martes, 14 de febrero de 2012

Juan Gabriel: Cuarenta años de grandeza

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


Gracias por cantar mis canciones / 14, 15, 17, 18 y 19 de febrero, 2012 / 
5 funciones / 2:40 hrs. de duración / Promotor: FUAAN Financiera S.N.C. 



Ethel Álvarez

Para los acostumbrados a que los conciertos de sus artistas favoritos vayan de menos a más y, por tanto, al inicio hay chance de platicar, hablar por teléfono, checar el “feis” o tuitear, el concierto que esta noche del “amor y la amistad” que ofrece Juan Gabriel es claro ejemplo de que el profesionalismo y el amor al oficio surgen desde el primer compás y perdura hasta que las luces del escenario se apagan.
Con la intención de celebrar 40 años de trayectoria profesional, Juan Gabriel llega a ésta —su primera de ocho citas— ante un Auditorio Nacional colmado con miles de febriles seguidores que saben sus canciones, pasos de baile y guiños mejor que él mismo, pero que dichosos, son complemento de su ídolo, de un juego donde se manifiestan sorprendidos y conquistados por el eterno Juanga.
A todos los corean por milésima ocasión las ya clásicas “Me gusta estar contigo”, “No tengo dinero”, “María José” o “Me nace del corazón”, se suman otros que por primera vez —su cara de asombro lo dice— disfrutan de tan sólo algunas de las más afamadas melodías de este cantautor mexicano que en cada concierto consigue ver lo que muchos poetas anhelan: sus palabras convertidas en propiedad de todos.
Ataviado con una inmaculada vestimenta blanca y rematada ésta con una pashmina color rosa Tamayo, el otrora compositor de cabecera de figuras como Rocío Dúrcal e Isabel Pantoja, consigue alcanzar con los presentes un estado de ánimo donde se mezclan emociones, recuerdos y momentos gratos partiendo de excelente música, baile, juegos de palabras y refranes (¿sabrá alguien más dichos picarescos que el querido Juan Gabriel?).
Sobre el escenario, acompañado de bailarines, músicos de orquesta, mariachis y coristas, él, uno de los últimos ídolos mexicanos vivientes, más que cantar parece dar la bienvenida a su legendario e idílico Noa Noa…o tal vez —¿quién sabe?— a cualquier lugar en la frontera “donde la gente es más bonita y más sincera”.
Es verdad, los años no han pasado en balde. Pero de una manera inusual en este tiempo, Juan Gabriel consigue que su voz vaya de menos a más gracias a un innegable oficio como cantante, condición que llegado el momento le permite interpretar “Siempre estoy pensando en ti” de una manera espléndida, completa y que nada le pide a aquellos años en los que, a través de la pantalla televisiva, se consolidaba como uno de los favoritos de millones de familias mexicanas.


Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

¿Los mariachis? ¡Excelentes!, evidenciando que hoy en día, para ser uno como ellos, es necesario pasar por las aulas del conservatorio. ¿Los bailarines y los músicos de orquesta? Destacados, perfectamente compaginados, dignos de compartir el escenario con alguien de la talla del Divo de Juárez… y ¿los coros? como de costumbre y más, porque no obstante hacer lo necesario para bordar de manera sutil la entonación del artista, consiguen con la boricua India una particular y brillante muestra de gospel contemporáneo, lleno de registros tan diversos y complementarios como los colores de una paleta de pintor.
Esta noche, cantante y espectadores consiguen que la comunión sea completa, atemporal y sin distinciones: tanto los hermanos Zavala (legendarios coristas del Festival OTI), como diversas celebridades de la escena pública contemporánea y miles y miles de entretenidas personas, abajo, en balcón o “hasta arriba”, disfrutan de una afortunada presentación que envía un mensaje muy claro: ¡Hay Divo para rato y a él se le pasa todo! Y si no, habría que preguntarle a los asistentes que en un arrebato histriónico del artista, no les quedó otra que “cantar bajo la lluvia” de champagne que travieso y bailarín, el querido Juan Gabriel quiso compartir con ellos.



Dalia de Plata bañada con ovaciones

Fue como si el público supiera el significado del galardón que el Auditorio Nacional le entregaría a Juan Gabriel por cuarenta años de trayectoria artística. Cuando la Coordinadora Ejecutiva del recinto ingresó al escenario, portando la Dalia de Plata, el volumen de la ovación creció. Apenas había ella saludado al compositor cuando un caballero gritó “¡Viva Juan Gabriel!” para ser secundado con aplausos y hasta una porra.
García Cepeda le dijo al autor de “Querida”: “En cada temporada de conciertos que has ofrecido en esta, tu casa, nos has hecho vibrar con tus canciones. Hemos sido testigos de tu pasión, de tu emoción, y nos has hecho entender la vida de otra manera. Por iluminarnos con tu talento desde hace 40 años, a nombre del Auditorio Nacional y del público recibe la Dalia de Plata, destinada a los grandes artistas que han hecho valiosas aportaciones a la cultura mexicana y del mundo”.

