jueves, 20 de octubre de 2011

The King’s Singers: Dios salve a la reina

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Una noche con The King’s Singers / 20 de octubre, 2011 / Función única / 
1:25 hrs. de duración / Promotor: The Anglo Mexican Foundation – FUAAN Financiera S.N.C. 


David Cortés 

Gracia, modestia, cortesía, virtudes poco usuales en la música de hoy, se hacen presentes en el Lunario. Por si esto fuera poco, la noches derrocha elegancia cuando The King’s Singers suben al escenario. Conocedores de los buenos modales, saludan en un perfecto español, aunque una vez acabadas las frases de presentación, reconocen que su conocimiento de la lengua de Cervantes termina allí… aunque más tarde se desmentirán. 

Este ensamble vocal que interpreta a capella un repertorio que abarca desde la música medieval hasta nuestros días, se formó en 1968; toma su nombre del King’s College de Cambridge y desde su fundación sólo han pasado por sus filas veinte integrantes; se caracteriza, además de su profesionalismo, por un humor alejado de la solemnidad. 
Las canciones elegidas por el sexteto incluyen composiciones de Alonso de Alba, Edward Bairstow y Mateo Flecha, entre otros; pero tienen su clímax en las “Choral Dances from Gloriana”, de Benjamin Britten. Es el momento más serio de la noche, cuando el grupo pide que las canciones “se escuchen como solían representarse, de una tirada, sin aplausos, ni pausas entre ellas”. No es un desplante gratuito, sino el deseo de transmitir la importancia y el espíritu de estos seis temas que se presentan ante la reina en situaciones muy especiales y con todo el boato existente en una monarquía. 
De allí al humor sólo median uno o dos minutos, pues The King’s Singers prosiguen con “Masterpiece”, una composición de Paul Drayton en donde el texto se estructura con nombres de compositores, desde Bach, Beethoven, Debussy, hasta Cage, Stockhausen y Gershwin. Si el tema en sí mismo es divertido, ellos le salpican más humor al dar al nombre de cada uno de los compositores la inflexión de la música que crearon. 
La parte final del concierto es de complacencias, va de canciones de Harry Connick Jr., Michael Bublé y Billy Joel, hasta el encore “Contigo aprendí”, de Armando Manzanero, en donde dejaron claro que su dominio del castellano es mayor del que reconocen. 

Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional

Sí, The King’s Singers han pisado las principales salas de conciertos, su palmarés incluye más de cien grabaciones y han ganado muchos premios; pero su principal don es la humildad. Hoy no sólo han regresado un par de veces para dar las gracias, al final también se han dado tiempo para convivir con los asistentes y charlar con ellos como si la noche no fuera de concierto, sino un encuentro de amigos.


Programa 
La Tricotea, San Martin la vea / Din Dirin Din (La bomba) / There Is an Old Belief / Music, When Soft Voices Die / Quick! We Have But a Second / Never Weather-Beaten Sail / Choral Dances from “Gloriana” / Masterpiece / I’m a Train / Goodnight My Angel / Recipe For Love / Contigo aprendí / Home.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.