viernes, 9 de diciembre de 2011

Dani Martín: El canto de un loco solitario

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional


9 y 10 de diciembre, 2011 / Dos funciones / 
1:45 hrs. de duración / Promotor: Augusto Serrano


Alejandro González Castillo
Adolescentes entusiasmadas brincan de emoción cuando lo ven pararse frente al atril del micrófono, pero Daniel Martín García parece no inmutarse ante la euforia y sonríe ligeramente. En realidad, recibimientos de este calibre le ocurren muy seguido desde hace tiempo. Para él, es tan común escuchar gritos desgarrados donde sea que se pare como mirar el sol por el horizonte. 


Hace once años que Martín llena estadios y despacha copias de discos por millares al lado del grupo que comanda, El Canto del Loco. Con media docena de discos editados a la fecha, el catálogo del conjunto ya es considerado un clásico en su natal España y también en América, continente donde una alfombra roja de bienvenida les fue tendida por sus camaradas, los Hombres G, con quienes han compartido, además de fans, escenario. 
Sin embargo, que Dani se presente esta noche como solista, presumiendo los temas que incluye Pequeño, el único álbum que ha grabado, no significa que la historia de aquellos locos haya terminado; simplemente han decidido presionar el botón de pausa para así relajar la tensión y pronto accionar el reproductor de nuevo. 
El único rasgo de formalidad en el escenario se encuentra en el saco de terciopelo del cantante y en los afilados tacones que su corista porta; el resto, incluida la actitud del quinteto de músicos que ejecuta el temario de la noche, es de lo más desenfadada. Sin afeitar y con el cabello encrespado, el también compositor se pasea de un lado a otro para guiñarle el ojo a sus músicos y luego acercarse a la orilla del escenario para alzar las cejas desmesuradamente; insinuación que el público entiende a la perfección y de inmediato se dedica a corear junto al español uno a uno los temas que éste interpreta sin dejar de mostrar su dedo pulgar, como signo de aprobación ante la respuesta de sus seguidoras. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

“¿Seguimos o nos vamos?”, pregunta el madrileño para luego secarse el sudor y expeler un suspiro acompañado de un incrédulo “uf”, ante la escandalosa respuesta de sus fans. “¡Quítate la camisa!”, solicitan las chicas una vez que el saco de su ídolo cruza el aire, a lo que el intérprete de “Mi lamento” responde con una invitación especial a una chica entre la multitud, quien se sienta al piano para ejecutar y cantar “Mira la vida” al lado del rubio. Para sorpresa de muchos, “Que te vaya bonito” es el tema elegido como preámbulo para dar por terminado el concierto con “16 añitos”. La elección final no es casual; el conato ranchero de Dani opera como marco ideal para el deseo que hace público antes de agitar su mano derecha en el aire a modo de despedida: “En verdad os deseo que seáis muy felices y que hagáis mucho el amor. Nos vemos pronto”.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.