martes, 29 de noviembre de 2011

De Carmen a la Llorona: Un bufet de iniciación

Foto: Nicolás Turchetto / Colección Auditorio Nacional


Orquesta Sinfónica del IPN, Coro del Teatro de Bellas Artes, Coro Alpha Nova, Lourdes Ambriz, 
Verónica Alexanderson, Susana Harp, Jorge Maciel / 29 de noviembre, 2011 / 
Función única / 1:40 hrs. de duración / Promotor: Instituto Politécnico Nacional 

Fernando Figueroa
Algunos días antes del concierto, la mezzosoprano Verónica Alexanderson declara: “De Carmen a la Llorona es una muy buena estrategia para que quienes no acostumbran escuchar música de concierto o piensan que es aburrida, puedan ver que llena el espíritu con un mensaje muy profundo, con el que pueden identificarse plenamente”. Ha tenido boca de profeta porque el público, mayoritariamente juvenil en el primero y segundo pisos, escucha con respeto y emoción un programa que ensalza el amor a la pareja, a la naturaleza y… a la institución educativa (IPN) que hoy concluye aquí los festejos por setentaicinco años de existencia. 
Sin duda se trata de una experiencia que marcará para siempre a los asistentes porque el bufet es exquisito, digerible, y contiene un ingrediente que le otorga especial sazón a la gran comilona: subtítulos en español. 
Para los adolescentes debe ser muy inquietante escuchar “Habanera” con la propia Alexanderson, una alegre mezzosoprano de cuyo cuerpo y alma surgen estas frases: El amor es un pájaro rebelde / que ningún hombre puede domar… ¡El amor! ¡El amor! ¡El amor! Seguramente, muchos de ellos ya saben que ese sentimiento resulta incontrolable, pero es importante que Carmen les haga saber que no están solos en sus cotidianas batallas sentimentales. 
Cuando los jóvenes aún no se reponen del estupor generado por la música de Bizet, la soprano Lourdes Ambriz muestra de lo que es capaz una mujer apasionada: ¡Y si le amase en vano, andaría sobre el Monte Vecchio por tirarme al Arno! ¡Oh, Dios, querría morir! (“O mio babbino caro”). 
Alexanderson y Ambriz también muestran un mundo bucólico en donde las ramas florecidas / derraman ya su sombra / sobre el arroyo sagrado. Es “El dúo de las flores” que Leo Delibes envía desde un más allá en donde el jazmín a la rosa se asemeja
Algunas risitas surgen cuando Jorge Maciel exige “Nessun dorma” (nadie duerma), pero se disipan al compás de una de las arias más conmovedoras en la historia de la humanidad. Seguramente, al paso de los meses, de los años, incluso décadas, la semilla que hoy se siembra aquí germinará, empujando a muchos a descubrir cuál es el misterio pucciniano que está encerrado en el nombre Turandot, quien grita: ¡Venceré! ¡Venceré! ¡Venceré! 
Un timbre imaginario anuncia la hora del recreo. Es momento de que Lourdes Ambriz y Jorge Maciel interpreten “El brindis” de La Traviata, una invitación a la disipación con fundamento filosófico: ¡Alegrémonos! / El amor es rápido y fugitivo. / Es una flor que nace y muere / y del cual no siempre se puede disfrutar. 
Y si de relajo se trata, fuera de programa, ahí está el “Mambo del Politécnico”, compuesto por Dámaso Pérez Prado en 1952, cuya letra tiene una historia aún más añeja. En 1937, en el desparecido Parque España, el equipo de futbol americano del IPN se enfrentó por vez primera a una escuadra extranjera ―John H. Reagan High School, de Houston―, y para enmarcar el acontecimiento se creó una porra que diera identidad al equipo local. Fue así como nació el ¡Huélum! ¡Huélum! / ¡Gloria! / ¡A la cachi cachi porra! / ¡Pin pon porra, pin pon porra! / ¡Politécnico, Politécnico! / ¡Gloria! 
La fugacidad del amor y las dudas que genera se presentan también a través de las líneas de Alfonso Esparza Oteo ―Dicen que tú no me quieres, / quiero saberlo de ti… / Dime que mienten, / que nunca tendrás otro amor― y del cancionero popular: Si ya te he dado la vida, Llorona, / ¿qué más quieres?, / ¿quieres más? 
No podía faltar un tipo de relación amorosa sui géneris, con “La Catrina”, que alcanza altos vuelos poéticos gracias a la pluma de Eduardo Langagne: En tu sombrero adornado / Se nota que estoy marcado / Y hasta el cuero / Se me enchina / Es decir, ya pido esquina / De tu acechanza constante / De tu decisión tajante / De tu poder infernal. 

Foto: Nicolás Truchetto / Colección Auditorio Nacional


Finalmente, el amor a la patria surge con “México lindo y querido”, con los cuatro cantantes invitados y miles de voces que vibran con la letra de Chucho Monge. Si algún muchacho no atrapó el anzuelo de los solistas, seguramente se irá a su casa tarareando “Va pensiero” (Nabucco) o el coro de la “Escena triunfal” de Aída, con acompañamiento de la Orquesta Sinfónica del IPN, bajo la dirección de Gabriela Díaz-Alatriste, y los coros del Teatro de Bellas Artes y Alpha Nova. 


Mujeres excepcionales 
“La Llorona” y “La Catrina” son dos temas del programa incluidos también en el disco De jolgorios y velorios, que en 2009 realizaron Susana Harp y la Orquesta Sinfónica del Instituto Politécnico Nacional. Producido por Eugenio Toussaint, es un álbum temático que aborda la estrecha relación entre la vida y la muerte, ya que se trata de canciones que se escuchan tanto en fiestas tradicionales como en funerales del sureste mexicano. 
A partir de esa grabación, han sido constantes las actuaciones en vivo de Harp con la Orquesta Sinfónica del IPN, primera agrupación mexicana de gran calibre con una mujer al frente: Gabriela Díaz-Alatriste. 
Díaz-Alatriste es doctora en Artes Musicales por la Universidad de Minnesota. Desde muy joven estudió piano y dirección coral en el Conservatorio Nacional de Música de la ciudad de México, y posteriormente dirección orquestal en la Universidad del Norte de Texas y en la Escuela Pierre Monteaux, de Maine. Ha dirigido a varias orquestas de México y Estados Unidos, y óperas como Carmen, Elíxir de amor, Cosi fan Tutte y La Güera Rodríguez
Susana Harp ha dedicado gran parte de su vida al estudio, conservación y difusión de la música mexicana tradicional. Está al frente de la Asociación Cultural Xquenda, que ha apoyado más de medio centenar de proyectos culturales de comunidades indígenas y artistas independientes. Como intérprete ha grabado nueve discos, entre los que destacan Mexicanísima, Mi tierra ―acompañada de la Banda Sinfónica del Estado de Oaxaca― y Arriba el cielo ―con arrullos y otros cantos infantiles. (F.F.)

Programa 
Preludio al primer acto (Carmen) / Habanera (Carmen) / Va pensiero (Nabucco) / O mio babbino caro (Gianni Schicchi) / Obertura (El murciélago) / Dúo de las flores (Lakmé) / Coro de la Escena triunfal (Aída) / Intermezzo (Cavallería rusticana) / Nessun dorma (Turandot) / El brindis (La Traviata) / Dime que sí / La Llorona / La Catrina / México lindo y querido / Mambo del Politécnico.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.