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Juanga, visiblemente conmovido, agradeció con una caravana la Dalia de Plata y una placa. Después posó, satisfecho y sorprendido, ante sus admiradores que de pie celebraron la entrega de este reconocimiento instituido por el Auditorio Nacional y que han recibido antes el cantante Luis Miguel y la coreógrafa Nellie Happe.
En sus conciertos de los días 18 y 19 de febrero, Juan Gabriel fue el anfitrión del cantante francés Hervé Vilard, que en los años 60 alcanzó fama mundial con “Capri c´est fini”, y que revivió interpretando algunos versos en español, además de interpretar, en francés, la épica “Hasta que te conocí”. (BdAN)


120 millones de redondas razones
A lo largo de cuatro décadas de carrera profesional, el paso de Juan Gabriel por los estudios de grabación ha sido tan que prolífico como su andar por los escenarios
Inició con el pie derecho en 1971 en RCA Victor, donde grabó su primer álbum, El alma joven, colocando el sencillo “No tengo dinero” en la cima de las listas de popularidad, éxito que contribuyó a la venta de 2 millones de unidades del LP.
“Siempre en mi mente”, “Recuerdos” y “Con tu amor” (tema homónimo que se convirtió en su primera grabación bilingüe) son algunos de los títulos que escribieron en letras de oro la trayectoria musical del “Divo de Juárez”.
Con la misma RCA, además de abarcar diversas facetas interpretativas (balada, música norteña, mariachi y pop), alcanzó la cima al conseguir que del álbum Recuerdos II, 7 millones de personas lo adquirieran, colocando a la canción “Querida” en el primer lugar de las listas de popularidad durante un año.
En 1994, Juan Gabriel firmó contrato con BMG Ariola y, aunque enfrentó contra ésta un desgastante y prolongado litigio —conflicto que lo mantuvo alejado por varios años de los estudios de grabación—, consiguió mantenerse en el corazón del público, gracias a los innumerables éxitos incluidos en sus producciones anteriores.
El proceso de globalización, propio de este siglo, ha exigido a las compañías discográficas mejores estrategias, la búsqueda de nichos de mercado, así como una sistemática búsqueda de nuevos talentos, pero lo cierto es que mientras esas compañías van vienen, la popularidad de Juan Gabriel persiste como ejemplo de que la calidad suele estar por encima de cualquier esquema mercadológico. Y allí están los 120 millones de discos vendidos en poco más de cuatro décadas.
Desde 2008, el sello discográfico Universal Music es la casa discográfica de Juan Gabriel. (E.A.)

Programa del 14 al 19 de febrero
No tengo dinero / No se ha dado cuenta / Que sea mi condena / Yo creo que es tiempo / María José / Lágrimas tristes / Me gusta estar contigo / He venido a pedirte perdón / Se me olvidó otra vez / Qué no diera yo / Insensible / Si quieres / Costumbres / Hasta que te conocí / Por qué me haces llorar / Querida / Me nace del corazón / Yo no nací para amar / Déjame vivir / La diferencia / Amor eterno / Así fue / El Noa Noa / Fue un placer conocerte / Infidelidad / Vidita mía / Lágrimas y lluvia / Me he quedado solo / Te voy a olvidar / Inocente pobre amigo / Siempre en mi mente / Te sigo amando / Mañana mañana / Siempre estoy pensando en ti / Ya no vuelvo a molestarte / Tú a mí no me hundes / Popurrí norteño / Te lo pido por favor / Canta canta / Buenos días señor sol / Tarde / Amor de un rato / Jamás me cansaré de ti / Te llegará mi olvido / Ya no me interesas / No vale la pena / Caray / Me gustas mucho / Mi fracaso / Con tu amor / Amor perdona / Hazlo por mí, corazón / Nada más decídete / Ya no te sientas sola / Principio / Lo que quiero / Ases y tercia de reyes / Tú sigues siendo el mismo / El palo / Le pido al tiempo que vuelva / Amor aventurero / No discutamos / Diles / Quizá mañana / Te quise olvidar / La farsante / Que el mundo ruede / Yo me voy / Popurrí de valses peruanos / Con un poco de amor / Ya no insistas corazón / Con todo y mi tristeza / Nunca nunca vuelvas / Popurrí de Rocío Dúrcal / Mañana te acordarás / Enamorado y feliz / Diferentes / Cariño mio / Qué bello es vivir / Adiós amor / Juan y María / Cuando volverás a México / Juro que no volveré / Hoy que pienso tanto en ti / Las tardes aquellas / Todo / Siempre reza por mí.

Invitados: India: Gracias a Dios // Christian Chávez: Principio // Hervé Vilard: Capri c´est fini.







1 comentario:

Anónimo dijo...

la cancion que interpreta Cristian Chavez se titula No me olvides... que la canto por los 90´s Lucha Villa...

y Hervé llego a interpretar Hasta que te conoci....

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.