una maraña de brazos, finalmente se coloca frente a la consola para desde ahí interpretar “Wonderful” y “Home”, la segunda apenas acompañado de una guitarra acústica. 
De vuelta a su lugar de origen, “Haven’t Met You Yet” ―con injertos de “I Gotta Feeling”, original de The Black Eyed Peas― ocupa el final del listado; sin embargo, la insistencia del público orilla al de traje negro y corbata plateada a volver para revolcarse de nuevo en los clásicos. Esta vez, la elegida es “Feeling Good”, la más sentida oda a la felicidad jamás escrita, y llega acompañada de un chorro de diamantina que baña a los ocupantes de las primeras butacas. 
Ya con las cortinas corridas, “Song for You” consigue que Bublé se aleje del micrófono y así, sin amplificación de por medio, escale los tonos más altos de su registro vocal para luego señalar su pecho; el lugar donde, dice, residen todos los que esta noche han gastado su dinero con tal de disfrutar de un espectáculo que entrelaza las liviandades del pop con la escenografía que solía rodear a artistas como Tony Bennett y Sammy Davis, Jr. 

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

A la salida del recinto, los integrantes de Naturally 7, el acto abridor, se disponen a estrechar las manos de quienes lo deseen. De esta forma, mientras muchos se hacen de un disco del combo que se ha repartido el talento de Bobby McFerrin en siete trozos, apenas tres afortunadas se dirigen sonrientes a su hogar con algo más. Porque tres fueron las toallas que Bublé arrojó al público, y las poseedoras de dichas medallas son las verdaderas triunfadoras. Aunque, siguiendo las leyes no escritas en el deporte, quienes corrieron los cien metros planos con tal de bañarse con la luz de los reflectores y lucharon a codazos entre butacas por conseguir un guiño del de mirada azulada, también tienen su mérito. Después de todo, dicen por ahí que por el solo hecho de competir ya se es un ganador. 

Recolector de canciones célebres 
Pese a ser autor de éxitos del calibre de “Haven’t Met You Yet” y “Hold On”, Michael Bublé se caracteriza por ser un recolector de canciones célebres. Dueño de una discografía pendiente de los clásicos, Bublé lo mismo ha hecho suya “Crazy Love” (Van Morrison) que “Stardust”, un tema que en las voces de Nat King Cole, Frank Sinatra y Johnny Mathis conoció la fama. Y qué decir de “Georgia on my Mind”, una composición que Billie Holiday y Ray Charles inmortalizaran décadas atrás, tal como ocurrió con “Cry Me a River” con las personalidades de Ella Fitzgerald y Joe Cocker. 
Mención aparte merece “Feeling Good”, popularizada con maestría por Nina Simone y recientemente traducida al lenguaje del conjunto Muse. Y ya que se pisan los terrenos del rock inglés, vale la pena recordar “Crazy Little Thing Called Love”, original de Queen, un rock & roll de lo más ortodoxo que el canadiense transformó en una tonada vestida con la opulencia de una big band. 
Respecto a lo riesgoso de su labor, es el propio Michael quien remata: “Uno de los grandes desafíos para un estilista de la canción es tomar composiciones muy familiares, ya grabadas por cientos de artistas, y preguntarse: ‘¿puedo yo hacer algo especial por esta canción?’ De otra forma, ¿para qué desperdiciar el tiempo de todos en el estudio de grabación?”. (A.G.C.)



Programa
Naturally 7: Feel it / 768 / Drum solo / Bass solo / Harmonica solo / Wall of sound / Gently weeps / Ready or not
Michael Bublé: Cry me a river / All of me / At this moment / Mack the knife / Everything / World on a string / Crazy love / Georgia / You’ll never know / How sweet it is / I’m your guy / Twist & shout / All I do / Wonderful tonight / Home / Save the last dance for me / Heartache tonight / Haven’t met you yet / Feeling good / Me & Mrs. Jones / Sway / Song for you.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.