viernes, 2 de marzo de 2012

Amaury Gutiérrez: La esencia del trovador

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Sesiones íntimas / 2 de marzo, 2012 / Función única / 1:40 hrs. de duración / 
Promotor: Magos Comercialización de Entretenimiento S.A. de C.V.


Rosalinda Palomeque
A él le gusta narrar historias, las canta y las cuenta. Amaury Gutiérrez luce desenfadado, sus típicas rastas dan marco a un rostro que ofrece una sonrisa franca, la de un hombre que a punto de cumplir el medio siglo de vida, conserva la esencia de un joven soñador. 

De su guitarra surgen notas de baladas, de ritmos caribeños, de boleros que le recuerdan a Cuba y lo reconectan a México, país en el que dio el salto del anonimato ―que le daban los pequeños bares― a la posibilidad de ser un artista internacional. 

Gracias al disco Sesiones íntimas (2011), Gutiérrez regresa al Lunario con un Grammy en el currículum, lo presume y lo festeja con el mismo entusiasmo con el que el público recibe “Pedazos de mí” o “Remolino”. 
Luego anuncia lo que, en síntesis, se convierte esta presentación: “una noche de bohemia, recuerdos, tristeza, amor y sorpresas”. Y con su guitarra, acompañado de un grupo de cuatro músicos, da paso a “Cómo duele” y “Lo mejor que hay en mi vida”, nuevas composiciones que forman parte de la sorpresa prometida. 
Amaury es un trovador que conserva la naturalidad y gusta de ver los rostros de un público que lo escucha atento, que vive cada frase y arropa a su autor de manera incondicional. 
Esta es una velada de amistades cómplices que comparten la mesa, de parejas felices que refrendan la ilusión y de seres solitarios en busca de liberar con música los males que a veces luchan por arraigarse en el corazón. 
Los boleros “Contigo a la distancia”, “Mi mejor canción”, “Ya no me quieres” y “Llorar por dentro” contribuyen a dar rienda suelta a los sentimientos. 
El rostro del trovador es el de un hombre que disfruta, que agradece, que comparte anécdotas con las que él mismo vuelve a reír. Recuerda en particular cuando le ofrecieron grabar un disco y él, incrédulo, lo primero que dijo fue: “¿Yoooo?”. 
Con su risa contagiosa refleja que sigue siendo el mismo cantautor que hace más de quince años picaba piedra con guitarra en mano; el que ahora regresa a compartir, a reencontrarse con aquellos que con su voz dan eco a sus creaciones. 
Esta es también la noche de un cantautor solidario que cede el escenario a un amigo; el invitado se llama Antonio Orozco, con quien interpreta “Se me escapa el alma” y le da espacio para que presente la balada aflamencada “Estoy hecho de pedacitos de ti”. Lo despide con un piropo: “Es un artista con su instrumento y punto, lo demás es un disfraz que puede ser necesario o no, lo importante es la esencia”. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

No olvida dar como una última ofrenda la interpretación de “Parece mentira” y “Perdóname todo”, además de mostrar su espíritu caribeño con “Me dejó pica’o”. 
Amaury Gutiérrez, el cubano que llegó a México, que partió a Miami, donde actualmente vive, disfruta que canten por él y para él, pero se regocija más al tomar su guitarra y simplemente dejarse llevar. 



Programa 
Pedazos de mí / Dime corazón / Remolino / Tú no me crees / Lo mejor que hay en mi vida / Cómo duele / Nada es para siempre / Esa miradita / Mi princesa / Contigo en la distancia / Mi mejor canción / Ya no te acuerdas de mí / Llorar por dentro / Con Antonio Orozco: Se me escapa el alma, Estoy hecho de pedacitos de ti / No existe / Vente conmigo morena / Perdóname todo / Yo sé que es mentira / A muerte con tu amor / Fascinación / Me dejó pica’o.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.