jueves, 29 de marzo de 2012

Lacuna Coil: Entre la oscuridad y el gótico

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

29 de marzo, 2012 / Función única / 2:35 hrs. de duración / 
Promotor: EyeScream Productions 

David Cortés
“Gracias por mantenernos despiertos”, dice Cristina Scabbia, cantante de Lacuna Coil, “llegamos ayer y aún tenemos el jet lag”. Y es aquí, en el Lunario del Auditorio Nacional, donde el sexteto (Andrea Ferro, voz; Cristiano Migliore, guitarra; Yonathan Saura, guitarra; Marco Coti, bajo; y Cristiano Mozzati, batería) da la patada de salida de su gira por América para promocionar Dark Adrenaline, noveno disco (incluidos EP’s y best ofs) de su trayectoria. 
Aunque el set list está formado por canciones extraídas de sus diferentes álbumes y se tocan “temas que hace mucho no repasábamos”, el énfasis se pone en las recientes composiciones y no obstante su poco tiempo de circulación, hay un coro masivo que entona cada una de ellas. 
Ferro y Scabbia se alternan las voces y cuando esto sucede el contraste recuerda esa manida imagen de la lucha entre el bien y el mal, de la virgen y el diablo, que a pesar de su recurrencia, no deja de ser eficaz. Cuando Ferro hace la voz líder, siempre limpia, la música es más dura, se transmuta en una herramienta del dolor; pero en realidad el sonido de la banda italiana es energético, muy metálico, pero con una buena dosis de musicalidad gracias al aporte de la bella cantante que con su garganta evoca una antigua vestal. 
Hay, también, en ese despliegue de energía predominantemente metalero, inclinaciones a lo dark y un poco a lo gótico; pero las intervenciones de las guitarras siempre regresan el sonido a su tendencia primigenia por un heavy metal cercano a la vieja escuela. Cierto, hay un ingrediente único en el sonido del sexteto y éste aparece cuando la guitarra de Migliore encadena notas que remiten al folk medieval. En esos momentos, la música se torna más festiva, más contagiosa, deja su estridencia para abandonarse más a lo melodioso. 
Sin embargo, la vocación de Lacuna Coil es por lo acerado, por los sonidos hirientes, capaces de desgarrar la piel. Su aliado es el alto volumen y un ataque de las dos guitarras muy frontal, mientras la sección rítmica se muestra más contenida, más apegada a un guión, al sostén y buen funcionamiento del todo. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Si la noche ha mantenido un nivel de efervescencia ―que inició muchas horas antes en largas filas para ingresar al recinto―, cuando llega el encore y éste abre con “Swamped”, la locura se posesiona de los asistentes. El grupo tiene muchas canciones en donde Scabbia y Ferro brillan con su canto; pero en ninguna de ellas han encontrado una mejor conjunción que con este tema procedente de su disco Comalies (2002), obra que los catapultó a la primera división del metal y les abrió las puertas de festivales tan importantes como el Ozzfest y el Wacken Open Air. Lacuna Coil ha bregado para mantenerse en un sitial de honor y hoy han dado una muestra del porqué. 

Programa 
I Don’t Believe in Tomorrow / I Won’t Tell You / Senzafine / Heaven’s a Lie / Self Deception / Not Enough / Entwined / Give Me Something More / Spellbound / In Visible Light / To Live is to Hide / To the Edge / Fragile / Swamped / Trip the Darkness / My Spirit.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.