sábado, 26 de noviembre de 2011

Screaming Headless Torsos: Coctel sublime de jazz y funk

Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

26 de noviembre, 2011 / Función única / 1:45 hrs. de duración / 
Promotor: Met Productions, S.A. de C.V. 

Gina Velázquez
Paseo de la Reforma está ocupado por maratonistas nocturnos y no hay automóviles en las calles. Los devotos de Screaming Headless Torsos corren y saltan obstáculos con tal de llegar puntuales a una cita muy deseada. Pocas veces en el DF pueden tenerse noches de tan deleitables cadencias. 

La banda inició en 1989, no obstante su producción discográfica es pequeña, dos en estudio: 1995 (1995) y 2005 (2005); dos en vivo: Live!!! (2001) y Choice Cuts (2006), y un doble DVD: Live in New York & Paris (2005). A pesar de ello, a lo largo de los años han conservado seguidores y también sumado jóvenes escuchas. 
La alineación original ha variado un poco, se conservan Daniel Sadownick (percusión) y David Fiuczynski (líder fundador y guitarrista), quien ha sido el eje que los ha mantenido articulados. La ruptura con Dean Bowman (voz), que sigue siendo secretamente añorado por los fans, ha sido compensada con el amplísimo registro de Freedom Bremner. Louis Cato (batería) y David DJ Ginyard (bajo) son los regulares complementos en los tours
Lo cierto es que no hacen tanta falta canciones nuevas, la magia que despiden en vivo compensa la carencia. Sucede lo que ha afirmado Fiuczynski: “La energía de los conciertos es superior a todo lo demás, es más que jazz y distinta a la de cualquier show de rock. La verdad, no sabría cómo definirla”. Hoy estrenan dos para consentir, pero las clásicas son las mejor recibidas. Las más celebradas: “No Survivors” y “Free Man”. 
La mezcla diversa de free jazz con nutrido funk, una chispa de soul y toques de rock ha caracterizado a los Screaming como un concepto creativo, virtuoso y al mismo tiempo divertido. Además, están alejados de los fenómenos comerciales y sólo buscan el regocijo como único fin. 
Tal vez por eso la música de esta banda-ensamble neoyorquina tiene un efecto indescriptible, y sólo puede decirse que la intensidad que crean debe ser liberada a través del grito profundo y el movimiento gozoso del cuerpo. 
Un grupo de admiradores se congrega cerca del fabuloso guitarrista, y con los brazos extendidos le hacen reverencias como si se tratara de una deidad. Lo respalda su historial como colaborador de una gran cantidad de proyectos, además de ser uno de los grandes exploradores de los instrumentos de cuerda. 
Para muestra está su inseparable fuzeblaster, una guitarra doble. El cuello inferior tiene siete cuerdas y el superior carece de trastes; con ella pueden generarse sonidos orientales a través de microtonos, imposibles de lograr con el instrumento convencional. Esto hace de Fuze un músico más heterogéneo. 


Foto: Chino Lemus / Colección Auditorio Nacional

Freedom, que además de cantar se desempeña por momentos como trompetista vocal, saluda constantemente a los que se apiñan cerca del escenario. Cada uno de los integrantes pueden lucir intensos solos que crean diferentes atmósferas y llevan a los devotos a la conmoción. Exquisito coctel jazz-funk-rock que hace perder la razón, convirtiéndolos a todos en torsos descabezados que gritan.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.